¿Por qué algunas plantas de cannabis se vuelven azules o moradas?


¿Por qué algunas plantas de cannabis se vuelven azules o moradas?

Todo el mundo recuerda su primera plantación de hierba lila. Tanto si te topaste con cogollos completamente azulados o violetas como si eran verdes pero con tonalidades moradas, estamos seguros que tu primer encuentro con una cepa de estos colores fue realmente especial.

Pero, ¿qué es exactamente lo que hace que algunas plantas de cannabis se vuelvan azules o moradas? ¿Hay alguna forma de que el cultivador pueda influenciar intencionadamente a las plantas para que adopten esas tonalidades?

QUÉ CAUSA A LAS PLANTAS DE CANNABIS VOLVERSE AZULES O MORADAS

Para que una planta presente este tipo de colores exóticos tendrá que contener elevadas concentraciones de antocianinas.

Las antocianinas son un grupo de unos 400 pigmentos solubles en agua, que según los niveles de pH a los que esté expuesto una planta, la volverán rojiza, morada o azulada.

Las antocianinas están presentes en una variedad de vegetales y frutas, entre ellas cannabis, arándanos, berenjena, lombarda, uva tinta y violetas. También son las responsables del cambio de color de las hojas en otoño.

Tienen dos funciones principales. La primera, pueden ayudar a las plantas a atraer polinizadores a diferentes partes de su anatomía (como abejas, colibríes y mariposas) mientras disuaden a algunos insectos al hacerles creer que la planta es poco saludable.

En segundo lugar, las antocianinas ayudan a proteger los tejidos fotosintéticos de una planta frente a condiciones de luz extremas.

Los genes de la planta y el entorno de cultivo son los dos factores principales que afectan a los colores que pueden tomar tus plantas.

Artículo relacionado

CÓMO AFECTAN LOS GENES AL COLOR DE UNA PLANTA

Para que tus plantas se vuelvan azules o moradas tendrán que tener los genes necesarios.

Lo ideal sería buscar plantas que vengan de padres con grandes concentraciones de antocianinas.

Si te interesa cultivar hierba azulada o morada, nuestra recomendación es escoger cepas híbridas que vengan de padres con esos colores. Algunas de las cepas más famosas son Blueberry, Purple Haze, Grandaddy Purple y Purple Urkle.

Usar una variedad con genes procedentes de cualquiera de estas cepas es un buen comienzo si quieres cultivar hierba azul o morada en tu propia casa.

FACTORES AMBIENTALES QUE CONTRIBUYEN A ESTAS TONALIDADES

FACTORES AMBIENTALES QUE CONTRIBUYEN A ESTAS TONALIDADES

Otro factor importante que influye sobre las probabilidades de que tu planta se vuelva azul o morada es tu entorno de cultivo.

Una vez has escogido una variedad con genes adecuados, tendrás que asegurarte de vigilar de cerca el nivel de pH de tu suelo.

Un estudio de 2006 publicado en la Revista de Nutrición de Pakistán descubrió que las antocianinas de las plantas tienden a desaparecer cuando están expuestas a niveles de pH elevados.[1]

Por lo tanto tendrás que mantener unos niveles de pH neutros o ligeramente ácidos para aumentar las probabilidades de que tus plantas adopten tonalidades azules o violetas.

Por otra parte, también puedes probar a bajar ligeramente las temperaturas. Las condiciones frías suelen provocar que las plantas pausen momentáneamente su producción de clorofila (los pigmentos verdes). Esto ocurre de forma natural en otoño, dejando las hojas de muchos árboles con colores rojizos o anaranjados.

Las temperaturas ideales para el cultivo de plantas de marihuana están entre 22 y 25ºC. Tus plantas pueden seguir haciendo la fotosíntesis perfectamente hasta temperaturas de sólo 15ºC, pero se recomienda mantener el cuarto de cultivo por encima de 20ºC.

Para aumentar la probabilidad de que tus plantas se vuelvan azules o violetas, nuestro consejo es bajar la temperatura de tu cuarto de cultivo por las noches. Cuando tus plantas entren en la fase de floración, intenta dejar la temperatura en tu espacio de cultivo en torno a 10ºC durante la noche.

Haz esto todas las noches durante la fase de floración mientras vigilas de cerca la salud general de tus plantas. Si empiezan a mostrar signos de deterioro, olvídate de la idea de conseguir colores exóticos y vuelve a dejar las temperaturas a sus niveles normales.

PRIVACIÓN DE OXÍGENO

En los foros de cultivo circula una teoría muy extendida que afirma que privando lentamente a tus plantas de oxígeno les ayudará a volverse azules/moradas.

Cualquier método que consista en privar a tus plantas de oxígeno, dióxido de carbono o nitrógeno no afectará al color de tu planta. En cambio, pondrá en riesgo toda tu cosecha.

CARENCIAS DE FÓSFORO

Es importante saber que las plantas también pueden mostrar hojas y tallos rojizos o violetas. Los signos suelen dejarse notar primero en las ramas más bajas de la planta y poco a poco irán avanzando hacia la parte superior.

El fósforo es uno de los nutrientes fundamentales necesarios para la salud de la planta. Si tus plantas están mostrando síntomas de una carencia de fósforo, es importante comprobar inmediatamente las concentraciones en el suelo y si los niveles son escasos, empieza a aportarlo cuanto antes.

La mayoría de fertilizantes artificiales pensados para la fase de floración son ricos en fósforo. Además, puedes usar materia orgánica como humus de lombriz, guano de murciélago, harinas animales y cáscaras de crustáceos.

Referencias

  1. ^ Docsdrive, Pakistan Journal of Nutrition, recuperado October-31-2018
    Enlazar