¿Qué diferencia hay entre el cáñamo y la marihuana?


¿Qué diferencia hay entre el cáñamo y la marihuana?

No hay que ser científico ni botánico para entender la principal diferencia entre el cáñamo y la marihuana. En pocas palabras, si se puede fumar y coloca, se trata de marihuana; de lo contrario, es cáñamo o cáñamo industrial. Punto.

En serio, esa es la única diferencia. Ambas plantas pertenecen al género Cannabis y a la especie Sativa, por lo que científicamente son lo mismo, pero, en lo que respecta a su legalidad, son bastante diferentes.

Es como compararte con tu hermano o hermana (si los tienes). Ambos pertenecéis a la misma familia, pero cada uno tiene sus propias características; puede que tú seas alto, rubio y con ojos azules… y tu hermana sea más baja y de pelo castaño; no obstante, compartís el mismo patrimonio genético, vuestro genotipo es casi idéntico. Lo único que os diferencia es la expresión de esos genes, el fenotipo.

En el caso del cannabis, la diferencia está en la cantidad de THC producida por una variedad específica. La marihuana es una planta con un fenotipo de alta producción de THC, mientras que el cáñamo produce un contenido sumamente bajo de este cannabinoide.

Pero, ¿dónde está el límite? Cada país tiene su propio estatuto jurídico, pero en términos generales, el cannabis debe tener menos del 0,3% de THC para ser considerado como cáñamo. En esencia, es la psicoactividad de cada planta lo que las clasifica. Si no coloca, no es marihuana. Como punto de referencia, toda variedad de cannabis galardonada tiene un mínimo de THC del 20%.

EL CÁÑANO COMO MOTOR DEL FUTURO DE LA HUMANIDAD

EL CÁÑANO COMO MOTOR DEL FUTURO DE LA HUMANIDAD

El cáñamo se produce por el peso de su masa total, mientras que la marihuana se cultiva sobre todo por sus flores hembras - o cogollos. Las plantas de cáñamo se recolectan y procesan para obtener fibras, semillas y aceites. Miles de industrias dependen del cáñamo, como las textiles, de alimentos, cosméticos, combustibles y muchas otras.

De hecho, según el Dr. David Mitlin, un profesor de la Universidad de Clarkson de Nueva York, los productos de desecho del cáñamo son mejores que el grafeno, y su producción cuesta mucho menos.[1] Y sí, he dicho "los productos de desecho". El grafeno es una de las fibras de carbono más ligeras, fuertes y conductivas conocidas por el hombre; lo que hace que el cannabis sea una de las tecnologías más prometedoras para la producción de supercondensadores en la nueva era de las baterías de almacenamiento de alta energía.[2] Imagínatelo. Tu mente, cuerpo, alma, portátil, móvil, coche.... ¡todo funcionando con cannabis!

Pero el cáñamo se remonta a una época muy lejana... el cannabis está considerado como una de las primeras plantas cultivadas por el hombre hace más de 10.000 años. La elaboración de tejidos de fibra de cáñamo es una conocida actividad arqueológica. Las velas de embarcaciones, cuerdas, papel y ropa solían estar hechos de fibras de cannabis. Hasta un 90% de todo el papel producido antes del siglo XX estaba hecho de cáñamo…. ¿O era marihuana? Supongo que nunca lo sabremos.

Las variedades del cáñamo son apreciadas por su peso total, mientras que las de marihuana lo son exclusivamente por sus flores hembra, pero es imposible distinguir el potencial de la biomasa de los dos. Peso por peso, el potencial de su biomasa es idéntico. El cáñamo y la marihuana son la misma cosa; la única diferencia reside en nuestra relación con esta planta.

Con la llegada de la legalización de la marihuana recreativa y medicinal, seremos testigos de operaciones comerciales a gran escala que maximicen las ganancias de la venta de sus productos de "desecho" a la industria del cáñamo, lo que sería extraordinario.

El cannabis es una planta maravillosa, con una increíble cantidad de usos. En una época en la que las energías renovables son una prioridad, negar el debate sobre la contribución del cannabis a la crisis ambiental, es algo casi delictivo.

