Microdosificación de marihuana: todo lo que necesitas saber


Microdosificación de marihuana: todo lo que necesitas saber

Aunque muchos de nosotros disfrutamos aliñando nuestras vidas con un poco de marihuana, pocos tenemos la oportunidad de colocarnos con regularidad. Al fin y al cabo, tenemos que trabajar, lugares que visitar, niños a los que cuidar... y la lista continúa. Pero nadie dijo que haya que colocarse siempre que se fuma marihuana.

En concreto, ¿has pensado en la microdosificación de marihuana?

Ahora, puede que pienses: "sé que la gente toma microdosis de ácido y setas pero, ¿sería posible hacerlo con la marihuana?"

Bueno, ¡el razonamiento es el mismo! En lugar de fumarte toda tu hierba, ¿por qué no fumas solo un poquito? ¿Qué pasa si pillas una variedad con un poco menos de THC de lo habitual? Una calada de una cepa suave no te coloca, pero podría brindarte la claridad y tranquilidad que necesitas para pasar el día.

¿QUÉ ES LA MICRODOSIFICACIÓN?

“Espera, ¿de qué va todo esto de la microdosificación? ¿Qué significa esa palabra?"

Bueno, vamos a descomponerla: "micro" significa pequeño y "dosificación" se refiere a la cantidad que se consume de una sustancia en una sola sesión. Por lo tanto, microdosificación, simplemente se refiere a tomar una dosis especialmente baja de una sustancia. Pero no se trata de un proceso único, sino que las personas que toman microdosis consumen la sustancia elegida varias veces a lo largo del día.

No vamos a culparte si todavía no habías oído hablar de ello. Sinceramente, no pretendemos que la gente lo sepa salvo que consuman sustancias psicodélicas. Dada la intensidad de este tipo de sustancias, la única forma de mantenerse en un estado funcional cuando estás bajo la influencia de sustancias psicodélicas es tomando una cantidad muy pequeña. Por ello, en lugar de tomar dos pastillas y mirar las paredes durante horas, te tomas un cuarto de una y disfrutas de una ola relajante de euforia y alegría.

¡Resulta que con la microdosificación de marihuana se pueden experimentar beneficios similares! En lugar de fumarte un porro entero de una vez, por ejemplo, simplemente le das una o dos caladas, lo apagas, das otra al cabo de unas horas, y así sucesivamente.

En realidad, alguien que toma microdosis de marihuana puede que consuma mucha menos hierba que un fumeta ocasional. Sin embargo, la diferencia radica en esas pequeñas dosis repartidas. Como sigues tu propio ritmo, puedes disfrutar constantemente del efecto, a la vez que mantienes un estado funcional y estabilizas la tolerancia.

¿POR QUÉ PROBAR LA MICRODOSIFICACIÓN DE MARIHUANA?

Pero, ¿qué ofrece la microdosificación de marihuana? Bueno, si preguntamos al Dr. Allan Frankel, en realidad solo se necesitan 3 miligramos de THC para obtener los beneficios que ofrece. Piénsalo: si solo necesitamos eso para aliviar un poco de tensión y de agobio en el trabajo, ¿por qué tomar más? No hay necesidad de arriesgarse a estar colocado en el trabajo cuando puedes disfrutar de todos los beneficios sin la sensación de colocón.

Además de eso, ¿no estaría bien ahorrar un poco en marihuana? Si fumas a diario, puede que te estés gastando bastante dinero en hierba a final de mes. Si te tomas un pequeño descanso de tolerancia y comienzas con la microdosificación, fumando solamente cantidades "normales" de vez en cuando, ¡podrías ahorrar una auténtica fortuna!

¿CÓMO FUNCIONA LA MICRODOSIFICACIÓN DE MARIHUANA?

"Vale, supongo que relajarme y ahorrar dinero suena bastante bien, pero ¿realmente hace algo fumar cantidades tan pequeñas? ¿Cómo sé si funciona?"

Bueno, aquí es donde tienes que modificar tu definición personal de si la marihuana "funciona". A ver, no vas a sentir ningún colocón; no te vas a desplomar sobre el sofá, no te van a dar ataques de risa ni tampoco de hambre. En realidad, teniendo en cuenta que el THC y el resto de cannabinoides afectan de un modo diferente a cada persona, no podemos decirte lo que vas a sentir exactamente. Pero si quieres hacerte una idea general, lo mejor es que tomes como referencia el cómo te hace sentir la marihuana normalmente.

Si sientes euforia y relajación cuando te colocas con una determinada variedad, la microdosis te ofrecerá solamente un toque de esas sensaciones relajantes y cálidas. Incluso si la marihuana nunca ha llegado a convencerte del todo, puede que valga la pena que pruebes la microdosificación.

¿CUÁNTA MARIHUANA HACE FALTA PARA LA MICRODOSIFICACIÓN?

Vale, ahora es cuando todo depende realmente de los gustos personales y la experimentación. Como mencionamos anteriormente, la marihuana nos afecta a cada persona de una manera diferente, y cada uno de nosotros va a necesitar una dosis distinta para lograr los efectos deseados. Dicho esto, existe un modo bastante efectivo para que prácticamente cualquier persona descubra su microdosis ideal.

Para empezar, no tienes que fumar marihuana durante al menos 2-3 días, incluso un poco más si fumas a diario. Si no interrumpes por completo durante unos días, no vas a saber cuánto necesitas realmente, ya que tu nivel de tolerancia va a interferir. Es como cualquier otra sustancia; para descubrir realmente cómo te está afectando, tu organismo debe estar limpio.

