¿Cuándo, cómo y por qué se ilegalizó la marihuana?


¿Cuándo, cómo y por qué se ilegalizó la marihuana?

Hoy en día, los Estados Unidos y muchos otros países están cambiando sus legislaciones en torno al cannabis. Pero, a medida que nuestra sociedad comienza a cambiar su visión de la marihuana, mucha gente se pregunta por qué la hierba se ilegalizó en primer lugar.

Existen muchas teorías circulando por ahí sobre los diferentes factores que llevaron al gobierno norteamericano a imponer la prohibición. Si te fascinan las teorías conspiratorias, no tienes más que buscar en Google: "por qué la marihuana es ilegal". Te aseguramos que tendrás suficiente para mantenerte entretenido durante al menos unos días.

¿CUÁNDO SE ILEGALIZÓ LA MARIHUANA EN LOS ESTADOS UNIDOS?

Las restricciones sobre el uso de cannabis con fines médicos, recreativos e industriales se pusieron en práctica en la mayoría de estados de EE.UU. aproximadamente en 1906.

Anteriormente, el cannabis se utilizaba para elaborar tinturas medicinales o productos industriales como la fibra textil, por ejemplo.

El consumo recreativo de cannabis también era relativamente habitual desde mediados del siglo anterior, y en la mayoría de ciudades importantes del país se podían encontrar barras de hachís.

Las principales restricciones respecto al cannabis se impusieron a través de leyes como la Ley de Pureza de Alimentos y Medicamento, aprobada por el Congreso en 1906. En ella se exigía que ciertas drogas y medicamentos, como el cannabis, estuviesen debidamente etiquetados.

Desde ese punto, cada estado empezó a aprobar sus propias leyes acerca del etiquetado de drogas como el cannabis. Por ejemplo, las normativas que regulaban la venta de cannabis y sus derivados entraron en vigor en Massachusetts en 1911, mientras que en Nueva York y Maine lo hicieron en 1914.

En 1925, los Estados Unidos apoyaron oficialmente la regulación del cáñamo indio (fundamentalmente cannabis rico en THC) en la Convención Internacional del Opio. En este acuerdo se restringió la exportación de cáñamo indio y sus productos derivados (como el hachís) hacia países que ya hubiesen prohibido la sustancia.

En 1930, los Estados Unidos crearon la Agencia Federal de Narcóticos como herramienta para el control de las drogas recreativas. Este organismo estaba encabezado por Harry J. Anslinger, a quien, como veremos, se le suele considerar como el padre de la prohibición del cannabis en los EE.UU.

En 1932, el gobierno norteamericano aprobó la Ley de Control Uniforme de Sustancias Peligrosas, que básicamente obligaba a todos los estados a unirse a la lucha contra el tráfico de drogas y gestionarla bajo legislación homogénea. A mediados de los años 30, todos los estados norteamericanos ya habían aplicado algún tipo de regulación sobre el cannabis.

La posesión o comercialización de marihuana con fines recreativos se ilegalizó en todos los Estados Unidos por ley federal en 1937, con la Ley de Impuestos sobre la Marihuana.

En 1970, esta ley fue sustituida por la Ley de Sustancias Controladas, que oficialmente introdujo una lista con 5 categorías diferentes, basadas en su peligrosidad y su riesgo de adicción, siendo las sustancias de Categoría 1 las más peligrosas y adictivas. El cannabis se englobó en esta categoría.

Las sustancias de Categoría 1 se definen como drogas con un alto potencial de adicción, sin aplicaciones medicinales reconocidas y realmente peligrosas.

¿POR QUÉ SE CRIMINALIZÓ LA MARIHUANA?

¿por qué se criminalizó la marihuana?Aquí es donde las teorías se ponen muy interesantes y complejas. Harry J. Aslinger, el jefe de la Agencia Federal de Narcóticos norteamericana, se suele mencionar como uno de los personajes clave en la prohibición del cannabis en el país.

Anslinger mantuvo su puesto como presidente de la agencia durante 32 años (hasta 1962) aunque también fue el representante de los EE.UU. en la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas durante dos años. Antes de ocupar este cargo en la agencia, Anslinger también había trabajado como jefe del Departamento de Prohibición en Washington, D.C.

Según Johann Hari, autor del libro "Persiguiendo al grito. Los primeros y últimos días de la guerra contra las drogas", Anslinger empezó a centrarse en el cannabis tras el fin de la prohibición del alcohol en 1933. Hasta ese momento, Anslinger supuestamente defendía que no tenía ningún problema con el cannabis, principalmente porque no hacía daño a nadie ni provocaba conductas violentas.

Sin embargo, Anslinger cambió rápidamente de opinión, cuando según Hari, se vio al frente de un gran departamento sin nada que hacer. Así que, Anslinger enseguida se propuso advertir a la población sobre los efectos del cannabis: primero te hará delirar de locura, luego sufrirás alucinaciones o sueños eróticos, antes de finalmente alcanzar el destino inevitable: la demencia. Se hizo bastante famoso por sus declaraciones absurdas y racistas sobre el cannabis y sus consumidores.

El caso que Anslinger utilizaba para demostrar el poder de la "hierba del demonio" era el de Victor Licata, un niño de Florida que había acabado con la vida de su familia con un hacha.

Este caso, unido a una declaración de un médico sobre los riesgos del cannabis (de los 30 contactados por Anslinger, por lo visto 29 contestaron "no"), sería todo lo que Anslinger necesitó para incendiar la opinión pública norteamericana sobre el poder de la "hierba del demonio".

En 1936, la agencia apreció un incremento en el consumo de marihuana. En 1937 la tendencia continuaba. En estas circunstancias, Anslinger lanzó una campaña contra el cannabis (mediante la película "Reefer Madness!"), con el apoyo del magnate de los medios de comunicación William Randolph y su imperio Hearst, para demonizar la planta del cannabis.

En 1937 la posesión o comercialización de marihuana con fines recreativos se ilegalizó en todos los Estados Unidos a nivel federal con la Ley de Impuestos sobre la Marihuana.

EL EFECTO DE LA INMIGRACIÓN MEXICANA SOBRE LA PROHIBICIÓN DE LA MARIHUANA

En un artículo de drugpolicy.org, el Dr. Malik Burnett y Amanda Reiman proponen una interesante hipótesis sobre el impacto de la inmigración mexicana en la prohibición de la marihuana a principios del siglo pasado.

Aunque no entraremos a comentar la teoría de Burnett y Reiman en profundidad, la resumiremos aquí porque creemos que desvela un aspecto muy interesante.

La Revolución Mexicana fue un conflicto violento que se prolongó aproximadamente desde 1910 a 1920, y cambió drásticamente la cultura y el gobierno mexicano. La revolución provocó un gran flujo de inmigrantes a los Estados Unidos, especialmente a regiones como Texas y Luisiana, y con ellos llegaron nuevas costumbres y culturas.

El efecto de la inmigración mexicana sobre la prohibición de la marihuana

Una de esas costumbres era el consumo de cannabis, al que los mexicanos se referían como "marihuana". Mientras los medios empezaban a condenar las oleadas de inmigrantes mexicanos (como parece ser habitual en muchos países cada vez que se enfrentan a una gran corriente migratoria desde el extranjero), el hecho de que los estadounidenses no supieran qué era la "marihuana" resultaba muy útil.

Básicamente, Burnett y Reiman defienden que la demonización de la marihuana era básicamente una extensión de la demonización de los mexicanos que llegaban a los Estados Unidos escapando de la situación en su propio país.

Esta táctica no era nueva, lo mismo había ocurrido en Estados Unidos, Australia y muchos otros países cuando llegó la inmigración china. La única diferencia es que los chinos eran demonizados por traer el opio en lugar del cannabis.

LA PROHIBICIÓN DE LA MARIHUANA EN EL RESTO DEL MUNDO

La legislación sobre el cannabis es diferente en cada país. Sin embargo, el cannabis se ilegalizó en la mayoría de países del mundo en 1925 tras la Convención Internacional del Opio, una continuación del primer acuerdo firmado en 1912 en La Haya, Holanda.

La convención de 1912 representaba básicamente el primer tratado internacional para la regulación de las drogas y fue la respuesta a la preocupación por el aumento del tráfico y el consumo de opio. Alemania, Estados Unidos, China, Francia, el Reino Unido, Italia, Japón, Holanda, Persia, Portugal, Rusia y Siam firmaron ese tratado.

En 1925 se celebró una revisión de la Convención Internacional del Opio en Ginebra, Suiza. En esta ocasión, Egipto, China y los Estados Unidos propusieron la prohibición del hachís como parte del tratado, que anteriormente se centraba fundamentalmente en la cocaína y el opio.

Un comité sugirió ampliar el texto para prohibir la producción, venta y comercio de charas de hachís y diversos derivados del cannabis, mientras restringía el uso del cáñamo indio a fines estrictamente científicos y medicinales.

Sin embargo, la India y otros países se opusieron a esto, argumentando que, además de la imposibilidad de controlar el cannabis salvaje, ciertas costumbres sociales y religiosas impedían la entrada en vigor de estas restricciones.

Por lo tanto, este texto nunca llegó a añadirse al tratado final. En cualquier caso, la exportación de cáñamo indio quedaba prohibida en cualquier país donde hubiese sido ilegalizado.

Cualquier país que quisiese importar cáñamo indio tenía que demostrar que su finalidad sería exclusivamente medicinal o científica. Mientras tanto, todas las naciones se comprometían a hacer todo lo posible por evitar el comercio internacional de cáñamo indio y productos como el hachís.

En 1961, la Convención fue reemplazada por la Convención Única Sobre Estupefacientes, que se convertiría en el primer tratado internacional que prohibía oficialmente el cannabis.

Celebrado y firmado en la ciudad de Nueva York, este tratado ampliaba las cláusulas del anterior para controlar y restringir nuevos medicamentos opiáceos y el cannabis.

La Convención dio a la Comisión de Estupefacientes y a la Organización Mundial de la Salud, el poder de añadir, eliminar y cambiar de categoría cualquier droga, entre las cuatro establecidas en el tratado.

Al mismo tiempo, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes fue la encargada de administrar controles para la producción de drogas, comercio internacional y distribución, y a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) se le encomendó el trabajo con cada país y sus autoridades para garantizar el cumplimiento de lo acordado en la convención.

CONCLUSIONES

Aquí tenéis, nuestro análisis completo sobre cuándo, cómo y por qué el cannabis se ilegalizó en Estados Unidos y el resto del mundo.

Como mencionamos anteriormente, existen miles de teorías alternativas sobre las razones de la prohibición por internet. Si te interesa indagar un poco más, una simple búsqueda en Google te bastará para descubrir las más importantes.

En este artículo hemos intentado ofrecerte un cronograma básico de los acontecimientos que condujeron a la prohibición del cannabis. Y, a pesar de que sigue siendo una sustancia controlada a nivel federal en los Estados Unidos, confiamos en que no permanecerá así por mucho tiempo.

(Créditos de la fotografía de Harry J.Anslinger: Fuente, Wikipedia)