Coffeeshops de Amsterdam: 15 consejos para novatos


Coffeeshops de Amsterdam: 15 consejos para novatos

Amsterdam representa La Meca para los aficionados al cannabis. La política permisiva del país respecto al consumo de cannabis y los míticos coffeeshops ofrecen una experiencia verdaderamente única que casi cualquier consumidor de cannabis recreativo tiene que conocer en primera persona.

¿Pero cómo deberías comportarte en uno de esos famosos coffeeshops? ¿En qué consiste realmente la cultura de la hierba en Holanda y cómo puedes asegurarte de respetar las costumbres locales mientras te lo pasas bien? Sigue leyendo estos 15 sencillos consejos para visitar los coffeeshops de Amsterdam por primera vez.

Coffeeshops de Amsterdam: 15 consejos para novatos

ENTENDER LA LEGISLACIÓN HOLANDESA SOBRE CANNABIS

Antes de nuestros consejos para novatos en Amsterdam, es importante analizar las leyes sobre cannabis en Holanda.

Resumiendo, es perfectamente legal comprar y consumir cannabis en un coffeeshop (siempre que el establecimiento permita el consumo dentro). Sin embargo, en realidad los coffeeshops operan en un vacío legal, ya que quienes les suministran la hierba técnicamente no están autorizados a vender ni a producir cannabis. En cualquier caso, esto no es algo que afecte al consumidor final.

Teóricamente es ilegal consumir cannabis en lugares públicos, aunque esas leyes no se suelen vigilar. Siempre que actúes de forma tranquila, comportándote decentemente y evitando llamar la atención innecesariamente, la mayoría de la gente ni se inmutará porque decidas fumar en la calle o en un parque.

Otras "drogas blandas", como las trufas mágicas (un psicodélico derivado de las tradicionales setas psilocibina), el peyote o la salvia se venden en "smartshops". La venta y posesión de estos productos también es legal.

1. SÓLO SE VENDE HIERBA EN LOS COFFEESHOPS

En Amsterdam, los establecimientos que venden hierba se llaman "coffeeshops", no coffee shops ni cafes o coffee houses. Los cafes son básicamente bares normales, mientras los coffee shops o coffee houses son cafeterías, pero no venden hierba.

Hay literalmente cientos de coffeeshops por toda la ciudad, donde turistas y lugareños pueden comprar cannabis de forma legal. En cualquier caso, no esperes ver carteles anunciando marihuana o brownies ni nada por el estilo. La publicidad del cannabis es ilegal en Holanda. Tendrás que buscar la palabra "coffeeshop" en las ventanas de los locales, o simplemente pide a alguien de la zona que te recomiende uno.

Ah, y nunca, nunca jamás, compres hierba a un camello en la calle. El cannabis sólo se puede vender legalmente a través de los coffeeshops.

2. LLEVA TU DNI O PASAPORTE

Para entrar en un coffeeshop en Holanda, es necesario ser mayor de edad. Allí esto también significa tener más de 18 años. Los coffeeshops tienen la obligación legal de asegurarse de que eres adulto y muchos establecimientos te pedirán algún documento de identificación. Así que aunque tengas el aspecto de un abuelo, tendrás que llevar tu DNI, porque en caso contrario quizás no puedas entrar.

3. CONSULTA SIEMPRE EL MENÚ Y PREGUNTA

Una vez entres en algún coffeeshop, pide el menú para ver qué tipo de cannabis ofrece. Los menús no suelen dar información muy detallada (normalmente sólo es una lista con los nombres de los productos y las variedades a la venta), pero al menos te permitirá saber a grandes rasgos lo que tienes a tu disposición.

Debido a las restricciones sobre publicidad, los coffeeshops de Amsterdam suelen tener los menús en la barra, algunos incluso detrás de un mostrador de cristal. Si ves alguno impreso por ahí suelto, pregunta siempre educadamente antes de cogerlo, ya que algunos establecimientos se toman las normativas muy en serio.

Si tras consultar el menú necesitas un poco más de información sobre los productos en venta, no dudes en hacer preguntas al dependiente. El personal de los coffeeshops suele ser muy amable y estarán encantados de contarte más sobre los productos que ofrecen y ayudarte a encontrar la fumada ideal para ti.

4. EN AMSTERDAM LOS PORROS YA LIADOS CONTIENEN TABACO

En Europa es muy habitual mezclar hierba y tabaco. La mayoría de coffeeshops de Amsterdam venden porros ya hechos, y salvo que te digan lo contrario, contienen tabaco.

