Cómo incorporar el CO2 en tu cultivo interior de cannabis


Cómo incorporar el CO2 en tu cultivo interior de cannabis

El cultivo interior de cannabis puede ser todo un reto, y los cultivadores siempre están buscando nuevas y mejores formas de sacar el máximo partido a sus plantas.

En este artículo veremos cómo utilizar CO₂ para aumentar el rendimiento interior del cannabis. Para leer más artículos como este y conocer las últimas noticias relacionadas con el mundo de la marihuana, acuérdate de añadir nuestro sitio a favoritos y visítalo de forma habitual.

¿CÓMO UTILIZAN LAS PLANTAS EL CO₂?

Antes de que ver cómo aumentar el nivel de CO₂ en tu cuarto de cultivo, hay que entender cómo utilizan las plantas el CO₂.

El dióxido de carbono es un gas incoloro e inodoro, vital para la vida en la tierra; es especialmente importante para el crecimiento de las plantas, ya que desempeña un papel central en la fotosíntesis.

Las plantas absorben el CO₂ del medio ambiente a través de los estomas (unos diminutos poros que tienen en la epidermis). Durante la fotosíntesis, las plantas utilizan una combinación de dióxido de carbono y energía del sol (u otra fuente de luz) para producir azúcar y oxígeno.

Si bien el oxígeno vuelve a liberarse en la atmósfera, la planta usa el azúcar para impulsar su crecimiento. Por lo tanto, si aumenta la cantidad de CO₂ de la atmósfera, se incrementa la tasa de crecimiento de las plantas y a la vez sus rendimientos.

ASPECTOS RELEVANTES ANTES DE EMPEZAR

La incorporación de CO₂ en un cultivo interior de cannabis es un procedimiento relativamente complejo que requiere de un equipo especializado. Por ello, aconsejamos abstenerse de experimentar con el CO₂ hasta que se tenga más experiencia como cultivador.

Si deseas aumentar el rendimiento de tus plantas, hay otros métodos más sencillos que quizás quieras probar en vez de añadir CO₂ a tu cuarto de cultivo.

Lo primero y más importante es asegurarse de cultivar unas plantas sanas antes de llevar a cabo cualquier tipo de técnica avanzada de cultivo. Echa un vistazo a nuestros otros artículos sobre el cultivo y comienza a desarrollar tus habilidades de cultivador para aumentar tus conocimientos sobre el cannabis y cómo lograr que tus plantas rindan más.

También deberás asegurarte de invertir en un espacio de cultivo profesional antes de adquirir un kit de CO₂. Este espacio deberá ser seguro y estar sellado de antemano, con el fin de evitar que el CO₂ se escape, y también tendrás que contar con un buen sistema de iluminación y ventilación, así como con excelentes nutrientes y variedades decentes de marihuana.

CÓMO AÑADIR CO₂ AL CULTIVO DE MARIHUANA

Una vez que tengas experiencia y un entorno de cultivo profesional, estarás listo para aumentar tus rendimientos con CO₂.

Recuerda: para obtener los mejores resultados deberás invertir en un kit de calidad que te permita medir las ppm (partes por millón) de CO₂ que hay en el área de cultivo. Sin una idea exacta de cuánto CO₂ hay en la atmósfera, es prácticamente imposible saber si las plantas reciben la cantidad correcta.

El nivel medio de CO₂ de la atmósfera es de unas 400ppm; el nivel ideal para aumentar los rendimientos de las plantas de cannabis es de aproximadamente 1.200-2.000ppm. Varios estudios demuestran que los niveles de CO₂ de hasta 10.000ppm pueden aumentar de forma significativa el crecimiento de la planta. Sin embargo, el manejo de un espacio de cultivo con una alta concentración de CO₂ es difícil, ya que los niveles superiores a 3.000ppm son peligrosos para el ser humano, y alrededor de las 5.000ppm, son letales.

Las dos formas más utilizadas de introducir CO₂ en el cuarto de cultivo implican el uso de un generador o un tanque de CO₂ (que veremos con más detalle a continuación).

Lo ideal es que el CO₂ penetre en el área desde arriba. Este gas es más pesado que el oxígeno, por lo que descenderá hasta el suelo. También deberás utilizar ventiladores o un sistema de ventilación para asegurarte de que el CO₂ se reparta de manera uniforme por toda la habitación.

Acuérdate de introducir el CO₂ de forma gradual y de comprobar la reacción de tus plantas. También deberás aumentar la luz y la temperatura (a unos 29-32°C), o tus plantas sufrirán daños.

El CO₂ siempre debe añadirse con las luces encendidas y en mitad de la fotosíntesis.

Las dos formas más comunes de añadir CO₂ a un cultivo de cannabis son con un generador y con un tanque de CO₂.

Generadores de CO₂: Los generadores de CO₂ tienen un aspecto parecido a las estufas de exterior y queman gas propano u otros gases naturales para producir dióxido de carbono. Hay que tener en cuenta que producen calor, que podría ser difícil de regular, sobre todo en áreas pequeñas.

Tanques de CO₂: Los tanques de CO₂ contienen dióxido de carbono comprimido que se puede liberar fácilmente en la atmósfera. Son ideales para cultivos pequeños o cultivadores que no desean producir su propio CO₂ con un generador.

Para obtener los mejores resultados de tu CO₂, tendrás que asegurarte de poder medir con facilidad y precisión el nivel de dióxido de carbono de tu zona de cultivo.

La manera más fácil de hacerlo es invirtiendo en un medidor de CO₂, cuyos modelos básicos tienen un precio de a partir de €110.

El cultivo interior es cada vez más popular debido a toda una serie de razones, como legales y de espacio. Independientemente del motivo, si deseas maximizar el potencial de tus plantas, te recomendamos que experimentes con el nivel de CO₂.