La temperatura ideal para cultivar marihuana


La temperatura ideal para cultivar marihuana

Como cultivador, obtener la temperatura adecuada en tu cuarto de cultivo es extremadamente importante, ya que afecta la capacidad de las plantas para realizar la fotosíntesis y crecer.

La fotosíntesis se compone de una serie de procesos, que pueden ser tanto dependientes como independientes de la luz. La temperatura afecta al proceso de la fotosíntesis que no depende de la luz, ya sea aumentando o disminuyendo la tasa de fotosíntesis.

Las reacciones fotosintéticas independientes de la luz tienen lugar en el estroma - el fluido que rodea la grana (acumulaciones de tilacoides) en los cloroplastos. Estas reacciones son catalizadas por enzimas específicas, que funcionan mejor a ciertas temperaturas. Por lo tanto, las plantas que crecen a temperaturas ideales realizaran la fotosíntesis más rápidamente que las plantas que crecen a temperaturas demasiado altas/bajas.

En general, las plantas de marihuana crecen mejor a temperaturas entre 20-30°C (70-85°F) durante el día. Los cultivadores suelen estar de acuerdo en que la temperatura ideal es de alrededor de 25°C (o aproximadamente 75°F). Por la noche, a las plantas de marihuana les gustan las temperaturas ligeramente más frías, de unos 18°C (64°F).

Durante la formación de cogollos, las variedades de dominancia sativa suelen tolerar temperaturas más cálidas y niveles de humedad más elevados que las cepas índicas, lo que en ocasiones las convierte en una buena opción para el cultivo interior durante los meses de verano, cuando pueden subir las temperaturas.

¿QUÉ PASA CUANDO LA TEMPERATURA ES DEMASIADO ELEVADA?

Generalmente, las altas temperaturas son menos preocupantes que las bajas temperaturas, ya que las plantas de marihuana no suelen morir por exceso de calor. Sin embargo, las temperaturas superiores a 30°C harán que tus plantas crezcan más lentamente, ya que las enzimas implicadas en la fotosíntesis no pueden funcionar correctamente.

Además de retrasar el crecimiento, el calor también atrae plagas y enfermedades. Los ácaros araña y el mildiu, por ejemplo, tienden a prosperar en ambientes calurosos.

El calor también provoca que el agua de la tierra de las plantas se evapore más rápidamente. No solo tendrás que regar con mayor frecuencia, sino que además las plantas podrían tener dificultades para absorber los nutrientes del suelo. Esto podría derivar en una quema de nutrientes, causando daños a las raíces y el follaje de las plantas.

Además, recuerda que las altas temperaturas combinadas con la humedad elevada pueden exponer tus plantas a toda una serie de problemas adicionales. Las plantas que crecen en condiciones cálidas y húmedas, sin suficiente circulación de aire, pueden desarrollar moho o podredumbre del cogollo. Esto causa mucho estrés a las plantas y básicamente destruye los cogollos, a los que has dedicado tanto esfuerzo durante toda la temporada.

¿QUÉ PASA CUANDO LA TEMPERATURA ES DEMASIADO FRÍA?

Las bajas temperaturas pueden ser tan perjudiciales para un cultivo de marihuana como las elevadas. Pero, a diferencia de las temperaturas cálidas, el frío extremo puede afectar seriamente a las plantas o incluso matarlas por completo.

Como regla general, en el cultivo de cannabis deberían evitarse las temperaturas inferiores a 15°C (59°F). A estas temperaturas, las plantas de marihuana tendrán dificultades para crecer y con el tiempo morirán.

Recuerda que el frío puede reducir la tasa fotosintética de una planta del mismo modo que el calor. Las enzimas responsables de las reacciones independientes de la luz de este proceso son menos activas a bajas temperaturas, lo que significa que las plantas crecerán a un ritmo mucho más lento.

Las temperaturas más bajas también pueden crear el ambiente ideal para la formación de moho. Algunos mohos prefieren los ambientes fríos y húmedos, así que cuando la temperatura desciende por debajo de un rango aceptable, estos hongos pueden formarse en las raíces, hojas o cogollos de tus plantas.

De nuevo, ten en cuenta que la mayoría de plantas de marihuana prefieren temperaturas ligeramente más frías durante la noche (aproximadamente 18°C). Cuando se cultivan a temperaturas más bajas, algunas plantas también pueden desarrollar unos preciosos tonos púrpuras o azules, produciendo una cosecha de cogollos espectaculares. Pero esta capacidad de desarrollar tonos púrpuras o azules depende enormemente de la genética, y suele producirse más en las variedades índica, como las cepas nativas de las regiones montañosas (como el Hindu Kush).

BUSCANDO LA TEMPERATURA IDEAL PARA TU CUARTO DE CULTIVO

Como hemos mencionamos anteriormente, la temperatura ideal para cultivar marihuana ronda los 25°C. Pero recuerda que esto puede variar ligeramente de una planta a otra. Cuando cultives una planta nueva, puedes jugar un poco con las configuraciones de temperatura de tu habitación de cultivo y ver cómo afecta a tus plantas. Te sorprenderá la variabilidad que hay en el mundo del cultivo de cannabis.