Cómo garantizar un flujo de aire fresco para tus plantas de cannabis


Cómo garantizar un flujo de aire fresco para tus plantas de cannabis

Hay muchos factores que afectan al desarrollo de las plantas de cannabis. Los aspectos que más suelen preocupar al cultivador son la luz, la humedad y la fertilización.

Sin embargo, un factor que a menudo pasa desapercibido y que puede tener un gran impacto en tu cosecha final es la circulación de aire.

En este artículo, analizaremos la importancia de aportar aire fresco a tus plantas de cannabis. Además, también te ofreceremos unos sencillos consejos para crear un buen flujo de aire en tu espacio de cultivo.

CÓMO USAN EL OXÍGENO LAS PLANTAS

Al igual que los humanos, las plantas necesitan oxígeno para sobrevivir.

Durante el día, las plantas absorben dióxido de carbono del ambiente, agua de las raíces y energía del sol para producir azúcar, una fuente de energía que luego pueden consumir y almacenar. Este proceso se denomina fotosíntesis.

Siempre que una planta no disponga de luz solar suficiente consumirá el azúcar que ha almacenado para mantenerse con vida. Sin embargo, para descomponer ese azúcar en una fuente de energía útil, también necesitará consumir oxígeno.

Aunque las plantas producen oxígeno de forma natural cuando hacen la fotosíntesis, también utilizan oxígeno adicional del entorno para ayudar a desarrollar zonas donde no produce la fotosíntesis (como sus sistemas radiculares). Este proceso se conoce como respiración.

LA IMPORTANCIA DEL AIRE FRESCO

Para que tus plantas se desarrollen a su potencial máximo, es vital que tengan acceso constante a un flujo de aire fresco y rico en oxígeno.

El aire fresco suele contener entre 300 y 500 partes por millón de dióxido de carbono. Las condiciones óptimas para las plantas de cannabis están en torno a 1.000-1.400 partes por millón.

Ahora bien, en entornos de cultivo al aire libre, esto no suele suponer un problema, el aire está en circulación constante. Sin embargo, en un entorno de interior, todo puede ser un poco más complicado, especialmente si estás cultivando muchas plantas en un espacio limitado.

Aquí es donde la circulación de aire entra en juego.

Para asegurar que existe aire fresco y rico en oxígeno en tu área de cultivo, nuestra recomendación es invertir en un sistema de ventilación decente que retire el aire viejo del ambiente y aporte aire fresco del exterior.

Los sistemas de ventilación pueden ser tan sencillos como unos ventiladores colocados estratégicamente o tan sofisticados como un sistema de extracción. La opción que escojas dependerá de tus preferencias, presupuesto y del nivel de discreción que quieras (o necesites) mantener en tu plantación. Analizaremos estos diferentes sistemas con mayor profundidad un poco más adelante en este artículo.

LA IMPORTANCIA DE LA CIRCULACIÓN DE AIRE

LA IMPORTANCIA DE LA CIRCULACIÓN DE AIRE

La circulación de aire es una forma segura de garantizar que tus plantas de cannabis tienen acceso a oxígeno en abundancia. Sin embargo, no se trata de la única razón por la que es tan importante.

En primer lugar, una circulación adecuada es extremadamente importante para minimizar el riesgo de podredumbre en los cogollos y otros problemas.

Cuando las plantas respiran, producen agua que suele acumularse en las hojas y en los cogollos. El exceso de humedad es una de las causas principales que provoca hongos en los cogollos y otras enfermedades como mohos y mildiú.

Un flujo de aire apropiado alrededor de tus plantas ayuda a retirar humedad, reduciendo así el riesgo de encontrarte con estos problemas.

La circulación de aire también contribuye a proteger tus plantas frente a plagas como ácaros y mosquitos. Estas plagas no suelen sobrevivir en zonas bien ventiladas y generalmente buscan ambientes con aire estancado.

Además, el flujo de aire también ayudará a secar la capa superior del sustrato de tus plantas, lo cual dificulta que algunos insectos como las mosquitas de los hongos puedan criar.

Al disponer de una buena circulación de aire en tu cultivo, también conseguirás controlar mejor la humedad y la temperatura por todo el espacio de cultivo. Esto puede ser especialmente importante en operaciones de cultivo más grandes, ya que entornos cargados pueden convertirse en un ambiente cálido y húmedo que afectaría al desarrollo de todas las plantas.

Por último, exponer tus plantas a un flujo de aire constante también les permite fortalecer sus tallos, algo que resulta útil cuando empiezan la floración y tienen que cargar con el peso de sus cogollos.

CÓMO APORTAR AIRE FRESCO A TUS PLANTAS DE CANNABIS

VENTILADORES

Los ventiladores son una forma sencilla y relativamente asequible de mantener el aire en movimiento en torno a tu cultivo.

Lo ideal sería mantener el flujo de aire por encima y por debajo de las copas de tus plantas. Por lo tanto, nuestro consejo es ubicar un ventilador más alto y otro más bajo.

También recomendamos usar ventiladores oscilantes, ya que son bastante eficientes y pueden producir una brisa agradable y uniforme a lo largo de una zona relativamente ancha, sin soplar demasiado hacia ninguna planta en concreto.

Una vez hayas instalado tus ventiladores, asegúrate de comprobar que la brisa sea constante por toda la zona de cultivo. Además, vigila la posible aparición de hojas quemadas por el viento, que se enrollan y curvan hacia abajo.

SISTEMAS EXTRACTORES

Los sistemas de extracción son mucho más sofisticados que un simple ventilador, pero también son mucho más caros de instalar y mantener. Sin embargo, permiten evacuar el aire viejo y estancado de tu cuarto de cultivo y que tus plantas crezcan a su pleno potencial.

Los extractores se suelen situar por encima de las copas de las plantas, ya que el aire caliente se eleva a la parte superior del cuarto. Muchas luces de cultivo también vienen con extensiones para extracción, permitiéndote sujetar el conducto de extracción junto a la instalación de tu luz.

La idea es simple, mientras los ventiladores ayudan a la circulación del aire fresco por tu espacio de cultivo, el extractor retira el aire antiguo.

Sin embargo, instalar estos sistemas es mucho más complicado y requiere de un buen conocimiento del flujo de aire en tu espacio de cultivo. También necesitarás calcular la potencia de tu extractor, especialmente si tienes una plantación importante, entre muchos otros factores.