Cómo comprobar la calidad de tu cannabis


Cómo comprobar la calidad de tu cannabis

Probablemente no exista una ciencia exacta para describir cómo seleccionar el mejor cannabis, básicamente porque depende en gran medida de las preferencias personales de cada uno. Sin embargo, hay una serie de aspectos a valorar cuando compras tu hierba.

Es algo muy similar a escoger la fruta y verdura más atractiva en el supermercado, o quizás aún más parecido a elegir las mejores flores en la floristería de tu barrio.

Tendrás que escoger los cogollos que más te atraigan, con los colores y olores que más te gusten. También tendrás que vigilar aspectos negativos que pueden afectar a tu cannabis, como el moho, la despigmentación o incluso la presencia de insectos.

EL ASPECTO

Lo primero que podrás comprobar, especialmente si vas a pagar al peso, es la existencia de semillas o tallos en el producto. Las semillas provocan un sabor y olor desagradable cuando se queman y los tallos pueden hacer agujeros en tu papel de liar.

Separarlos cuando picas tu hierba también puede ser una pesadilla. Pero sobre todo, añaden un peso que pierdes en cogollos potentes y por el que en realidad estás pagando.

La despigmentación también es importante. Sin duda, todos buscamos cogollos verdes, el marrón no es una buena señal. Podría haber otras tonalidades, que pueden ir de violetas a rojas, pasando por naranjas, pero el color principal debería ser siempre el verde.

Además del color de los cogollos, también es importante analizar el aspecto de los cristales de THC en los tricomas. Ahí es donde se concentra principalmente el THC, así que puede que los tricomas sean el mejor indicador de la calidad del cannabis. Cuantos más veas, probablemente mejor sea la hierba.

Lo ideal es que estos cristales sean blanquecinos y no transparentes, porque significaría que aún no están completamente desarrollados. De hecho, cuando todavía quedan muchos tricomas transparentes, el efecto no será tan potente como el que te ofrecerán los cristales lechosos más maduros.

COGOLLOS PEGAJOSOS

COGOLLOS PEGAJOSOS

Los cristales de THC deberían sentirse pegajosos al tacto, porque los tricomas blanquecinos actuarán como una resina. Así que si los cogollos están pegajosos y no secos, cuando se despedazan o abren, tendrás un buen indicador de un cannabis de gran calidad.

Los cogollos que se resquebrajan con demasiada facilidad y se convierten en polvo probablemente sean de peor calidad o se han secado en exceso.

EL OLOR

En cuanto rompes un cogollo o abres la bolsa, el olor debería ser inmediato. De hecho, deberías olerlo nada más entrar en la habitación. Un buen olor es el principal indicador de la calidad que tendrá el cannabis. Las variedades con los mejores olores suelen ofrecer los efectos más intensos, por no hablar de las sensaciones al fumarlos.

Si los cogollos tienen aromas cítricos, afrutados, a pino o incluso a combustible, es una buena señal de que tendrá una buena gama de sabores y un efecto potente. Los cogollos incluso podrían desprender olores terrosos o algún tipo de esencia corporal, pero si te resultan agradables, seguramente sea hierba de buena calidad.

Un buen olor es el principal indicador de la calidad que tendrá el cannabis.

Si los cogollos no huelen a nada, más que a hierba recién cortada, paja o incluso a moho, obviamente estarás ante un cannabis de baja calidad, así que sería mejor evitar ese tipo de material.

El cannabis que huele a moho, probablemente ya estuviese infectado desde que se cultivaba, o fue secado de manera incorrecta y ahora se ha empezado a descomponer. Si no huele a nada o a hierba seca, probablemente sea viejo o no se ha curado adecuadamente antes de empaquetarlo.

LA DENSIDAD

Los cogollos se deberían separar de las ramas con facilidad, simplemente con tus dedos. Si los cogollos resultan esponjosos y se compactan al apretarlos con los dedos, quizás no se hayan secado correctamente y no hayan alcanzado todo su potencial.

La hierba también podría estar muy compacta por el empaquetado durante el proceso de transporte. Esto también afecta al sabor, y lo que quizás sea peor, a su facilidad para fumarla. Podría ser muy difícil picarla para liarse un porro o no quemar correctamente. Así que será más complicado hacerte un canuto y tendrás que estar encendiéndolo constantemente.

EL NIVEL DE HUMEDAD

El nivel de humedad de los cogollos también es muy importante, porque la hierba poco seca puede tener varios efectos negativos sobre la calidad del cannabis. El sabor se verá perjudicado, así como los efectos al fumarla. Los cogollos incluso podrían empezar a pudrirse o dar lugar a moho en la bolsa si no se seca correctamente antes de envasarla.

Otro efecto negativo de un nivel de humedad elevado es el precio. Si pagas por gramo, estarás pagando por un peso que en realidad se tendrá que evaporar antes de que el producto esté listo para su consumo. Esto significa que tardarás más en poder disfrutar de tu hierba y terminarás teniendo una cantidad inferior a la que has pagado.

EL SABOR

El sabor

Uno de los últimos indicadores de la calidad de la hierba es el sabor que ofrece al fumarla o vaporizarla. Si los cogollos desprenden una gran combinación de sabores diferentes, sin resultar fuerte para la garganta ni hacerte toser, tendrás una hierba de buena calidad.

El olor y el tacto te dan una idea del grado de calidad de una hierba, pero si tienes la oportunidad de probarla antes, sin duda estarás mucho más seguro de lo que estás comprando.

CONCLUSIÓN

Incluso con todos estos factores, los estándares de calidad pueden variar muchísimo en función de la ubicación geográfica donde estás intentando adquirir cannabis. Las leyes locales, el clima o la época del año, pueden limitar o ayudar al cultivador de cada región. Y tu experiencia personal en cuanto a efectos también podría verse afectada.

Ver una gran cantidad de cristales de THC en los tricomas puede indicar que esa variedad concreta de cannabis ofrece una gran concentración de cannabinoides y, por tanto, efectos potentes. Sin embargo, el efecto podría no ser el deseado.

Si buscas una hierba que te relaje y acabas experimentando un subidón estimulante, quizás no quedes satisfecho con tu compra.

El perfil organoléptico también podría no ser de tu agrado, así que escoge únicamente hierba que te huela bien y que ofrezca los efectos deseados. El precio y la cantidad también son factores importantes a tener en cuenta cuando se selecciona una variedad.

La forma más efectiva y avanzada de decidir qué cepas o especies de hierba comprar, es analizar los resultados de laboratorios independientes y fiables. Estos análisis pueden ayudarte a hacerte una idea y comprender mejor las diferentes propiedades de cada variedad y qué tipo de efectos y perfiles de sabor tienen.