Si prefieres una fumada más pura, pide un porro sólo de maría. Si no los ves en el menú, lo mejor será que te limites a comprar cogollo y liarte tus propios canutos. La mayoría de coffee shops te ofrecerá gratis unos cuantos papeles y una tira de cartones para boquillas. Aunque obviamente por poco dinero te puedes comprar papel de una marca reconocida.

5. SI NO SABES QUÉ VARIEDAD COMPRAR, HABLA CON EL DEPENDIENTE

Si no tienes demasiada experiencia con cannabis, no consumes habitualmente o ya hace bastante que no fumas, es recomendable que hables con el dependiente del coffeeshop para encontrar una variedad adecuada.

Recuerda, Holanda (y Amsterdam en particular) es el origen de algunos de los bancos de semillas más famosos del mundo. Estos bancos de semillas están liderados por expertos criadores que han conseguido crear algunas de las cepas de cannabis más potentes del mercado, con concentraciones de THC que llegan o incluso superan el 20%.

Para evitar comprar una variedad demasiado fuerte para tus preferencias o circunstancias, nuestro consejo es hablar con el dependiente de tu coffeeshop para buscar alternativas aptas para ti. Si todavía no consigues decidirte tras hablar con él, te sugerimos empezar por una híbrida sativa.

Las variedades de cannabis sativa son conocidas por producir efectos energéticos, animados y cerebrales. Las índicas, por otra parte, suelen producir un colocón corporal más intenso, algo que a veces resulta incómodo a los consumidores menos experimentados.

6. ¡PÁSATE A LO ORGÁNICO!

El cannabis cultivado orgánicamente está haciéndose un hueco en las estanterías de la mayoría de coffeeshops de calidad en Amsterdam. Esto es algo muy positivo para consumidores que quieran evitar variedades cultivadas con herbicidas y pesticidas químicos, o fertilizantes sintéticos.

Aunque siempre es mejor ser un poco escéptico acerca de la forma en la que se anuncia el cannabis, también puedes hablar con los dependientes de los coffee shops para saber si ofrecen alguna hierba orgánica de verdad.

Recuerda, la idea principal de entrar en un coffee shop es disfrutar de una experiencia positiva con la maría. Así que no tengas miedo en informarte mejor sobre lo que estás comprando y cómo se produce.

¡PÁSATE A LO ORGÁNICO!

7. ANALIZA TU HIERBA SIEMPRE ANTES DE COMPRARLA

Una vez has decidido qué hierba vas a fumar, asegúrate de inspeccionar los cogollos antes de comprar. Aunque Amsterdam se suele considerar como la capital del cannabis famosa por tener la mejor hierba del mundo, todavía llega algún material de baja calidad a las estanterías de los coffeeshops de la ciudad.

Por eso deberías pedir ver el cannabis antes de pagarlo y asegurarte de que cumple tus expectativas. Si eres novato, aquí te contamos algunos aspectos que debes vigilar para garantizar que estás comprando buena hierba:

  • Muchos tricomas. Son esos finos cristales blanquecinos que deberían recubrir todos los cogollos.
  • Cogollos bien manicurados, sin tallos innecesarios y, por supuesto, sin semillas.
  • Un aroma intenso. Las nuevas variedades de hierba tienen perfiles aromáticos muy sofisticados, que combinan desde pino fresco hasta gasóleo o incluso queso.
  • Nivel de humedad adecuado. Obviamente, los cogollos no deberían estar húmedos, pero tampoco excesivamente secos. Deberían estar esponjosos al tacto y no duros como piedras o romperse en cuanto los coges.

8. NO CAIGAS EN LAS TRAMPAS PARA TURISTAS

Como mencionábamos anteriormente, la permisiva legislación holandesa sobre el cannabis y otras "drogas blandas" atrae a miles de turistas de todas partes del mundo. Por desgracia, la influencia de este turismo ha llevado a la apertura de algunos coffeeshops que venden material de baja calidad a precios excesivos.

Si es posible, intenta hablar con algún vecino amable y pídele recomendaciones sobre coffeeshops interesantes. Si eso no es posible, asegúrate de comprar en lugares diferentes. Recuerda, hay literalmente cientos de coffeeshops alrededor de la ciudad, y la mayoría de los productos que venden no son exclusivos (es decir, probablemente encuentres las mismas variedades en muchos establecimientos). Así que si no te gusta el precio, la calidad o el servicio de un local en concreto, simplemente busca otro.

