Cómo cultivar marihuana con un sistema DWC


Cómo cultivar marihuana con un sistema DWC

¿Quieres pasarte a la hidroponía pero necesitas ayuda? Aquí te proporcionamos instrucciones para hacer tu propio sistema DWC, y recomendaciones sobre las semillas más adecuadas para empezar. Si tienes tiempo libre, cultivar con el método DWC podría ser el hobby que necesitas.

El método de cultivo DWC es un proceso muy gratificante y sorprendentemente fácil. Aunque montarlo puede ser complejo, los costes son mínimos: poco más que para los cultivos tradicionales en suelo. A pesar de ser ligeramente más difícil que el cultivo en tierra, cualquiera que pruebe el DWC conseguirá unos cogollos súper potentes en muy poco tiempo.

¿Qué es un sistema Deep Water Culture (DWC)?

Un sistema de deep water culture (cultivo en aguas profundas) consiste en suspender las raíces de las plantas de marihuana (o de cualquier otra especie) en una solución altamente oxigenada y rica en nutrientes. Se considera la técnica de cultivo hidropónico más sencilla. A pesar de su simplicidad (es apta incluso para principiantes) es muy eficaz, y produce plantas con unas cosechas excepcionales.

Aunque se trata de un sistema bastante técnico que incluye partes móviles, el DWC es un método sencillo que produce una enorme recompensa.

¿Qué ventajas ofrece el DWC?

Cómo cultivar marihuana con un sistema dwc

Los sistemas DWC, y la hidroponía en general, ofrecen numerosos beneficios. Y esto no solo es aplicable al cannabis, sino también a muchas otras plantas. Las principales ventajas del método DWC son:

• Crecimiento acelerado: disfruta de tu abundante cosecha en tiempo récord.
• Son muy fáciles de utilizar, y un punto de partida ideal para iniciarse en la hidroponía
• Necesidad de mantenimiento moderada
• Menor riesgo de sufrir pudrición de la raíz y otras enfermedades
• Relativamente barato
• Fertilización sencilla y precisa

¿Qué inconvenientes presenta el método DWC?

Cómo cultivar marihuana con un sistema dwc

No todo va a ser perfecto. Existen muy buenas razones por las que muchos cultivadores de marihuana optan por un cultivo más tradicional en tierra.

• Se necesita agua con una temperatura concreta (20°C) difícil de mantener
• El agua requiere de una oxigenación constante; de lo contrario, las raíces pueden pudrirse y podrían aparecer algas
• Aunque la fertilización es muy sencilla, resulta difícil mantener un buen nivel de nutrientes; algo que es mucho más perjudicial para los sistemas hidropónicos.

Dicho esto, estos problemas se pueden evitar fácilmente con una gestión y un mantenimiento minuciosos. Pero, dado que el DWC es un método menos tolerante que el cultivo en suelo, cualquier problema será mucho más difícil de resolver después de que haya ocurrido.

En otras palabras, el DWC es un método adecuado para quienes tengan el tiempo y la energía necesarios.

¿Cuántas plantas de marihuana se pueden cultivar en un sistema DWC?

Cómo cultivar marihuana con un sistema dwc

Dependerá del tamaño de tu espacio y de cuánto dinero quieras invertir en él. Sin embargo, cuanto más grande sea, más probabilidades habrá de que salga mal. Así que, para empezar, confórmate con experimentar con un depósito individual que contenga una sola planta, y que esté impulsado por una sola bomba de aire. Cuando lo domines, podrás expandir tu imperio.

Cómo hacer un sistema DWC casero

Cómo cultivar marihuana con un sistema dwc

Siempre que tengas paciencia y cuidado, montar un sistema DWC casero no debería causarte demasiados problemas. Pero, como ya hemos mencionado, es una actividad que requiere de una atención constante. No se trata de echar unas cuantas semillas en una maceta y ver qué pasa unos meses después.

Para quienes prefieran las instrucciones visuales, este vídeo ofrece un resumen claro y conciso de cómo crear un sistema DWC.

¿Qué necesitas para montar un sistema DWC?