El siguiente paso es comenzar con una dosis de 2,5mg de THC. Salvo que estés tomando aceite de marihuana, somos conscientes de la dificultad de medirlo exactamente, así que consume una pequeña parte de tu dosis habitual si fumas, vapeas o tomas comestibles. Si no sientes absolutamente nada, puedes aumentar la dosis un poquito hasta que los efectos comiencen a asentarse. Pero no olvides que no se trata de pillarse un colocón. Más bien, lo que buscamos son los beneficios que normalmente acompañan al subidón, como puede ser fomentar el pensamiento divergente, reducir la tensión en entornos sociales o laborales o reducir el dolor muscular.

CÓMO MICRODOSIFICAR MARIHUANA

CÓMO MICRODOSIFICAR

¿De qué manera sueles consumir marihuana? Si fumas en bong, solo tienes que cargar la cazoleta con tu dosis personal y ¡a disfrutar! Si te van más los porros o los blunt, dale solo una o dos caladas cada pocas horas, más o menos. El porro debería mantenerse fresco, hasta cierto punto, pero el blunt puede que se seque con el tiempo. Como alternativa, si consumes concentrados (cera, resina, etc.), ten en cuenta que la microdosificación requiere medidas especialmente precisas.

FUMAR

Si formas parte de la mayoría de fumetas, consumirás la marihuana en forma de flor, ya sea en pipa, bong, liada o en blunt.

En lo que respecta a los dos primeros métodos, la microdosificación es increíblemente sencilla; simplemente tienes que cargar la cazoleta un poco menos de lo habitual, o fumar hierba con poco THC y no fumar más de uno. Si te gustan más los porros y los blunts, líate uno más pequeño de lo habitual, no des más de una o dos caladas y guárdalo para más tarde.

Si notas una sensación placentera y no te sientes especialmente colocado, puedes dar otro par de caladas al cabo de 2-3 horas.

VAPORIZACIÓN

De todos los métodos que hay, para nosotros vapear es el más práctico, y además es ideal para mantener la hierba fresca. Cuando dejamos un porro, un blunt o un bong apagado a la mitad durante un tiempo, puede que después no tenga buen sabor, mientras que en un vaporizador, tanto la flor como los concentrados se mantienen frescos. Por otro lado, si estás trabajando en un lugar donde normalmente no podrías consumir marihuana, ¡solo tienes que salir y coger tu vaporizador! Pero no le des más de una calada, no vaya a ser que termines colocado en el trabajo.

Dado lo práctico y discreto que resulta vapear, es evidente que facilita mucho la microdosificación; solo hay que dar una o dos caladas y listo. Sin embargo, vapear puede ser traicionero, porque es suave pero puede que al final le des demasiadas caladas sin darte cuenta. Ve con precaución.

COMESTIBLES

Los comestibles pueden llegar a ser muy intensos si te pasas con ellos, por eso hay que tener especial cuidado al consumirlos. La forma más fácil de hacerlo sería encontrar caramelos pequeñitos ya confeccionados o pastelitos de un solo bocado. Aunque algunos comestibles de ese tipo pueden contener más de 10 miligramos de THC, deberías poder encontrarlos que contengan solamente 1-2mg cada uno.

Por otro lado, si no te apetece estar comprando golosinas prefabricadas todo el tiempo, también puedes preparar tu propia mantequilla de marihuana para mezclarla con lo que quieras.

ACEITE DE MARIHUANA

Todos estos métodos son igual de válidos, pero tomar aceite de marihuana es, con diferencia, el método de microdosificación más preciso. Cualquier envase de aceite de marihuana de una empresa de renombre tiene que marcar la cantidad exacta de THC en cada frasco, y gracias a los goteros podrás medir exactamente lo que consumes. En realidad, el único inconveniente es el sabor, aunque deberías tomarlo por vía sublingual (debajo de la lengua) si lo tomas directamente.

Si quieres disimular el sabor, tómalo con algún alimento que tenga mucha grasa saludable (mantequilla de maní, aguacate, etc.). Los compuestos se unen a las moléculas grasas, algo que ayudará a tu cuerpo a absorberlos de manera completa y eficiente.

MICRODOSIFICACIÓN DE THC FRENTE A CBD

Dado el riesgo que conlleva colocarse demasiado por accidente, puedes evitar el THC por completo y aprovechar igualmente las propiedades de la hierba. ¡El CBD ofrece muchos beneficios por derecho propio!

Si quieres comparar las microdosis de CBD frente a las de THC, solo tienes que hacer las mismas pruebas con las que identificas tu dosis ideal de THC. El primero no te colocará, pero aun así te recomendamos que empieces con poca cantidad y aumentes de manera progresiva en caso necesario. Al fin y al cabo, si te funciona una dosis más pequeña, ¿para qué tomar más?. El aceite de CBD es una opción viable, ya que las dosis son consistentes y fáciles de controlar, y el gotero da la posibilidad de consumirlo de forma discreta.

Por otro lado, ¿por qué preocuparte en elegir uno de los dos? Más concretamente, ¿por qué no tomas un poco de ambos? El efecto séquito, la idea de que los cannabinoides y los terpenos trabajan entre sí para mejorar sus efectos, sigue siendo una teoría, pero cada vez está más aceptada. Teniendo esto en cuenta, la microdosificación de CBD y THC juntos podría ser la opción que mejor apoya al bienestar general.

MICRODOSIFICACIÓN DE MARIHUANA: TODOS SOMOS DIFERENTES

Nos gustaría dejar bien claro que todos somos diferentes tanto física como mentalmente. Estas sustancias van a provocar diferentes efectos en cada persona y no existe una dosis que funcione para todos. El proceso de microdosificación se basa principalmente en la experimentación, y es muy probable que no aciertes a la primera.

Aun así, merece la pena comprobar lo que puede hacer la marihuana en pequeñas cantidades para mejorar nuestro bienestar y estilo de vida, sin afectar a nuestra capacidad funcional.