Cómo afecta el cannabis al sueño y a la capacidad de soñar


Cómo afecta el cannabis al sueño y a la capacidad de soñar

Pasamos más del 25% de nuestras vidas durmiendo. A veces, dormir puede parecer una molestia en nuestras vidas ajetreadas y frenéticas. Pero si no durmiéramos estaríamos en un estado realmente lamentable. Hay muchas sustancias que pueden afectar a la calidad del sueño. Todos sabemos que una taza de café dificulta el sueño, mientras que una infusión de valeriana aporta un toque sedante. En cuanto al cannabis, los consumidores experimentan efectos diferentes.

Aunque la marihuana pueda ayudar a algunas personas a conciliar el sueño, esta planta puede alterar el ciclo normal de sueño. Muchos amantes del cannabis afirman que sueñan menos cuando fuman a menudo, y algunos estudios sugieren que el THC reduce el sueño REM.

Examinemos la naturaleza del sueño y veamos cómo puede afectarle el cannabis.

LAS 3 FASES DEL SUEÑO

LAS 3 FASES DEL SUEÑO

Básicamente, hay 3 fases de sueño: sueño superficial, sueño profundo y sueño REM. Estas fases se dividen en 5 etapas diferentes (1-4 y REM), cada una de las cuales es más profunda que la anterior.

La etapa 1 no-REM es un sueño muy ligero. La etapa 2 se caracteriza por un sueño ligeramente más profundo, en que el ritmo cardíaco empieza a ralentizarse. Las etapas 3 y 4 se definen por un tipo de sueño profundo y reparador. Los músculos se relajan y el cuerpo empieza a reparar y generar los tejidos.

Por lo general, en una noche de sueño atravesamos estas etapas de forma cíclica; empezamos por la etapa 1 y pasamos por el resto de etapas hasta llegar al sueño REM, y a continuación empezamos el ciclo de nuevo.

Durante los primeros ciclos, generalmente pasamos más tiempo en las etapas de sueño profundo y menos tiempo en la fase REM. Pero, a medida que avanza la noche, los períodos de sueño REM tienden a aumentar mientras que el período de sueño profundo disminuye.

Solemos tardar 90 minutos, aproximadamente, en atravesar todas estas fases. Según el Dr. Hans Hamburger (neurólogo, experto en somnología y director de Holland Sleep Research), de promedio, la gente repite este ciclo unas 4-5 veces por noche.

Según explica el Dr. Hamburger, la mayor parte de los sueños se producen durante la fase REM.

"Durante el período REM, es cuando tienes la mayor parte de tus sueños. Si sigues durmiendo, no sueles recordarlos. La última fase REM, antes de despertarte, es la más larga, y solo recordarás los sueños que has tenido en esa fase si te despiertas en ese momento. Si no te despiertas durante la fase REM, no recordarás nada".

Durante este estado de conciencia, repleto de sueños, ocurren muchos procesos interesantes en el cerebro. El sueño REM sume nuestro cuerpo en un estado muy similar a cuando estamos despiertos: el cerebro está casi igual de activo, la respiración se acelera y se producen cambios en la temperatura corporal y la presión sanguínea.

La ciencia de los sueños aún no se comprende del todo. El sueño REM cumple una función en el desarrollo del sistema nervioso central, el aprendizaje y la memoria. Sin embargo, la finalidad de la visualización de los sueños sigue siendo objeto de debate. Algunos investigadores creen que los sueños desempeñan el rol de un terapeuta, permitiendo a la gente confrontar ciertas emociones. Otros creen que los sueños son una forma de entrenamiento de “lucha o huida”, ya que la amígdala está más activa durante la fase REM.

EFECTOS DEL CANNABIS EN LA FASE REM

EFECTOS DEL CANNABIS EN LA FASE REM

Según algunos testimonios, los consumidores de marihuana suelen experimentar una ausencia de sueños cuando consumen mucha hierba. No hay muchos estudios que expliquen por qué sucede esto, ya que los científicos no han examinado en profundidad esta relación.

