La historia del rastafarianismo y el consumo de marihuana


La historia del rastafarianismo y el consumo de marihuana

El movimiento rastafari, también conocido como rastafarianismo, se originó en Jamaica en los años 30. El rastafarianismo se suele considerar como una religión, pero no lo es. Se trata de una filosofía, una forma de vida o una mentalidad espiritual. Las rastas y el cannabis son probablemente los dos aspectos más emblemáticos de los rastafaris, y la cultura fumeta y el rastafarianismo parecen estar hoy en día íntimamente relacionados.

El movimiento rastafari nació básicamente entre las comunidades trabajadoras afrojamaicanas más pobres, y a menudo se considera parte de un movimiento de rebelión frente al colonialismo británico (Jamaica se independizó de Gran Bretaña en 1962).

También se vio muy influenciado por otros movimientos políticos como el panafricanismo, adoptando la idea de que el legado africano debería volver a su lugar de origen para fortalecer a sus países y ayudarles a superar la opresión a la que el mundo occidental les sometía.

El rastafarianismo gira en torno al emperador etíope Haile Selassie I. Selassie se suele considerar el mesías, el profeta o una encarnación de Dios, y su coronación se suele ver como la consumación de una profecía bíblica.

La historia del rastafarianismo y el consumo de marihuana

El rastafarianismo suele carecer de una autoridad central que dicte claramente las creencias y las prácticas del movimiento. Hay varias ramas dentro del rastafarianismo, aunque las más numerosas son Nyahbinghi, Bobo Ashanti y las Doce Tribus de Israel.

Aunque ahora el movimiento rasta se acepta en términos generales en Jamaica, entró en conflicto con la sociedad jamaicana convencional en los años 50 y también se extendió a más islas del Caribe, los Estados Unidos y otras partes del mundo.

Los 50 también vivieron el desarrollo de una rama más radical del rastafarianismo, que culminó en varios conflictos violentos, como un intento de las milicias rastas por conquistar ciertas ciudades de Jamaica, como Kingston y Spanish Town.

Sin embargo, estas tensiones fueron apaciguándose, y en los 60, el movimiento rasta comenzó a recibir un apoyo más generalizado, incluso por parte de los sectores más privilegiados de la sociedad jamaicana. En este periodo de tiempo también se produjo un giro en las creencias rastas tradicionales, especialmente sobre la idea de que la salvación requería a sus miembros migrar de nuevo a África. El movimiento también comenzó a inspirarse en otros movimientos políticos que protagonizaron esa época, fundamentalmente en el Black Power que tomaba fuerza en los Estados Unidos.

El rastafarianismo llegó a alcanzar fama mundial en los años 70 con la ayuda de la música reggae. Artistas como Bob Marley, Bunny Wailer y Peter Tosh, entre muchos otros, obtuvieron éxito en todo el mundo con sus característicos sonidos.

Hacia el final de los años 70 y principios de los 80, sin embargo, el movimiento rasta perdió mucha fuerza. Probablemente, entre otras razones, se debió a la muerte de Haile Selassie en 1975 y, posteriormente, la de Bob Marley en 1981. El declive en la popularidad de la música reggae, que difundía muchos mensajes religiosos profesados por los rastas, quizás también tuvo mucho que ver con esto.

Hoy en día, se estima que hay aproximadamente un millón de rastas en todo el mundo. La mayor concentración de comunidades rastafaris sigue encontrándose en Jamaica.

¿EN QUÉ CREEN LOS RASTAS? ¿QUE PRÁCTICAS REALIZAN?

¿en qué creen los rastas? ¿que prácticas realizan?Como mencionábamos anteriormente, los rastafaris no tiene ninguna autoridad central que influya en sus creencias y prácticas. Además, la religión podría dividirse en realidad en unos 6 grupos diferentes (comúnmente conocidos como "mansiones"), cada una de ellas con sus reglas y prácticas.

Los miembros rastas suelen seguir parcialmente las doctrinas del movimiento o la mansión, y en ocasiones ninguna de ellas. Esto deriva de la creencia general en la libertad de conciencia y del desapego y la desconfianza hacia las prácticas institucionalizadas.

Esto complica mucho la definición en términos generales de este estilo de vida. Sin embargo, podemos resumir algunas de las creencias más extendidas y asociadas con el rastafarianismo:

  • La veneración de Jah, un Dios singular, en forma de una santa trinidad similar a la del catolicismo (el padre, el hijo y el espíritu santo). Los rastas creen que Jah vive dentro de todos los seres humanos, lo que básicamente convierte a todos en el mismo ente.
  • La veneración del emperador etíope Haile Selassie I. Sin embargo, la adoración de Selassie es diferente entre las diferentes mansiones de la religión. En cualquier caso, se suele considerar el mesías cuya llegada se predecía en el Antiguo Testamento como la segunda venida de Jesús. Otros rastas también veneran a Selassie como encarnación divina, mientras otros sólo lo ven como un representante de Jah en la Tierra. A menudo se le conoce como Dios Todopoderoso, Rey de Reyes o Señor de los Señores, León Conquistador de la Tribu de Judas y muchos otros nombres.
  • El afrocentrismo. El rastafarianismo suele llamar al empoderamiento del pueblo negro y al redescubrimiento de su identidad y cultura, todo ello oprimido por la sociedad occidental. Las creencias tradicionales del rastafarianismo se centran en volver físicamente a África para alcanzar la salvación, mientras algunas interpretaciones más modernas giran más en torno a la reapropiación del patrimonio africano y la identidad negra, para aliviar la opresión y la inferioridad. Los rastas suelen considerarse descendientes de los israelitas y escogidos por Dios, y normalmente se dice que los rastas que viven fuera de África viven en "Babilonia" y se les anima a volver a "Zion", es decir, a África.
  • Una interpretación alternativa de la Santa Biblia. Los rastas han llegado a reinterpretar escrituras sagradas y usan muchos términos e historias de la Biblia en su religión. Como acabamos de mencionar, el término Babilonia, por ejemplo, se usa tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento y ha sido adoptado por los rastas.
  • Reencarnación. Los rastas no creen en la vida después de la muerte, en cambio creen que los espíritus iluminados renacerán, mientras el resto simplemente morirán. Se considera que quienes se reencarnan conservan su identidad personal a través de la reencarnación.
  • Moralidad y "leyes de la naturaleza". El rastafarianismo ha adoptado muchos de los valores compartidos por diversas religiones, como el cristianismo. También muestran una gran conexión con la naturaleza y creen que la sociedad occidental ha envenenado y se ha desvinculado de la naturaleza con los avances tecnológicos.

Al igual que los rastas suelen adoptar sus propias creencias en lugar de seguir una doctrina estricta, también utilizan formas de practicarlo muy personales. A continuación veremos algunas de las prácticas rastafaris más habituales, pero como decimos, no todos los rastas las siguen estrictamente.

CEREMONIAS DE "RAZONAMIENTO"

Estas celebraciones son un tipo de ceremonia rastafari que consiste en la reunión de rastafarianos ante una personalidad ilustre. Normalmente incluyen música, cantos, tambores y consumo de cannabis.

Una de las principales finalidades de las ceremonias de "razonamiento" es el debate entre los miembros rastafaris, su interpretación de él y cómo lo relacionan con los acontecimientos actuales. Estas celebraciones suelen ser exclusivas para hombres.

ROL FEMENINO

Las prácticas rastafaris presentan roles claramente diferenciados para cada género. Las mujeres quedan al margen de ceremonias de razonamiento y otras reuniones oficiales, y deben vestirse de forma distinta al hombre. También se consideran impuras debido a su ciclo menstrual y una distracción sexual para el hombre. Las mujeres se educan para buscar el liderazgo masculino y para vestirse de forma que cubran el contorno de su cabeza y su cuerpo para no atraer a los hombres.

VIDA NATURAL

Como ya comentamos, el movimiento rastafari se centra mucho en la conexión de sus miembros con la naturaleza. Una de las principales formas de conseguirlo es a través de una dieta concreta, conocida a menudo como "ital". Se basa en alimentos completamente naturales, y algunas mansiones del rastafarianismo hasta producen su propia comida y viven de manera autosuficiente.

Algunos rastas deciden ser completamente vegetarianos, mientras otros escogen seguir las directrices del Antiguo Testamento (aunque evitando el cerdo y los crustáceos). Algunos rastas también prescinden del uso de aditivos como sal o azúcar en sus comidas.

CONSUMO ESPIRITUAL DE CANNABIS

Aunque el consumo espiritual de cannabis no es exclusivo de los rastafaris, sin duda es uno de los aspectos del movimiento que más llamó la atención a la sociedad occidental cuando apareció en escena en los años 60 y 70. Los rastas consumen cannabis, al que normalmente se refieren como "ganja". Lo fuman, lo ingieren o lo utilizan para hacer tés y cocinar. Algunos rastas creen que el consumo de cannabis debería limitarse a las ceremonias de "razonamiento", mientras otros lo consumen a menudo. Lo consideran una sustancia muy potente con el poder de acercar al consumidor a Jah.

En las ceremonias de razonamiento, los miembros rastafaris suelen sostener un porro mientras recitan una oración a Jah. Una vez terminan la oración, encienden el porro y lo fuman. En otros casos, los rastas también consumen cannabis mediante grandes pipas de agua conocidas como "cálices".

Los motivos exactos que llevaron al consumo de cannabis a formar parte del movimiento rasta no están claros. Algunos creen que viene de Kumina, una religión profesada por los sirvientes congoleños que llegaron a Jamaica a principios del s.XIX y también usaban el cannabis en sus prácticas religiosas.

APARIENCIA

Los rastas tienen un sentido único de la vestimenta y la apariencia. El uso de rastas en el pelo es, obviamente, muy característico y habitual entre algunos rastas, aunque otras variantes lo prohíben. Algunas sectas, como las Doce Tribus de Israel o Bobo Ashanti, utilizan un estilo de vestimentas para distinguirse, que puede incluir togas y turbantes.

MÚSICA

La música es fundamental en el movimiento rastafari y juega un papel importante en la vida rasta. Coros, cantos y percusiones forman parte de los rituales del "razonamiento", mientras la música reggae sirve de plataforma clave para comunicar el mensaje.

La música se usa para alabar a Jah, y se considera que tiene propiedades curativas únicas. Algunas canciones rastas se cantan con melodías de antiguos himnos cristianos, mientras otras son originales. La música rasta otorga un papel fundamental al ritmo y a la base de graves, a los cuales se les otorga un papel muy simbólico y representan las creencias centrales de su forma de vida.

Un ilustre personaje rasta, Prof-I, explica por qué el rastafarianismo no es una religión ni una organización: