Todo lo que tienes que saber sobre fenotipos y genotipos de cannabis


Todo lo que tienes que saber sobre fenotipos y genotipos de cannabis

¿Te has preguntado alguna vez qué aporta a tu cepa de cannabis favorita sus cualidades únicas, como aromas y sabores complejos o el efecto característico que produce? ¿Te has encontrado alguna vez dos plántulas de la misma tanda de semillas que se convierten en dos plantas completamente diferentes una vez maduran?

Todo se debe a la genética. En este artículo analizamos los genotipos y fenotipos de cannabis, dos palabras rimbombantes que aparecen con frecuencia en las guías de cultivo, pero que pocas veces se explican en profundidad. 'Fenotipo' en concreto, es una palabra utilizada a menudo, a pesar de que mucha gente no conozca exactamente su significado.

¿QUÉ SON LOS GENOTIPOS Y LOS FENOTIPOS?

Cualquier organismo tiene diferentes genotipos y fenotipos.

Los fenotipos se definen básicamente como las características tangibles de un organismo. Un genotipo, en cambio, es la composición genética responsable de esas características manifestadas en el organismo.

En el ser humano, algunos fenotipos obvios podrían ser el color de pelo, ojos o piel. Nuestro genotipo, sin embargo, está establecido en nuestro ADN y nos hace desarrollar esas características concretas.

Los fenotipos y genotipos de las plantas funcionan exactamente de la misma manera.

Los fenotipos de una planta de cannabis, por ejemplo, pueden incluir la estructura y la apariencia física o el olor, mientras el genotipo se refiere a los genes en el ADN de esa planta en concreto, que le hacen mostrar esas cualidades.

Gregor Johann Mendel está considerado como el fundador del estudio contemporáneo de la genética y, en muchas ocasiones, cuando se habla de la diferencia entre fenotipos y genotipos se hace referencia a él.[1]

Mendel trabajó con 7 características de la planta del guisante: altura, forma y color de la vaina, forma y color de la semilla y posición y color de la flor.

Cuando cruzaba sus ejemplares, Mendel descubrió que la primera generación de cruces entre plantas de guisantes verdes y amarillos producía frutos siempre amarillos, mientras la segunda generación de plantas presentaba una proporción de frutos verdes de 1 a 3.

Para explicar este fenómeno, Mendel acuñó los términos "recesivo" y "dominante" en referencia a ciertas cualidades (como el color verde o amarillo de los guisantes). Publicó los resultados de sus estudios en 1866, afirmando que "factores" invisibles (a los que ahora nos referimos como genes) eran los culpables de esas características.

Por desgracia, el trabajo de Mendel no recibió el reconocimiento que merecía hasta el siglo XX, cuando Erich von Tschermak, Hugo de Vries, Carl Correns, y William Jasper Spillman comprobaron por primera vez sus descubrimientos.[2]

Las plantas de cannabis adoptan las características de sus madres y sus padres, básicamente igual que nosotros. Y, al igual que dos humanos pueden tener gemelos que son completamente diferentes (tanto física como psicológicamente), las plantas de cannabis también.

¿CÓMO PODEMOS "VER" LOS EFECTOS DE LOS GENOTIPOS/FENOTIPOS EN EL CANNABIS?

Pondremos un ejemplo de la influencia de los genotipos y los fenotipos sobre las plantas de cannabis.

En una carta a la revista High Times, un lector llamado Mayhem explicaba la siguiente situación.

"[Mis plantas] están en la segunda generación de una planta que cultivé el año pasado y produjo unas 50 semillas en total. De esas 50 planté 25, y ahora tengo 15 plantas maduras, 10 de las cuales tienen aspecto índica y las otras 5 sativa", escribía Mayhem.[3]

"Todas las semillas que he cultivado proceden de la misma planta, pero sin lugar a dudas tengo dos variedades diferentes en tamaño, olor y velocidad de desarrollo. La diferencia de tamaño es indiscutible, porque las plantas con apariencia índica tienen entre 1,50 y 1,80m de altura y son muy frondosas, mientras las plantas con aspecto sativa superan los 2,50 y los 3m. La pregunta es, ¿cómo puedo obtener dos plantas con aspecto, olor y crecimiento completamente diferentes con semillas que he cultivado yo mismo?"

Lo que Mayhem estaba experimentando es la diversidad genética haciendo de las suyas. Utilizó semillas de la misma hornada y terminó cultivando 2 fenotipos completamente diferentes.

¿POR QUÉ LOS GENOTIPOS Y FENOTIPOS SON TAN IMPORTANTES PARA LOS CRIADORES DE CANNABIS?

Los criadores más experimentados manipulan los genotipos o fenotipos de una variedad de plantas para crear variedades únicas con cualidades positivas.

Por ejemplo, los cultivadores cruzan a menudo índicas y sativas para crear cepas que produzcan cogollos grandes y gordos en plazos de tiempo relativamente cortos (típico de variedades índica) e inducir potentes efectos cerebrales vigorizantes y creativos (típico de variedades sativa).

Por otra parte, los criadores suelen intentar aprovechar la constitución física de una variedad específica para crear una cepa que se adapte mejor a un entorno de cultivo concreto. Por ejemplo, muchos bancos de semillas ofrecen cepas que producen características típicas de sativa cuando se cultivan como una índica (bastante bajita pero frondosa) para satisfacer a los cultivadores de interior.

Por último, los criadores también buscan cruzar cepas por su composición química. Por ejemplo, los bancos de semillas terapéuticas suelen cruzar variedades ricas en CBD con otras ricas en THC para crear cepas con gran potencial terapéutico.

Si comprendes las cualidades de tus plantas y, sobre todo, los genes que dan a tus plantas sus características únicas, serás capaz de experimentar con los genes de tus diferentes plantas y cruzarlas para crear nuevas variedades con cualidades propias y exclusivas.

Referencias

  1. ^ Wikipedia, Gregor Mendel, recuperado October-31-2018
    Enlazar
  2. ^ Cropwatch, Gregor Mendel and His Peas the Origin of Modern Genetics, recuperado October-31-2018
    Enlazar
  3. ^ High Times, Grow Q and A What Are Phenotypes, recuperado October-31-2018
    Enlazar