Un estudio realizado en 1974, publicado en la revista Psychopharmacologia, analizó una pequeña muestra de 5 voluntarios que durmieron en un laboratorio durante 8-15 noches consecutivas. Cada participante recibió una dosis de 20mg de THC antes de dormir. Los investigadores monitorizaron su actividad cerebral y movimiento ocular a lo largo de la noche y observaron que el THC redujo la cantidad de tiempo del sueño REM. Los autores del estudio también analizaron los efectos de la abstinencia de THC durante 4-6 noches consecutivas. Los sujetos experimentaron un leve insomnio y no se produjo una recuperación notable del sueño REM.

Un año después, un estudio complementario obtuvo resultados similares. Los investigadores registraron la actividad cerebral y el movimiento ocular rápido de consumidores de cannabis experimentados, a quienes se había administrado THC o un placebo. Se observó que el consumo de THC redujo considerablemente el movimiento ocular durante el sueño REM. También disminuyó la duración del sueño REM. Durante la etapa de abstinencia, el movimiento ocular y la duración del REM aumentaron. Más allá del impacto del THC en el sueño REM, el estudio también encontró que la duración de la etapa 4 del sueño aumentaba con el THC. Esta misma etapa se redujo durante la fase de abstinencia, pero solo en la primera noche.

Otros estudios realizados durante esa misma época obtuvieron resultados similares, pero aún no existe un consenso al respecto entre la comunidad científica. Realizar estudios de alta calidad con un mayor número de participantes y la administración de extractos de espectro completo aumentaría la fiabilidad. Por estos motivos, estas evidencias no son concluyentes.

El investigador del sueño Dr. Timothy Roehrs intervino en el debate afirmando que “la literatura sobre si la marihuana afecta o no al sueño REM es extremadamente deficiente y ambigua”, añadiendo que “algunos estudios han mostrado que suprime el sueño REM y otros estudios han mostrado que no lo suprime”.

También afirmó que él y un amigo de la facultad de medicina de la Universidad Estatal de Wayne habían encontrado evidencias que contradicen la creencia popular de que el cannabis suprime el sueño REM.

"En el diseño del estudio que se estaba realizando, se fumaba marihuana por la mañana y por la tarde; y algunos días era marihuana activa, mientras que otros días era un placebo con un 0,4% de THC, o algo así", decía Roehrs. La marihuana activa utilizada en el estudio contenía un 3% de THC aproximadamente.

Roehrs afirmó que no se produjeron diferencias en la cantidad de sueño REM de los pacientes al fumar cannabis activo o un placebo.

¿TE IMPIDE SOÑAR EL CANNABIS?

¿TE IMPIDE SOÑAR EL CANNABIS?

De momento, no existe una respuesta clara para esta pregunta. Según las escasas investigaciones, parece ser que el THC afecta la actividad cerebral y el movimiento ocular, lo que significa una menor duración de la fase REM. Pero, por otro lado, un estudio más reciente realizado por Roehrs contradice estos hallazgos.

Según gran cantidad de relatos anecdóticos, los consumidores experimentaron una reducción de los sueños tras un consumo elevado de cannabis. En combinación con investigaciones anteriores, esto hace creíble que el THC pueda reducir el REM en algunas personas. Es probable que el THC (y el cannabis en general) afecte a cada persona de manera diferente. Es una planta químicamente compleja y cada cepa contiene niveles variables de cannabinoides y terpenos, que podrían afectar el sueño. Además, también podrían intervenir otras variables, como el tiempo que se pasa durmiendo y el consumo de otras sustancias.

SI DEJAS DE CONSUMIR CANNABIS DE FORMA HABITUAL, ¿SOÑARÁS MÁS?

Muchos consumidores de cannabis que afirman soñar menos también experimentan una reactivación de los sueños cuando dejan de consumir hierba. Los investigadores conocen este fenómeno como el “efecto rebote”.

