¿Consumir aceite de CBD puede dar positivo en un control de drogas?


¿Consumir aceite de CBD puede dar positivo en un control de drogas?

El CBD (cannabidiol) es un compuesto producido por la planta de cannabis que pertenece a la amplia variedad de productos químicos conocidos como cannabinoides. El CBD ha ganado popularidad en los últimos años como un cannabinoide no intoxicante que muestra una gran cantidad de efectos terapéuticos en el entorno clínico y preclínico. Entre algunos de los aspectos más estudiados de esta molécula están sus efectos anticonvulsivos, neuroprotectores y ansiolíticos. ¿Pero el CBD o el aceite de CBD presentan algún riesgo en lo que respecta al control de drogas?

Antes de responder esta pregunta, vamos a revisar el CBD:

El CBD es interesante para muchos consumidores porque puede ofrecer alivio sintomático sin generar efectos que alteren la mente. Esto permite a las personas consumir ciertas cepas de cannabis de una manera puramente terapéutica, sin reducir la productividad. Los aceites y suplementos de CBD, generalmente están hechos con las flores de plantas de cáñamo industrial. Mientras que el CBD es uno de los componentes principales de estos cogollos, solamente encontramos trazas de THC.

La mayoría de los aceites de CBD contienen una cantidad máxima de THC del 0,03%, insuficiente como para producir efectos cerebrales. Pero, ¿pueden estas cantidades mínimas de THC dar positivo en un control de drogas? Afortunadamente, no, a nivel general. Antes de analizar el por qué, vamos a ver más a fondo las diferencias entre el CBD y el THC.

¿Cuáles son las diferencias entre el CBD y el THC?

Se han identificado más de 100 cannabinoides en la planta de cannabis. Estos compuestos son producidos por pequeñas estructuras glandulares, en las flores y las hojas, conocidas como tricomas. Dos de los cannabinoides principales del cannabis son el THC y el CBD. Ambos pueden estar presentes en cantidades muy diferentes, dependiendo de la cepa y los objetivos de mejora selectiva de un cultivador en particular.

Además de ser dos de los cannabinoides más presentes, el THC y el CBD son los que más se han investigado y los que han mostrado el mayor potencial terapéutico.

El THC a veces no se considera una molécula medicinal debido a los efectos psicotrópicos que induce, pero este aspecto es útil para algunos consumidores. La investigación científica ha descubierto que el THC modula el dolor, la espasticidad, la sedación, el apetito y el estado de ánimo. También se ha descubierto que el cannabinoide posee propiedades neuroprotectoras, antiinflamatorias y antioxidantes.

El THC logra muchos de estos efectos al interactuar con los receptores CB1 y CB2 del sistema endocannabinoide. En su interacción con el receptor CB1 también está la forma en que ejerce efectos sobre la mente.

El CBD también produce muchos efectos beneficiosos, muchos de los cuales incitan a los consumidores a tomarlo a diario. El CBD tiene una afinidad reducida por los receptores cannabinoides, por ello no puede producir efectos que alteren la mente. En cambio, se ha descubierto que el CBD ejerce efectos principalmente a través de los receptores de vainilloides y serotonina, y los PPAR, receptores nucleares de hormonas.

Se ha descubierto que el CBD produce una amplia gama de acciones farmacológicas, tales como efectos anticonvulsivos, antiinflamatorios, antioxidantes y antipsicóticos.

¿Consumir aceite de CBD te hará dar positivo en un control de drogas?

Ahora que sabemos un poco más sobre estos dos cannabinoides principales, vamos a ver si tomar aceite de CBD puede aumentar las posibilidades de dar positivo en un control de drogas.

La respuesta a esta cuestión en gran medida es un no, teniendo en cuenta que tomas productos de CBD de primera calidad, no contaminados por niveles excesivos de THC.

En lo que respecta al cannabis, los controles de drogas en el trabajo buscan pruebas de que una persona ha consumido THC. Esto se realiza principalmente tomando muestras de orina. Las pruebas están diseñadas para medir el nivel de un metabolito llamado THC-COOH, en el cual el THC se descompone cuando ingresa en el organismo de una persona. Este metabolito permanece en el cuerpo durante algún tiempo y puede detectarse hasta 90 días después del consumo.

Tomar aceites de CBD que contienen trazas de THC, en teoría, no debería dar positivo en un control de drogas. Esto se debe a que la cantidad de THC-COOH requerida para dar positivo en un control de drogas es de 50ng/ml, una cantidad que no será detectable después de tomar un aceite de CBD de primera calidad que contenga 0,03% de THC o menos.

Sin embargo, vale la pena mencionar que las dosis elevadas de CBD (1-2g o más al día) u otros cannabinoides además del THC, pueden producir una lectura "falso positivo" en el control preliminar de orina. Sin embargo, la prueba GC/MS más precisa seguiría dando como resultado final negativo, ya que es más precisa y no se dejará engañar por la presencia de otros cannabinoides que no sean THC.

Los aceites de CBD de primera calidad son la opción más segura

No todos los aceites de CBD son iguales. Algunos productos se fabrican utilizando procesos y materiales de baja calidad que dan como resultado mayores cantidades de THC en el producto final. Dependiendo de la cantidad exacta de exceso de THC, esto podría aumentar en gran medida las posibilidades de dar positivo en un control de drogas.

El aceite de CBD de Cibdol es una opción excelente para cualquier persona preocupada por pasar un control de drogas. Contiene trazas de THC muy por debajo del umbral legal, y se elabora con cáñamo de cultivo ecológico y métodos de extracción con CO₂, de última generación.