9 preguntas para decidir la variedad ideal para ti


9 preguntas para decidir la variedad ideal para ti

Hoy en día, en una época en la que tenemos más cepas disponibles de las que cualquier cultivador medio pueda controlar, a veces resulta complicado escoger qué variedad plantar en tu jardín. Ya no es como antiguamente, cuando un colega te pasaba un puñado de semillas misteriosas y te deseaba suerte.

La inmensa variedad de cepas en el mercado actual te permite adaptar y personalizar tu plantación. Pero tendrás que hacerte una serie de preguntas cuando selecciones tus cepas. ¿Por qué cultivas cannabis? ¿Por motivos recreativos? ¿Para aliviar un dolor? ¿Sabes qué cepas funcionarán bien en tu cultivo? Todo cultivador tiene que hacerse estas 9 preguntas cuando vaya a reponer su plantación

1. ¿Vas a plantar en interior o en exterior?

¿VAS A PLANTAR EN INTERIOR O EN EXTERIOR?

Responder a esta pregunta debería ser sencillo. Encontrar cepas que se desarrollen bien en el entorno que les vas a proporcionar es la clave del éxito. Todas las variedades adoran el sol, pero si tu único espacio para cultivar está en tu sótano, entonces tendrás que buscar cepas que hayan sido evolucionadas para prosperar en interior.

Algunas variedades, debido a las múltiples generaciones de retrocruzamientos, se han adaptado a las condiciones típicas del cultivo de interior. Si tienes la suerte de tener una hectárea de terreno, esto te abrirá las puertas a un mundo de cepas resistentes que prosperarán en exterior.

2. ¿Qué tipo de genéticas quiero?

Ésta parece ser la pregunta más importante de todas, ¿no? Se trata de decidir qué genéticas y orígenes prefieres. ¿Quieres una índica? ¿Quieres una sativa? ¿Quizás una híbrida? Esto nos lleva de vuelta al motivo por el que quieres plantar cannabis en primera instancia. ¿Cuáles son tus objetivos?

¿Quieres algo fácil para un principiante o una planta que exige grandes cuidados pero produce grandes cosechas? Preguntarte por qué estás cultivando será el principal factor determinante para la genética que escojas. Si estás buscando plantas con buenas propiedades calmantes, quizás debas escoger una índica. Si quieres quedarte completamente fuera de combate y no despegarte del sofá en una noche con grandes colocones cerebrales, quizás debas buscar una sativa.

3. ¿Debería comprar semillas autoflorecientes?

Las cepas autoflorecientes presentan una serie de ventajas respecto a las variedades tradicionales. Las cepas autoflorecientes empiezan a florecer sin tener que estar expuestas a ciclos de doce horas de luz. Lo que esto significa es que pasarán de siembra a cosecha en apenas 9-10 semanas (de media).

También son bastante resistentes y no se estirarán excesivamente en tu plantación. Las variedades autoflorecientes se desarrollan perfectamente tanto en entornos de interior como de exterior.

Artículo relacionado

4. ¿Cuánto tiempo tengo?

Por una razón o por otra, podrías tener limitaciones de tiempo. Quizás has empezado tarde esta temporada, o a lo mejor tu tío Juan se ha mudado al sótano de nuevo. Sea la razón que sea, deberías poder encontrar una cepa que tenga un ciclo de floración que encaje con tu calendario.

Como comentábamos, las semillas autoflorecientes consiguen completar su floración en un breve periodo de tiempo. Si esto no te preocupa todavía, tendrás que sincronizar tu jardín para la cosecha, deberías pararte a comparar los plazos de floración con tu calendario programado. No tendrás problemas para encontrar una serie de cepas cuyos ciclos de cultivo encajen con tus necesidades.

5. ¿Quieres calidad o cantidad?

5. ¿quieres calidad o cantidad?Estas dos variables no son mutuamente excluyentes. Sin embargo, a veces se cultiva con finalidades distintas a la de obtener una gran cosecha. Si quieres cultivar cepas que tengan propiedades analgésicas interesantes, lo más probable es que no vayas a batir récords en la báscula cuando llegue la hora de la cosecha.

Las cepas ricas en CBD, muy eficaces para aliviar dolores, como la Charlotte's Web, suelen ser plantas pequeñas con formaciones de cogollos diseminadas. Las cepas más sibaritas también ofrecen cosechas inferiores pero potentes en efectos. Por eso pueden alcanzar precios bastante elevados.

Quizás quieras obtener el máximo rendimiento y el peso sea lo único que te importa. En ese caso estás de suerte, porque hay unas cuantas sativas dominantes que han sido creadas para hacer precisamente eso, producir cogollos grandes y densos y colas largas y pesadas.

Artículo relacionado

6. ¿Estás buscando más THC o CBD?

El THC y el CBD son los dos cannabinoides principales de la marihuana. El THC es conocido por sus propiedades altamente psicoactivas, mientras el CBD se suele asociar con efectos corporales y propiedades relajantes. Las sativas suelen tener un menor contenido de CBD, lo que resulta en un efecto más cerebral. Aunque hay excepciones a esta regla, es un buen punto de referencia para guiarte cuando tomas la decisión sobre la cepa que vas a plantar.

Además de índicas y sativas también tienes híbridas que van desde combinaciones 90/10 a 50/50. La ratio de THC respecto a CBD cubre todo el espectro a lo largo de las variedades híbridas disponibles. En alguna parte del mercado cannábico hay una cepa con la ratio simplemente ideal para ti.

7. ¿Cuánto espacio tengo?

Si disfrutas del privilegio de disponer de tu propio espacio al aire libre, entonces tus plantas tendrán todo el espacio que quieran para desarrollarse. Si usas un armario de cultivo o un sótano, quizás tengas problemas porque tus plantas crezcan más allá de la capacidad de tu espacio.

No hay nada peor que encontrarte la cola apical marchitada y sin salvación posible. Si sólo trabajas con dos metros o un poco más, necesitarás cepas que sean lo suficientemente robustas para aplicar varias podas apicales o que sean bajitas por naturaleza.

8. ¿Debería usar semillas feminizadas o regulares?

Para la mayoría de cultivadores no será necesario trabajar con semillas no feminizadas. Las semillas feminizadas te garantizan que sólo obtendrás plantas femeninas. Si aparece una planta masculina en tu jardín, te arriesgas a contaminar todo el cultivo. Las semillas regulares pueden producir grandes cantidades de hierba, pero te la estás jugando a que den lugar a un macho o una hembra.

Las plantas masculinas no son malas, es más, son necesarias para la cría. Si te interesa cruzar dos variedades, plantar unas pocas semillas feminizadas y otras pocas regulares te permitirá casi con total seguridad conseguir un buen ejemplar de cada sexo para empezar a cruzarlos.

9. ¿Dónde debería comprar mis semillas?

Compra siempre tus semillas a través de una fuente fiable. No estamos hablando de ese amigo cuyos cogollos están siempre repletos de semillas. Nos referimos a una fuente conocida y fiable que se dedique profesionalmente a ofrecer semillas consistentes y estables que no te provocarán problemas más adelante.

Hay muchos bancos de semillas con gran reputación y conocidos por producir semillas de gran calidad. Y lo mejor de todo es que ahora puedes apuntar, hacer clic y recibir tus semillas en la puerta de tu casa en cuestión de días.

¡Feliz cultivo!