El cannabis puede aportar soluciones concretas a los tres principales pilares del progreso - salud, industria y agricultura. Cuanto antes aceptemos los hechos de forma colectiva, antes podremos empezar a salvar nuestro planeta. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, cada minuto desaparece lo equivalente a 48 campos de fútbol de árboles.[3] ¡Tenemos que cambiar nuestra mentalidad! Nuestro planeta depende de ello.

¿Quién sabe? tal vez algún día conduciremos coches hechos de cannabis, ¡y hasta impulsados por Cannabis

¿QUÉ OCURRIÓ CON EL CÁÑAMO?

A pesar de no tener ninguna propiedad psicoactiva, el cáñamo sigue siendo ilegal en muchos países. En general, se sabe que esto es culpa de Harry J. Anslinger, el primer comisionado de la Oficina Federal de Narcóticos del Departamento de Tesorería de los Estados Unidos. En 1937, el Congreso aprobó la Ley de Tasación de la Marihuana.

En aquella época no se diferenciaba entre cáñamo y marihuana, eran la misma cosa. Pero no fue hasta 1964, cuando Raphael Mechoulam, profesor de química médica de la Universidad Hebrea de Jerusalén, aisló y nombró a la molécula del THC, cuando empezamos a entender la diferencia. Sólo a partir de entonces supimos que el principal responsable de la psicoactividad del cannabis era el D9-tetrahidrocannabinol.

En la América de 1937, las consecuencias de la Ley de Tasación de la Marihuana hicieron que prácticamente fuera imposible para los agricultores de todo el continente continuar con sus actividades de siempre. Los teóricos de las conspiraciones afirman que el "cartel del algodón" desempeñó un importante papel en el desarrollo de estos acontecimientos, pero toda evidencia ha quedado sepultada por el tiempo.

A pesar de ello, lo cierto es que a partir de entonces el cáñamo desapareció casi literalmente de la industria tradicional, dejando una enorme brecha para la explotación de las siguientes mejores alternativas proporcionadas por la naturaleza - algodón y madera.

El crecimiento de la población impulsó las exigencias agrícolas e industriales, lo que ha llevado a la devastadora deforestación de la que estamos siendo testigos en la actualidad. El cannabis puede revertir esta tendencia si elegimos aceptar la evidencia científica.

EL CÁÑAMO ES TAN IMPORTANTE PARA LA HUMANIDAD COMO LA MARIHUANA

La principal diferencia entre el cáñamo y la marihuana es, por lo tanto, nosotros, el ser humano. Somos nosotros los que tenemos receptores CB-1 en nuestro cuerpo; estos receptores forman parte de nuestro sistema endocannabinoide, que por casualidades de la naturaleza (o no - pero ese es otro tema) se activa mediante el THC del cannabis. Y el THC ha sido declarado ilegal por el ser humano.

El cáñamo y la marihuana son lo mismo, así como las manzanas son manzanas y las naranjas, naranjas. Sólo hay diferentes variedades para diferentes personas.

El cannabis tiene un asombroso potencial médico, así como un posible papel protagonista en el re-establecimiento del equilibrio de los recursos naturales del planeta, que estamos agotando rápidamente.

Según un estudio de USDA de 1916, harían falta 5,4 acres de bosque para producir 1 tonelada de fibra al año, mientras que para la misma cantidad de cáñamo, sólo se necesitarían 1,33 hectáreas.[4] ¡Y estos son datos de hace un siglo! Imagínate lo que se puede conseguir con la tecnología actual y los invernaderos modernos.

Según el WWF, el 17% de la selva amazónica se ha perdido en favor de la agricultura y la cría del ganado. El 15% del efecto invernadero es una consecuencia directa de ello. Y esto solamente en los últimos 50 años.

Ambas variedades tienen argumentos de peso a su favor. Ya sea el cáñamo o la marihuana, debemos aceptarlos rápidamente como plantas de gigantescos beneficios para la humanidad.

Referencias

  1. ^ BBC, Hemp fibres better than graphene, recuperado January-30-2019
    Enlazar
  2. ^ ACS Publications, Interconnected Carbon Nanosheets Derived from Hemp for Ultrafast Supercapacitors with High Energy, recuperado January-30-2019
    Enlazar
  3. ^ Worldwildlife, Deforestation, recuperado January-30-2019
    Enlazar
  4. ^ Hempology, Bulletin of the U.S. Department of Agriculture, recuperado January-30-2019
    Enlazar