¿Qué es la marihuana feminizada?


¿Qué es la marihuana feminizada?

Existen muchos términos en torno a la marihuana que pueden resultar confusos. Uno de los más habituales e importantes es "feminizada". La creación de semillas exclusivamente hembras ha cambiado para siempre la escena del cultivo de cannabis, y son imprescindibles para los novatos. Descubre por qué son tan maravillosas y cómo se producen.

El cultivo de marihuana es una actividad gratificante, pero puede resultar muy frustrante cuando la mitad de tus plantas resultan ser macho, ya que más adelante polinizarán a las hembra y arruinarán la cosecha. ¿Cómo puedes garantizar una buena producción de cogollos sin polinizar? Utilizando semillas feminizadas.

Hace mucho que terminó la época en la que no había más remedio que aceptar unos cogollos llenos de semillas, o vigilar todas tus plantas para deshacerte de las macho en cuanto desarrollaban los primeros sacos de polen. Sigue leyendo para descubrir por qué son tan populares las semillas feminizadas, y cómo se obtienen.

¿Qué son las semillas de marihuana feminizadas?

¿qué es la marihuana feminizada?

Las semillas feminizadas son, como indica su nombre, semillas que se han modificado hasta el punto en el que (casi) garantizan la obtención de plantas exclusivamente hembras. Solo 1 de cada 1000 semillas feminizadas produce plantas masculinas. ¿Por qué debería usar semillas feminizadas?, te preguntarás. Porque las plantas hembra son las únicas capaces de desarrollar los cogollos ricos en THC y CBD que tanto nos gustan.

Las plantas macho, por otro lado, producen sacos de polen que, además de no contener muchos cannabinoides, representan una amenaza para la producción de las plantas hembra en caso de que las polinicen. Una planta hembra polinizada concentrará toda su energía en producir semillas en lugar de cogollos de calidad. Sin embargo, las plantas de marihuana feminizadas no producen semillas (salvo que se polinicen de forma intencionada).

Las plantas regulares, que ofrecen una probabilidad más o menos igual de producir plantas masculinas o femeninas, son muy útiles para quienes quieran crear sus propias variedades. Pero, para el cultivador medio, la amenaza de la polinización es un obstáculo.

Las semillas de marihuana feminizadas pueden ser fotoperiódicas o autoflorecientes. Y lo mismo ocurre con las semillas regulares. La diferencia está en el sexo de la planta, y no en su respuesta al ciclo de iluminación.

¿Es posible que las semillas feminizadas se conviertan en hermafroditas?

Sí. Sin embargo, a menos que esté sometida a una gran cantidad de estrés, es muy poco probable que una planta hembra se vuelva hermafrodita. El hermafroditismo del cannabis es una adaptación extraordinaria, en respuesta al estrés y los ambientes inhóspitos, en la que las plantas desarrollan órganos sexuales masculinos y femeninos para poder polinizarse a sí mismas y continuar perpetuando la especie.

¿Por qué deberías cultivar semillas de marihuana feminizadas?

¿es posible que las semillas feminizadas se conviertan en hermafroditas?

Salvo que quieras crear tus propias cepas, las semillas feminizadas son las más adecuadas para el cultivo casero, especialmente para los cultivadores novatos.

Utilizar semillas feminizadas en lugar de regulares ofrece dos ventajas principales.

No existe riesgo de polinización

Como ya hemos mencionado, las plantas hembra polinizadas producen cosechas mucho más escasas y menos potentes que las no polinizadas. El motivo por el que las plantas sin polinizar continúan desarrollando cogollos es porque cuanto mayor sea su superficie, más probabilidades tendrán de atrapar el polen arrastrado por el viento.

Los pelos naranjas que cubren los cogollos son los órganos sexuales femeninos de la planta. Se llaman pistilos o estigmas, y atrapan el polen de las plantas macho.

Una vez polinizadas, las plantas hembra no tendrán necesidad de desarrollar cogollos, y en su lugar concentrarán toda su energía y recursos en producir semillas para crear la siguiente generación de plantas de marihuana.

¿No es maravilloso? Pues sí. Pero no si buscas cosechas de la mejor calidad.

Cosechas abundantes de cogollos ricos en THC

Si cultivas semillas regulares, lo más probable es que la mitad produzcan plantas macho. Estas plantas no solo son una amenaza para la producción de tus plantas hembra, sino que además serán prácticamente inservibles para tus fines. Así que, si vas a cultivar 10 plantas de marihuana, pero solo 5 de ellas son hembras, estarás desperdiciando tus semillas, tiempo y recursos.

Pero si usas semillas feminizadas, tendrás 10 plantas hembra.

¿Cómo se crean las semillas feminizadas?

Cosechas abundantes de cogollos ricos en thc

¿Qué tipo de brujería emplean los criadores para garantizar que las semillas sean feminizadas? Existen dos técnicas. Una utiliza plata coloidal ionizada, y la otra se conoce como rodelización. Aunque no se recomiendan para principiantes, estos métodos pueden tener éxito en los cultivos domésticos.

Plata coloidal

La utilización de plata coloidal es un proceso fascinante. Con esta técnica se suelen usar esquejes, aunque no es esencial.

