Cultivar cannabis en sistemas aeropónicos


Cultivar cannabis en sistemas aeropónicos

El cultivo de cannabis en sistemas aeropónicos produce plantas sanas y robustas. En la actualidad, existen varias formas de cultivar marihuana; decenas de sistemas hidro con distintas funcionalidades, diferentes mezclas de suelo, etc. Pero, ¿qué son los sistemas aeropónicos? Veámoslo.

Un sistema aeropónico es parecido a uno hidropónico, es decir, se basa en un medio sin tierra. Aunque, en la aeroponía, las raíces reciben el agua en forma de vapor o gotas minúsculas, en vez de sumergirse en ella. El agua rica en nutrientes se pulveriza directamente sobre las raíces, lo que permite que todo el sistema radicular reciba lo que necesita.

AEROPONÍA DE ALTA CALIDAD

Hay muchos sistemas aeropónicos para elegir. Los de mejor calidad tienen dos depósitos, uno para pulverizar las raíces y otro para recoger el exceso de agua; esto permite pulverizar con agua fresca, proporcionado un mayor nivel de control.

La aeroponía de alta calidad incluye bombas de alta presión y boquillas rociadoras especiales, que juntas crean una niebla con gotitas invisibles a simple vista. Estas bombas crean gotas de un tamaño inferior a 50 micrones, lo que permite cubrir una zona más amplia de microbios, que a su vez se traduce en mayores rendimientos.

La aeroponía de calidad cuenta con excelentes materiales y diseños que permiten que las raíces obtengan una cantidad uniforme de agua. Además, un buen diseño no deja escapar el agua por los laterales, lo que supondría un desperdicio de agua y nutrientes, y elevaría la humedad del cuarto de cultivo.

AEROPONÍA DE BAJA CALIDAD

La aeroponía de calidad inferior, o casera, suele generar gotas ligeramente más grandes, y no hay una separación bien establecida entre los depósitos. Por lo general, el agua proviene de un sólo depósito, lo que presenta ciertos problemas. El pH de los nutrientes podría no estar equilibrado, y es difícil controlar lo que ocurre en las raíces.

Si no hay una separación entre la zona de la raíz y la del agua, las raíces podrían crecer sobre el propio sistema aeropónico y estropear su funcionamiento.

ASPECTOS A TENER EN CUENTA

Antes de adquirir tu sistema aeropónico para cultivar marihuana de calidad, tendrás que tener en cuenta lo siguiente: La aeroponía se suele recomendar para cultivadores profesionales con mucha experiencia, porque las cosas podrían ir mal de forma muy rápida. Si hay un apagón y las raíces no reciben agua, se secarán relativamente pronto; todo el sistema radicular podría morir durante la noche, por lo que es imprescindible que el sistema aeropónico funcione las 24 horas del día, y tener energía almacenada en caso de emergencia.

Un buen temporizador y sistema de cableado permite sincronizar la pulverización a la perfección, evitando toda irregularidad no deseada.

Si el vapor no se rocía de forma constante, se debe programar un temporizador para cada dos segundos, con lo que las raíces obtendrán montones de oxígeno, cosa que les encanta. Esa es la ventaja de la aeroponía, que las raíces reciben la mayor cantidad de oxígeno posible.

Los depósitos no deben ser transparentes, para que no penetre la luz y así evitar que se formen algas que podrían bloquear las boquillas rociadoras.

La temperatura de las raíces no debe superar los 23°C. La temperatura perfecta para la raíz es de 18-20°C. También se puede adquirir un refrigerador de agua, que es bastante caro. Aunque, si se tienen en cuenta los enormes rendimientos que produce la aeroponía, podría merecer la pena.

Las luces LED o CFL se recomiendan para la aeroponía. Las lámparas HPS funcionan bien, siempre que el calor esté bajo control.

Si hace calor en el cuarto de cultivo y te preocupa la temperatura del agua, los depósitos de color blanco reflejan la luz del exterior, haciendo que el agua esté ligeramente más fresca.

Lo siguiente es de suma importancia: Las plantas de cannabis cultivadas en sistemas aeropónicos son gigantescas. Al no estar sus raíces estabilizadas por ningún medio, tendrás que asegurarte de tener un buen sistema de apoyo. Los métodos ScrOG son los mejores.

La marihuana cultivada con aeroponía es muy sensible a los niveles de pH, por lo que se deben tener unos medidores profesionales para medir exactamente lo que se rocía sobre las raíces.

CONCLUSIÓN: ¡LA MARIHUANA ESTÁ EN EL AIRE!

La aeroponía es perfecta para potenciar el cultivo de cannabis. Deberás investigar por ti mismo y controlar tu cultivo. ¡Pruébalo! Sus rendimientos son enormes y las plantas crecen más rápido que en hidro, siempre que todo esté bajo control. ¡Buena suerte!