¿Cannabis y ejercicio? ¡Podría ser una gran combinación para ti!


¿Cannabis y ejercicio? ¡Podría ser una gran combinación para ti!

El cannabis y el deporte parecen mundos completamente diferentes. Sin embargo, nuevos estudios sugieren que estos dos conceptos podrían no ser tan contrapuestos como solemos pensar.

En este artículo compartimos algunos datos importantes sobre la relación entre ejercicio y cannabis. Por último, también intentamos descubrir si es una buena idea hacer ejercicio mientras estamos bajo sus efectos.

EL EJERCICIO ACTIVA EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

El ejercicio activa el sistema endocannabinoideMucha gente siente un ligero "subidón" tras una buena sesión de ejercicio. Esta sensación se suele denominar "el subidón del runner" y se caracteriza por un efecto eufórico generalizado, niveles inferiores de estrés y ansiedad, y en ocasiones, incluso una menor sensibilidad al dolor.

Hasta ahora, normalmente se aceptaba que lo que causaba este "subidón" eran las endorfinas producidas por nuestro sistema nervioso central tras hacer ejercicio o practicar otras actividades, como el sexo.

Sin embargo, nuevos estudios indican que el sistema endocannabinoide (el mismo sistema responsable de la asimilación de las propiedades psicoactivas del cannabis) puede ser el encargado de producir el "subidón del runner" que muchos de nosotros experimentamos tras una buena sesión de gimnasio.

En 2015, investigadores alemanes descubrieron que las endorfinas producidas por nuestro sistema nervioso central tras el ejercicio no pueden trasladarse al cerebro y por tanto no pueden ser las culpables de desencadenar ningún tipo de "subidón" en nuestro cuerpo. Sin embargo, hay un cannabinoide especial que sí puede.[1]

Este cannabinoide es la anandamida, una molécula producida naturalmente por nuestro cuerpo y presente en nuestro flujo sanguíneo en grandes concentraciones tras practicar deporte. A diferencia de las endorfinas, la anandamida es lo suficientemente pequeña como para atravesar la barrera entre sangre y cerebro, donde puede producir las sensaciones que normalmente se asocian con el "subidón del corredor".

Para este estudio, el equipo de investigadores usó dos grupos de ratones que habían sido entrenados para correr en una rueda.

El primer grupo era obligado a correr durante 5 horas, mientras el segundo se mantenía inactivo. Tras completar su carrera de 5 horas, los científicos analizaron la ansiedad que presentaban ambos grupos con una prueba basada en la transición entre luz y oscuridad. Así se mide la ansiedad de un ratón, en función de la frecuencia con la que corre desde zonas iluminadas a zonas oscuras para esconderse.

El primer grupo mostraba un comportamiento mucho menos ansioso que el grupo sedentario, y también mostraba una tolerancia superior al dolor (comprobada mediante su tendencia a saltar o lamerse las patas cuando se colocan sobre un plato caliente).

Para ver cómo influyen los endocannabinoides y/o endorfinas en la generación de estas sensaciones, los científicos llevaron a cabo los mismos experimentos en ratones a los que se había administrado antagonistas de los endocannabinoides y endorfinas, para bloquear los receptores cannabinoides y opiodes del cerebro.

Los ratones que recibieron antagonistas de la endorfina apenas mostraron cambios en su comportamiento tras haber corrido. En otras palabras, seguían presentando una tolerancia al dolor aumentada y unos niveles de ansiedad inferiores.

En cambio, los ratones que recibían antagonistas de los endocannabinoides seguían ansiosos y sensibles al dolor a pesar de haber corrido durante horas, lo que sugiere que los endocannabinoides juegan un papel muy importante en la producción del "subidón del runner", posiblemente incluso superior al de las endorfinas.

EL EJERCICIO PUEDE VOLVER A LIBERAR THC EN EL FLUJO SANGUÍNEO

El estudio que mencionábamos antes no es la única prueba que indica que el cannabis y el ejercicio están más relacionados de lo que solemos creer.

Un estudio de 2013 muestra que el ejercicio puede aportar a consumidores habituales de cannabis una inyección extra de THC.[2]

Esto se debe al hecho conocido de que el THC se acumula en la grasa del cuerpo durante hasta 28 días tras su consumo.

Cuando practicas un ejercicio que te hace quemar grasas (como cardio o entrenamientos repetitivos con peso), el THC almacenado alrededor de tu cuerpo tiene una segunda oportunidad para entrar en tu flujo sanguíneo.

En el estudio, 14 consumidores de cannabis habituales practicaron 35 minutos de ejercicio en una bici estática mientras los investigadores analizaban sus niveles de cannabinoides en plasma. Los científicos también analizaban los niveles de cannabinoides de los participantes inmediatamente tras el ejercicio y 2 horas después del entrenamiento.

Descubrieron que las concentraciones de THC en el flujo sanguíneo de los participantes se habían incrementado un 15% tras ejercitarse, pero volvían a disminuir a las 2 horas.

El ejercicio puede volver a liberar thc en el flujo sanguíneo

ENTONCES, ¿DEBERÍA PRACTICAR DEPORTE COLOCADO?

Aunque no se han llevado a cabo estudios científicos serios sobre las ventajas o las implicaciones de hacer ejercicio bajo la influencia del cannabis, sí existen determinadas pruebas anecdóticas que demuestran que colocarse y hacer ejercicio quizás no sea una mala combinación.

Nate Diaz, un famoso luchador de artes marciales y ganador de la 5ª edición del UFC, tiene una tarjeta de marihuana en California, y según su entrenador, consume cannabis para tratar su dolor tras los combates.[3]

Kevin Helliker, editor de deportes en The Wall Street Journal, también afirma que un gran número de corredores de ultramaratones (que participan en carreras que pueden ir de 50 a 300km a través de terreno montañoso y caminos pedregosos) consumen comestibles cannábicos para tratar su dolor y las náuseas durante algunos eventos o entrenamientos.

Además, Clifford Drusinsky, un triatleta profesional afincado en Colorado, también admite que come barritas energéticas ricas en THC antes de sus entrenamientos para potenciar su rendimiento.[4]

Por otra parte, a mucha gente también le resulta útil el cannabis para la preparación previa a un entrenamiento, especialmente si se aburren o les cuesta mantener la concentración al realizar movimientos repetitivos.

Aparentemente, el cannabis está ayudando mucho a los deportistas a entrenar o rendir mejor en sus competiciones deportivas, ya sea para mantenerlos concentrados o para aliviar sus dolores u otros efectos adversos de su actividad.

Sin embargo, como decíamos anteriormente, ningún estudio científico ha analizado en profundidad los efectos del cannabis sobre el ejercicio. Si quieres experimentar con el cannabis en tu rutina de entrenamiento, siempre recomendamos trabajar de la mano de un médico o un profesional del deporte para asegurarte de hacerlo correctamente.

Es decir, habla con tu médico antes de decidir fumarte uno y embarcarte en una ultramaratón o entrar al ring con un campeón de los pesos pesados.

¡Cuidaros!

Referencias

  1. ^ PNAS, A runner’s high depends on cannabinoid receptors in mice, recuperado October-31-2018
    Enlazar
  2. ^ NCBI, Exercise increases plasma THC concentrations in regular cannabis users., recuperado October-31-2018
    Enlazar
  3. ^ Wall Street Journal, The Debate Over Running While High, recuperado October-31-2018
    Enlazar
  4. ^ The Cut, In Defense of Working Out While High, recuperado October-31-2018
    Enlazar