Para llevar a cabo este proceso de feminización, se debe administrar un pulverizador foliar con 20ppm o más de plata coloidal a las plantas hembra durante 18-20 días seguidos. Esta solución de plata ionizada inhibe la producción de etileno, que es necesario para que las plantas desarrollen cogollos. Al ser incapaces de producir flores, estas plantas generarán sacos de polen. Y dado que las plantas hembra no tienen cromosomas masculinos, el polen producido será 100% femenino.

Rodelización

La rodelización es un método natural y sin sustancias químicas para desarrollar semillas feminizadas, pero es mucho menos efectivo que la plata coloidal.

Esta técnica convierte las plantas hembra en hermafroditas con el fin de que se polinicen a sí mismas. A veces, como ocurre con la plata coloidal, las plantas producirán semillas completamente feminizadas.

Sin embargo, este método presenta dos inconvenientes importantes. El polen hermafrodita es más débil, por lo que la polinización podría ser menos efectiva. Y las semillas obtenidas tendrán más probabilidades de producir plantas hermafroditas que las semillas de marihuana normales.

Además, la creación de plantas hermafroditas a lo largo de varias generaciones puede acabar consolidando unas características genéticas negativas. Es, básicamente, una reproducción endogámica de la planta consigo misma.

Las 3 mejores cepas de marihuana feminizada para principiantes

Rodelización

La mayoría de variedades están disponibles en forma de semillas feminizadas, por lo que hay, literalmente, miles para elegir. Sin embargo, esta elección puede ser tan intimidante como emocionante para cultivadores tanto novatos como expertos. Así que, aquí tienes tres cepas feminizadas destacadas para que vayas empezando.

Sherbet Queen

La Sherbet Queen es un híbrido de la Pink Panties y la Sunset Sherbet. Es una planta maravillosa con un contenido muy alto de THC y un efecto excelente a juego, además de ser deliciosa. Su sabor es ácido, afrutado y bastante adictivo. Es posible que su aroma atraiga a fumetas en varios kilómetros a la redonda, ¡así que prepárate para compartir!

Con un 85% de genética índica y un 15% sativa, te espera un colocón fuerte y relajante. La pequeña porción de genes sativa contribuye con un subidón cerebral y embriagador que hace que su efecto resulte un poco más interesante que el simple colocón físico. Con un 24% de THC, deberás tener cuidado, ya que es capaz de tumbar a cualquiera con poca experiencia.

En cuanto a su producción, si la cultivas en interior, podrás conseguir hasta 450-525g/m². Y al aire libre, ¡la friolera de 500g por planta! Esta planta tiene una floración interior de solo 7-9 semanas, mientras que en exterior está lista en octubre.

Purple Queen

Aficionados a los cogollos morados y las cepas Kush, ¡dejad de buscar! La Purple Queen es una variedad 100% índica y con genética Kush que produce unos deliciosos cogollos de color morado/rosa; un regalo para la vista y la mente.

La Purple Queen te lleva a un lugar de completa relajación corporal: un colocón clásico. Además, las cepas Kush son famosas por su abundante producción de resina, lo que la convierte en una candidata ideal para hacer hachís y concentrados.

Después de 8 semanas de floración interior o a finales de septiembre al aire libre, podrás cosechar 450-500g/m² y 700g por planta, respectivamente. Gracias a esta floración rápida, los cultivadores de zonas frías conseguirán unas cosechas generosas sin el riesgo de soportar lluvias fuertes y la consiguiente pudrición de los cogollos.

Si buscas un subidón cerebral, es posible que la Purple Queen no sea para ti. Pero si lo que quieres es disfrutar de un colocón fuerte y profundo que te suma en un estado de ensueño y hambre, no esperes más.

LSD

Ponerle a una cepa de marihuana el nombre de LSD significa que tiene el listón muy alto. Por suerte, no decepciona. Esta índica al 80%, creada a partir de la Original Skunk # 1 y una índica afgana auténtica, ofrece un viaje casi psicodélico.

Prepárate para experimentar un efecto edificante que altera la mente. Además de "psicodélica", otra palabra que describe muy bien la LSD es "eufórica". Si te gustan las fumadas que te transportan a otros sitios, esta hierba es ideal para ti.

Su efecto no solo es alucinante, sino que además la LSD es fácil de cultivar y muy productiva. Gracias a sus raíces índicas afganas, se adapta con facilidad a muchos entornos y florece sin problemas. Es una planta pequeña y tupida que produce alrededor de 500-600g/m² en interior, y proporcionalmente mucho más al aire libre. Después de cambiar la iluminación a un ciclo de 12/12, tardará unas 9 semanas en florecer. Y en exterior, estará lista a mediados de octubre. Debido a su genética, tolera muy bien los climas fríos.

Cultiva tus propias plantas de marihuana feminizadas

Lsd

Si estás leyendo esto, es probable que estés iniciándote en el cultivo de cannabis; ¡la etapa más emocionante! Y por eso te recomendamos que comiences con semillas feminizadas. Creadas por los mejores criadores, podrás disfrutar del fruto de su trabajo a la vez que perfeccionas tus habilidades como cultivador.

Al fin y al cabo, para la mayoría de la gente, lo más importante es cuidar de la plantación y cosechar los cogollos (con suerte, muy abundantes). Y las semillas feminizadas son la mejor forma de conseguirlo.