Usar algas como suplemento


Usar algas como suplemento

Las algas marinas contienen todos los nutrientes vegetales primarios y secundarios y todos los oligoelementos esenciales como el ácido algínico, auxinas, giberelinas y antibióticos. Esto aplica a todo tipo de algas marinas, ya sean secas, en forma de harinas o de extractos líquidos. Fresca y picada en la comida, las algas también contienen vitaminas A y C, así como los grupos de vitaminas K y E.

Los extractos líquidos, sin embargo, no contienen estas vitaminas. Las algas, cuando se aplican, empezarán a descomponerse en aproximadamente una semana. El proceso de descomposición del alga eliminará en un primer momento algo de nitrógeno del suelo, pero luego lo volverá a liberar y finalmente aumentará su concentración.

VENTAJAS DE LAS ALGAS MARINAS

Las algas mantienen el terreno húmedo a nivel superficial, ahorrándote agua y esfuerzos al no tener que regar con tanta frecuencia. Repelen las babosas, las plagas y no contienen semillas de hierbas no deseadas. Obviamente no hablamos de cannabis, nos referimos a las malas hierbas, como la cola de caballo, que puede convertirse en una pesadilla para erradicarla de tu plantación.

Las algas también eliminan la necesidad de arrancar las hierbas invasoras, porque cubren el suelo y no les permiten brotar hacia arriba. Ten esto en cuenta cuando utilices algas si estás germinando tus plantas de marihuana. No las tapes con algas porque estarías impidiendo que brotasen en busca de la luz.

Las algas marinas también potencian el metabolismo de tus plantas, ya sea cuando se añaden en el sustrato o cuando se aplican en forma de espray solar.

Enriquecen el terreno con oligoelementos y lo descomponen dándole una consistencia más suelta. Esta textura más ligera facilita el desarrollo de las raíces de las plantas para que encuentren los nutrientes que necesitan.

RECOGER ALGAS

Al recolectar algas, busca en el medio de la playa, ya que estarán más secas y tendrán menos insectos. Intenta no llevarte más de la tercera parte de las algas de cada montón y ve recogiendo en diferentes puntos. Así te asegurarás de dejar algas suficientes para que con el paso del tiempo la naturaleza reponga lo que has cogido.

Busca algas desmenuzadas, ya que serán más fáciles de llevar que grandes bultos, que suelen ser pesados y resbaladizos. La mejor forma de transportar las algas recolectadas es utilizar mallas de plástico como las de las naranjas, ya que los agujeros permitirán que se escurran y serán más fáciles de agarrar, incluso con las manos mojadas.

ADMINISTRAR LAS ALGAS

Aplica las algas recogidas en la playa al terreno tan pronto como puedas, porque empezarán a descomponerse rápidamente, dejando espacios libres entre los tallos de las plantas.

Repite el proceso una vez a la semana, porque la mayor parte de las algas habrán mermado y empezado el proceso de descomposición. Si te preocupa que la sal afecte a tu cultivo o la calidad del suelo, puedes lavar las algas con una manguera en el jardín antes de esparcirlas por tu plantación.