Todo sobre las plántulas de cannabis


Todo sobre las plántulas de cannabis

La mayoría de cultivadores de cannabis identifican el inicio de la fase de la plántula de la marihuana, con el momento en que los brotes empiezan a desarrollar su primera pareja de hojas "reales". Comparadas con los cotiledones embrionarios, que tienen una forma ovalada, el segundo par de hojas ya tendrá la apariencia de las hojas del cannabis, con su clásico borde dentado, pero sólo constarán de un "dedo".

Las hojas que la plántula desarrollará a continuación tendrán 3 dedos y los siguientes grupos que seguirá generando tendrán más parecido cada vez con la típica forma de las hojas del cannabis, hasta alcanzar los 5 o 7 foliolos, a veces incluso más.

DURACIÓN DE LA FASE DE LA PLÁNTULA EN PLANTAS DE CANNABIS

El número de foliolos, es decir, el número definitivo de foliolos que una planta acaba produciendo en sus hojas, marca el punto en el que los cultivadores de cannabis consideran que la etapa de la plántula ha terminado y comienza la siguiente fase del ciclo de vida, el crecimiento vegetativo. Otros cultivadores consideran que la fase de la plántula se ha acabado cuando el tallo alcanza cierto grosor o cuando la planta ha desarrollado 3 o 4 nodos.

La duración de la etapa de la plántula puede variar dependiendo de si cultivas tus plantas de cannabis en interior o exterior. Si siembras en interior, tu planta pasará entre 2 y 3 semanas como plantón, mientras que cuando se cultiva en exterior la fase de la plántula puede llegar a durar hasta 6 semanas.

A medida que tu plantón va creciendo con fuerza para convertirse en una planta de cannabis adulta, dedicará una gran cantidad de energía a desarrollar su sistema radicular. Un sistema radicular sano es muy importante para que la planta pueda absorber nutrientes de forma óptima y crecer saludable.

CONSEJOS PARA TUS PLÁNTULAS DE CANNABIS

Si colocas un pequeño ventilador en el lugar donde estás cultivando tus plantones y tienes un flujo de aire suave, pero constante, soplando hacia ellos, conseguirás una serie de ventajas. La circulación de aire puede prevenir la aparición de mohos, algo a lo que las plántulas jóvenes tienen bastante tendencia. El flujo de aire constante también hará que tus plantas dirijan parte de su energía a ganar fortaleza, con una estructura integral más firme y robusta.

CUÁNDO TRASPLANTAR TUS PLÁNTULAS DE CANNABIS

CUÁNDO TRASPLANTAR TUS PLÁNTULAS DE CANNABIS

Ten cuidado, porque los plantones jóvenes son muy frágiles y no suelen tolerar demasiado bien los trasplantes si los efectúas antes de tiempo. El momento para trasplantar tus plántulas en macetas más grandes será cuando veas que la plántula ha desarrollado un sistema radicular sólido. Si siembras tus plantas en semilleros o en lana de roca, espera hasta que veas salir las raíces por los orificios o por los laterales de los tacos o jiffys.

Aún así, tienes que tener mucho cuidado al trasplantar e intenta evitar cualquier daño a la planta, todavía pequeña y frágil. Cuando utilizas lana de roca para germinar tus semillas, tendrás la ventaja de poder dejarlas en los tacos al trasplantarlas, minimizando los riesgos.

LUZ DURANTE LA FASE DEL PLANTÓN

Los plantones no necesitan demasiada luz para crecer. De hecho, una luz demasiado potente podría hacer más daño que bien en esta primera etapa. Muchos cultivadores los mantienen bajo tubos de luz fluorescentes, que son relativamente suaves e ideales para esta finalidad. Pero precisamente por esa potencia reducida de las lámparas fluorescentes, sería aconsejable situarlas muy próximas a los plantones, a unos 5cm de distancia. Ten en cuenta que cuanto más las alejes, más se estirarán tus plántulas al tener que buscar la luz. Evita que tus plántulas se estiren demasiado, porque luego podrían doblarse con excesiva facilidad. Encuentra la distancia ideal a la luz para tus plántulas, para controlar su crecimiento vertical.

Si usas otros tipos de iluminación de cultivo para tus plántulas, como las lámparas HID, tienes que ser consciente de que normalmente producirán una gran cantidad de calor. En este caso, tendrás que tener cuidado y comenzar con una distancia de unos 80cm por encima de tus plántulas. Progresivamente, cuando tus plantas se acostumbren a la luz HID, las podrás ir bajando hasta alcanzar una distancia de 40-60cm, dependiendo de la cantidad de vatios. También puedes comprobar la temperatura poniendo tus manos debajo de los focos. Si es demasiado calor para tus manos, también lo será para tus frágiles plántulas.

Para un desarrollo óptimo del plantón, hazte con una bombilla de espectro frío, que será beneficiosa para las primeras semanas del crecimiento vegetativo. Este tipo de lámparas tienen un espectro de tonalidad más azulada que las de floración, que son más rojizas.

En cuanto al mejor ciclo de luz para tus plantones, puedes optar por el habitual de 18/6, que son 18 horas de luz al día, con un período de 6 horas de oscuridad, aunque algunos cultivadores se decantan por 20/4 o incluso 24/0. Puedes experimentar qué tipo de ciclo de luz te proporciona los mejores resultados.

ABONOS PARA LA FASE DE LA PLÁNTULA

Un aspecto que puede pasar desapercibido para los cultivadores de cannabis menos experimentados es que, en realidad, las plántulas jóvenes que acaban de germinar no necesitan nutrientes. De hecho, añadir nutrientes en esta primera fase del crecimiento puede ser perjudicial. Es preferible que el plantón gaste algo de su energía "buscando" nutrientes y estirando sus raíces, en lugar de atiborrarla con nutrientes desde un primer momento.

Usa agua destilada con un nivel de pH entre 6,5 y 7, sin añadir ningún fertilizante. Puedes comenzar con una dieta ligera tras una o dos semanas. Pero en este caso también tendrás que tener mucho cuidado porque las plántulas son muy sensibles al exceso de nutrientes. Usa la mitad de la dosificación de abono recomendada, porque en caso contrario podrías correr el riesgo de matarlas. No cometas el error que muchos cultivadores novatos suelen cometer, al "matar de amor" a sus plantas jóvenes. Para las plántulas, normalmente menos es más.

Ten en cuenta que muchos sustratos disponibles en el mercado tienen nutrientes añadidos. Esto los hace poco apropiados para utilizar en plántulas. Aplica mezclas "delicadas" específicas para plantones, usa tacos de lana de roca o haz tu propia mezcla de iniciación con perlita.