Qué son las plantas madre y cómo mantenerlas sanas


Qué son las plantas madre y cómo mantenerlas sanas

Cuando se cultivan plantas de cannabis a partir de semilla, no es extraño encontrar algún ejemplar aventajado entre sus hermanos, a pesar de que compartan la misma genética.

Podría ser la estructura única de la planta y su capacidad para prosperar en tu entorno de cultivo concreto, o quizás simplemente sea el sabor, olor y efecto de los cogollos que produce.

Independientemente de que acabes de llegar al mundo del cultivo de cannabis, seguramente hayas escuchado hablar del concepto de "plantas madre", pero es más que probable que te hayas quedado con unas cuantas dudas en la cabeza.

En este artículo analizamos en profundidad el mundo de los esquejes de cannabis y las plantas madre, además de compartir nuestros consejos para cultivar plantas madre de cannabis en casa.

Así que ponte a leer y recuerda marcar nuestra página como favorita y visitarnos a menudo. ¡Feliz cultivo!

UNA INTRODUCCIÓN A LA CLONACIÓN DE CANNABIS

UNA INTRODUCCIÓN A LA CLONACIÓN DE CANNABIS

Los esquejes de cannabis son básicamente copias o clones de una planta de cannabis concreta que conservará sus características distintivas.

Estos clones se hacen a partir de cortes de la planta. Un trozo de una planta madre que se ha cortado y ha desarrollado sus propias raíces.

Al clonar plantas los cultivadores son capaces de mantener las cualidades únicas de sus plantas y replicarlas.

Las plantas de cannabis, de la misma forma que los humanos, tienen diferentes características, incluso a pesar de contener los mismos genes. Básicamente por ese motivo, las semillas de la misma tanda y del mismo banco de semillas pueden dar lugar a plantas completamente diferentes.

Para descubrir más sobre genética de plantas, os recomendamos echar un vistazo a nuestra entrada sobre fenotipos y genotipos de cannabis.

Al clonar una planta concreta, el cultivador puede conservar su fenotipo determinado durante años y básicamente producir la misma hierba cosecha tras cosecha.

¿QUÉ SON LAS PLANTAS MADRE DE CANNABIS?

Una planta madre es una planta utilizada para extraer esquejes.

Las plantas madre se escogen cuidadosamente porque presentan características favorables determinadas, como la capacidad para producir cosechas abundantes, resistencia a enfermedades, capacidad para desarrollarse bien en un entorno de cultivo concreto (como en interior o en un invernadero) o por el sabor, olor y efectos de las flores que produce.

Las plantas madre de marihuana suelen ser ejemplares fuertes y vigorosos, que intencionadamente se mantienen en su fase de crecimiento vegetativo para producir esquejes que crecen y se desarrollan rápidamente.

CÓMO CONSEGUIR PLANTAS MADRE SANAS

Puedes quedarte casi cualquier planta de cannabis como planta madre, excepto las variedades autoflorecientes, que florecen tras un plazo de tiempo determinado en lugar de exponerse a un fotoperiodo concreto.

Para obtener los mejores resultados, tendrás que mantener a las plantas madre en su fase vegetativa, así que deberás asegurarte de que tus plantas reciben entre 18 y 24 horas de luz al día.

Asegúrate de alimentar tus plantas con un fertilizante rico en nutrientes, ya que básicamente permanecerá en fase de crecimiento vegetativo durante todo su ciclo de vida. Recomendamos usar un fertilizante rico en nitrógeno y otros micronutrientes, como calcio, magnesio, azufre, manganeso y boro.

Aquí dejamos un poco más de información sobre la función de cada uno de estos nutrientes y por qué son importantes para tus plantas madre:

Calcio

Es muy importante para las plantas de cannabis porque forma parte de las paredes de cada célula en la planta, convirtiéndolo en un nutriente esencial para la planta en su fase de crecimiento. También ayuda a las plantas a desarrollar tallos, ramas y raíces fuertes. Las plantas con carencias de calcio suelen presentar hojas deformes con manchas amarillas o marrones.

Magnesio

También es fundamental para plantas en estado vegetativo porque ayuda a estimular la formación de clorofila, un grupo de pigmentos responsables de mantener la salud de las hojas y las venas de la planta. Las plantas de cannabis con carencias de magnesio suelen presentar hojas amarillentas. Una cantidad de magnesio excesiva puede causar deficiencias de calcio en las plantas.

Azufre

Se trata de otro nutriente clave para las plantas de cannabis en desarrollo. Se encarga de la producción de proteínas en las plantas de cannabis, así como de la formación de clorofila. Plantas con deficiencias de azufre suelen crecer lentamente y se quedan pequeñas, mostrando hojas con mutaciones que se curvan hacia arriba.

Manganeso

Al igual que el azufre y el magnesio, el manganeso juega un papel fundamental en la producción de clorofila en plantas de cannabis en desarrollo. Plantas con poca disponibilidad de manganeso presentarán cloroplastos amarillentos y hojas con manchas grises o blancas que al final terminan marchitándose.

Boro

El boro es importante para la absorción de azúcar, agua y calcio en las plantas de cannabis. Es más, también contribuye a la producción, coloración y formación de las hojas. Las carencias de boro se manifiestan en puntas quemadas en los cogollos de marihuana y también suelen conllevar carencias de potasio y magnesio.

Pues aquí lo tenéis: un análisis detallado sobre la clonación de cannabis y cómo conseguir y mantener plantas madre en tu propia casa.