Lamentablemente, este es otro tema poco investigado. El estudio de 1975 mencionado anteriormente observó que la duración del REM aumentó durante la fase de abstinencia. Pero aún está por confirmar si esto se debe a cambios químicos o a patrones de sueño alterados.

Según Roehrs, los consumidores de cannabis podrían experimentar la misma cantidad de REM, pero la abstinencia simplemente les ayuda a recordar sus sueños. Solo es posible acordarse de un sueño cuando nos despertamos en plena fase REM. Roehrs plantea la opción de que la abstinencia provoque alteraciones del sueño, aumentando la posibilidad de que las personas se despierten durante la fase REM.

¿QUÉ COMPUESTOS DEL CANNABIS PODRÍAN AFECTAR AL SUEÑO?

Cannabidiol (CBD)

El cannabidiol (CBD) es uno de los cannabinoides más comunes, después del THC. Aunque el CBD fomente la relajación, es ampliamente considerado por los científicos como una molécula no psicotrópica. Gracias a esta cualidad (y a sus efectos antiinflamatorios, ansiolíticos y neuroprotectores), el CBD se ha convertido en un agente terapéutico extremadamente popular.

La ciencia ha explorado los efectos del CBD para promover el sueño en varios estudios con humanos. Un estudio publicado en The Journal of Clinical Pharmacology documenta los efectos del CBD en personas con insomnio. Los sujetos del estudio recibieron CBD en dosis de 40mg, 80mg o 160mg, un placebo, o 5mg de nitrazepam (un ansiolítico). Quienes recibieron 160mg de CBD experimentaron un aumento considerable del sueño, comparado con el placebo. Curiosamente, las tres dosis de CBD se asociaron a una reducción considerable de los recuerdos del sueño.

El CBD también podría mejorar el sueño en personas diagnosticadas con ansiedad. El trastorno de ansiedad social generalizada (TAE) está relacionado con alteraciones del ciclo de sueño-vigilia. Curiosamente, los ensayos clínicos han mostrado que el CBD reduce significativamente los síntomas de esta afección.

Los terpenos son otros compuestos de la planta de cannabis que parecen prometedores para mejorar el sueño. Estas moléculas son responsables de los sabores y olores únicos de las diferentes cepas. Por ejemplo, el mirceno (uno de los terpenos más abundantes del cannabis) produce aromas a tierra y clavo de olor. Este terpeno se encuentra ampliamente en las variedades de marihuana más relajantes y produce efectos sedantes que podrían ayudar a mejorar el sueño.

VARIEDADES DE EFECTO ADORMECEDOR

Toda las investigaciones publicadas sobre el cannabis y el sueño han analizado moléculas por separado. Pero hay evidencias que muestran que compuestos como los cannabinoides y terpenos funcionan mejor cuando se administran juntos, un fenómeno conocido como efecto séquito.

Las flores secas de cannabis proporcionan gran cantidad de compuestos químicos esperanzadores. La ciencia no ha analizado los efectos de cepas concretas para mejorar el sueño, pero algunas variedades como la Blue Mystic y la Vanilla Kush son conocidas por sus efectos relajantes y sedantes.

¿PUEDE EL CANNABIS MEJORAR LA CALIDAD DEL SUEÑO?

Las evidencias científicas actuales sugieren que ciertos cannabinoides podrían mejorar algunos aspectos del sueño. Sin embargo, hasta que los organismos de investigación realicen ensayos clínicos a gran escala, no lo sabremos con certeza.

Dicho esto, la falta de pruebas no invalida la existencia de testimonios coincidentes. Muchos fumadores de marihuana afirman que la hierba alivia su mente y les ayuda a conciliar el sueño por la noche; esto está respaldado por estudios que demuestran las propiedades ansiolíticas y reductoras del insomnio de ciertos cannabinoides y terpenos.

Pero también sabemos que el THC tiene el potencial de reducir el sueño REM, una fase del ciclo del sueño vinculada a procesos fisiológicos críticos. Estos hallazgos complican el asunto; la relación entre el cannabis y el sueño es una cuestión con muchos matices.