Los 3 métodos más populares de extracción de CBD


Los 3 métodos más populares de extracción de CBD

EL CBD Y EL MUNDO DE LA EXTRACCIÓN

El CBD (cannabidiol) es un cannabinoide que está cobrando importancia en el mundo del cannabis y más allá por su potencial medicinal. Se han identificado un montón de beneficios, entre ellos su acción antiinflamatoria, neuroprotectora, antioxidante y anticonvulsiva, por nombrar algunos. El CBD no solo ofrece estos efectos impresionantes, sino que además no es intoxicante, lo que lo convierte en una molécula fácil de consumir para un grupo de consumidores mucho más amplio.

Está surgiendo un gran mercado en torno a este cannabinoide. Hoy en día hay muchos productos, incluyendo alimentos y suplementos, que facilitan a los consumidores incluir el CBD en su vida cotidiana. Este mercado en auge y la correspondiente innovación que conlleva, han llevado a métodos de extracción novedosos y refinados que se utilizan para aislar y aprovechar los cannabinoides como el CBD, los terpenos y una mayor cantidad del material vegetal del cannabis.

Dicho esto, sigue habiendo espacio para productos de la vieja escuela. Los consumidores de CBD con un poco de conocimiento pueden hacer una extracción de cannabinoides medio decente en casa, en su propia cocina, con el equipo adecuado.

La mayoría de las empresas de CBD obtienen el CBD de las flores, los tallos y las hojas de cáñamo, especialmente en Europa, ya que este cultivo industrial contiene valores de THC extremadamente bajos y es la única opción legal. Los componentes que se buscan, como el CBD y los terpenos, se obtienen de esta materia vegetal utilizando una serie de técnicas de extracción.

Cuando los consumidores buscan productos con CBD, normalmente descubren que existen dos formas principales. Aislados y extractos de espectro completo. Aunque los aislados ofrecen niveles más elevados de CBD, los extractos de espectro completo contienen muchos otros beneficios que actúan de manera sinérgica con el cannabidiol. Este artículo se centrará en cómo se crean las fórmulas de espectro completo tanto en el ámbito comercial como el no profesional.

Vamos a echar un vistazo a las tres técnicas de extracción más comunes. Cada método tiene sus ventajas y desventajas, diferentes costes y diferentes niveles de pureza, potencia y calidad.

EXTRACCIÓN CON SOLVENTE LÍQUIDO

Este tipo de extracción implica el uso de un solvente líquido como el alcohol para extraer los cannabinoides y otras moléculas deseadas del cannabis y de las flores de cáñamo. La naturaleza de un solvente es disolver moléculas, pero a diferencia del agua, el alcohol es altamente eficiente para disolver cannabinoides. Entre los solventes que se suelen utilizar en este proceso están el alcohol etílico, el alcohol isopropilico e incluso la nafta.

El alcohol se ha utilizado en los sistemas de medicina tradicional durante siglos, posiblemente milenios, para extraer componentes químicos de las plantas con el fin de elaborar tinturas. Lo que hace que un extracto solvente sea único es que el solvente se evapora después de extraer las moléculas deseadas. Este proceso se ha popularizado en los últimos tiempos por Rick Simpson, quien abogó por este método como una forma casera de elaborar el aceite de cannabis.

La ventaja de este método es que es relativamente barato y requiere poco o ningún equipo especial. De hecho, lo más probable es que en tu propia cocina tengas todo lo necesario para realizar esta extracción en casa, menos el alcohol extremadamente fuerte.

La extracción con solventes se puede realizar utilizando una olla arrocera, un plato caliente, algunos recipientes de vidrio y cubiertos. No obstante, los procedimientos más sofisticados utilizan destiladores.

Las desventajas de este método son, por supuesto, cuestiones de seguridad. Los solventes utilizados en este proceso son altamente inflamables y han sido la causa de explosiones en muchos laboratorios y cocinas que prueban esta técnica. Se recomienda hervir el alcohol en el exterior, especialmente si utilizas la técnica más primitiva de la olla arrocera. Aún así, debes hacerlo sin riesgo de producir llamas.

Otra desventaja es que, si no se realiza correctamente, el residuo de solvente puede permanecer después del proceso de evaporación, y es algo que no queremos que ingrese en nuestro organismo con cada dosis.

EXTRACCIÓN CON ACEITE DE GRADO ALIMENTICIO

Este método implica extraer CBD y terpenos utilizando aceites vegetales naturales como solvente. Los productos como el aceite de semilla de cáñamo, el aceite de oliva y el aceite de coco son bastante efectivos para extraer los cannabinoides del material vegetal porque estos compuestos son lipófilos, lo que significa que la grasa los absorbe bien.

Es una técnica de extracción que utilizan algunos principiantes debido a que es suave y natural. No hay riesgo de que se queden residuos dañinos, y los aceites vegetales saludables añaden a la mezcla nutrientes como los ácidos grasos omega.

Sin embargo, el hecho de que las extracciones con aceite de grado alimenticio no sean tan agresivas significa que se tarda más tiempo en completar el proceso. Además, el resultado final no es tan concentrado. Durante las extracciones con solventes líquidos, el alcohol se evapora, dejando una sustancia similar al alquitrán que es extremadamente rica en cannabinoides y terpenos. Las extracciones con aceite vegetal se parecen más a las tinturas en este sentido. Otra desventaja es que estas preparaciones se degradan más rápido con el tiempo y se tienen que almacenar correctamente. Los pequeños frascos de vidrio seguro que ayudan a alargar la vida útil.

EXTRACCIÓN CON CO₂

La extracción con CO₂ aprovecha las moléculas deseadas de las plantas de cannabis utilizando dióxido de carbono supercrítico. El CO₂ normalmente se comporta como un gas o como un sólido, pero puede convertirse en un estado líquido si se lleva a su temperatura y presión críticas. El CO₂ supercrítico es extremadamente eficiente en la extracción de cannabinoides, terpenos y prácticamente cualquier cosa. La sustancia puede pasar a través de la materia vegetal debido a sus propiedades de gas, y disuelve los componentes gracias a sus rasgos de líquido.

Una técnica tan efectiva y avanzada tiene un precio. La extracción con CO₂ es, definitivamente, la opción más compleja y más cara. Es una inversión excelente para productores a gran escala, pero poco realista para el consumidor medio de CBD.

¿CUÁL ES EL MEJOR MÉTODO DE EXTRACCIÓN?

Esta pregunta tiene muchos factores, y depende de a qué cosas tenemos acceso cuando hacemos nuestros propios extractos en casa. Sin embargo, como consumidor, la extracción con CO₂ parece ser la mejor opción y produce productos con CBD de primera calidad. La capacidad de este método para extraer componentes activos sin dejar ningún residuo dañino no tiene comparación. Este método crea un aceite de espectro completo limpio y seguro, rico en CBD y terpenos beneficiosos.

Si quieres productos con CBD hechos con tecnología de extracción con CO₂ de última generación, los que ofrece Cibdol son el camino a seguir. Después de crear una pasta cruda con extracción con CO₂, Cibdol hace un esfuerzo adicional y lo enriquece con terpenos añadidos y aceite de oliva de primera calidad, aceite de semilla de cáñamo o aceite de semilla de comino negro.