9. PREGUNTA SIEMPRE ANTES DE FUMAR

La mayoría de coffeeshops de Amsterdam tienen un área de fumadores. Algunos incluso te permiten fumar en cualquier parte del local. Otros sin embargo, no permiten fumar dentro. Si no estás seguro, pregunta siempre al personal de la tienda antes de encenderte uno.

10. PRUEBA UN COMESTIBLE O UN VAPORIZADOR

Los comestibles son una gran forma de disfrutar de los efectos del cannabis, especialmente si no te gusta fumar o te preocupa tu salud. La mayoría de coffeeshops de Amsterdam venden space cake", que suele ser una porción de brownie de chocolate con cannabis.

Cuando experimentes con comestibles, es importante ser consciente de vas a consumir una dosis de THC mucho más fuerte que si fumases o vaporizases. Además, los efectos de los alimentos cannábicos pueden tardar hasta una hora en actuar, así que es importante no dejarse llevar.

Para ser prudentes, recomendamos comer la mitad de la porción habitual, esperar aproximadamente 45 minutos para ver cómo te sientes, y así decidir si comer o no el resto.

Vaporizar es otra tendencia en auge en el mundo cannábico, y algunos de los coffeeshops de Amsterdam enseguida se han actualizado. Si te gusta vaporizar o te interesa probarlo, pregunta al personal de tu coffeeshop si alquilan vaporizadores.

Los vaporizadores están diseñados para extraer los cannabinoides y los terpenos del material vegetal del cannabis sin llegar a quemarlo. Esto crea un vapor espeso que contiene elevadas concentraciones de THC y otros compuestos presentes en la planta del cannabis, pero sin las partículas cancerígenas que se encuentran en el humo convencional.

11. NO CONSUMAS CANNABIS CON EL ESTÓMAGO VACÍO

Asegúrate de comer siempre algo antes de consumir cannabis, sobre todo si estás pensando en probar un comestible. La gente suele percibir los efectos del cannabis más duraderos cuando se consume con el estómago vacío, y los comestibles se suelen disfrutar más cuando ya has comido y bebido algo previamente.

Por suerte, la mayoría de coffeeshops venden aperitivos y bebidas sin alcohol. Algunos incluso ofrecen zumos caseros, bocadillos, tartas y diversos productos para acompañar tu experiencia.

Recuerda mantenerte bien hidratado mientras disfrutas del cannabis y evita mezclarlo con alcohol. Aunque los coffeeshops no tienen permitido vender alcohol, en muchos bares se puede fumar, así que es bastante fácil combinar ambos.

12. LLEVA EFECTIVO

Desafortunadamente, no todos los coffeeshops aceptan tarjetas de crédito o débito, así que asegúrate de llevar efectivo. El precio de la hierba en Amsterdam ronda los 10-12€ por gramo. Los porros suelen venderse a aproximadamente 5€.

LLEVA EFECTIVO

13. LLÉVATE TU PIPA O BONG

Si prefieres fumar mediante una pipa o un bong, asegúrate de llevarte el tuyo. Curiosamente, no es habitual encontrar parafernalia para el fumador a la venta en los coffeeshops.

Por suerte hay multitud de tiendas por toda la ciudad donde puedes hacerte fácilmente con una pipa o un bong a un precio decente.

14. NUNCA ENTRES EN UN COFEESHOP CON ALCOHOL U OTRAS DROGAS

Como mencionamos anteriormente, los coffeeshops no pueden vender ninguna bebida alcohólica. Esto significa que el consumo de alcohol en los establecimientos tampoco está permitido.

Otro aspecto que está bien conocer, es que a pesar de que Amsterdam se considera un buen destino de fiesta y hay muchas drogas en la escena, nunca deberías entrar con drogas en un coffeeshop. Y cuando decimos drogas nos referimos a cualquier cosa que no sea cannabis.

Las drogas duras sí son ilegales en Holanda y son una gran disculpa para que la policía cierre un coffeeshop. Y repetimos, cuando se habla de drogas duras esto no incluye al cannabis.

Así que deja tus pastillas, bolsitas o lo que sea en tu bolsillo cuando entres en un coffeeshop, porque la policía visita esporádicamente los establecimientos para hacer registros de drogas. Y no querrás convertirte en el culpable de que cierren un coffeeshop.

15. ¡DIVIÉRTETE!

Lo más importante de tu visita a Amsterdam es pasártelo bien. Asegúrate de absorber la energía positiva y el ambiente del lugar en el que te encuentras, y no te sientas presionado a consumir cannabis. No hay ningún problema en disfrutar de un café, zumo o un aperitivo y simplemente relajarse.