Para empezar a crear tu propio sistema DWC, necesitas varios utensilios esenciales. Nada caro o difícil de conseguir, por lo que no deberías tener ningún problema para hacerte con ellos.

En lo que respecta al cultivo de marihuana con el método DWC, lo mejor es germinar primero las semillas en tierra, y después trasladar las plántulas al sistema hidropónico. Esto es debido a que la germinación en sistemas DWC puede ser complicada. Los esquejes también son bastante difíciles de cultivar sin los conocimientos técnicos adecuados. Sin tierra a la que aferrarse, la planta podría tener muchos problemas para desarrollar sus raíces.

Para cultivar marihuana en un sistema DWC se necesita:

• Recipiente de almacenamiento o cubo
• Macetas de malla
• Bomba de aire con piedra difusora
• Fertilizantes líquidos para agua dura (A y B)
• Producto para reducir el pH
• Medidor de pH
• Vaso medidor
• Pipetas
• Sierra perforadora con eje
• Taladro
• Plántulas de marihuana

Pasos

Este método es bastante sencillo. Aun así, es importante realizar bien cada paso, ya que será mucho más difícil solucionar cualquier problema posterior que hacer las cosas bien en este momento.

Paso 1: Elige el recipiente

Un cubo o una caja servirán. No necesitas nada sofisticado. Pero hay ciertos aspectos que debe cumplir el recipiente para que sea adecuado. Tiene que ser opaco, ya que la luz favorece el crecimiento de algas. Y bastante profundo. Un mayor volumen de agua se traduce en una mejor distribución de nutrientes, y además reduce las probabilidades de que se produzcan fluctuaciones peligrosas.

El recipiente también va a necesitar una tapa sobre la que se coloca la planta de marihuana.

Paso 2: Perfora unos orificios

Ahora tienes que taladrar unos agujeros en la tapa. Aquí es donde la sierra perforadora resulta muy útil. Las macetas de malla se colocan debajo de los agujeros, de forma que el resto de la planta asome por ellos. El tamaño del recipiente determinará cuántos agujeros (plantas) necesitas. Recuerda que las plantas pueden crecer bastante, y también a lo ancho. Así que deja espacio suficiente entre los agujeros. Esta es la razón por la que te recomendamos empezar con una sola planta hasta que domines el proceso.

Paso 3: Conecta la bomba de aire

Si es posible, consigue una bomba de aire con válvula de retención. Esto significa que cuando esté apagada no succionará el agua dentro de sí misma. Si no dispones de una válvula de retención, coloca la bomba por encima del nivel del agua.

Conecta el extremo de la bomba de aire a una piedra difusora, para asegurarte que el aire bombeado sea puro. La propia bomba de aire deberá estar fuera del depósito, y solo su extremo y la piedra difusora deberán estar sumergidos.

Paso 4: Llena el depósito

Este paso es muy sencillo: simplemente llena el depósito de agua. Deja que quede un espacio de 1 o 2cm en la parte superior. También deberás tener en cuenta que el nivel del agua descenderá con el tiempo, ya que las plantas necesitan beber, y parte del agua también se evaporará. Por lo tanto, tendrás que volver a llenarlo de vez en cuando.

Paso 5: Añade el abono y ajusta el pH

Ahora tienes que conseguir que el agua resulte acogedora para las plantas.

Te recomendamos comprar abonos especiales para hidroponía. Busca uno que esté diseñado para el cannabis.

En lo que respecta al pH, lo ideal para los cultivos hidropónicos es alrededor de 6,0; un poco más bajo que para los cultivos en tierra. La mayor parte del agua es ligeramente alcalina (7,0), por lo que deberás acidificarla. Puedes comprar soluciones para reducir el pH, que son básicamente ácido fosfórico. Añádelas lentamente con una pipeta hasta que alcance el nivel adecuado.

Vigila con frecuencia los fertilizantes y el pH, ya que pueden ser muy caprichosos y las fluctuaciones descontroladas podrían ser fatales para tus plantas.

Paso 6: Trasplanta las plántulas

Ahora es el momento de plantar tus plántulas. Te recomendamos usar plántulas (en caso contrario, encontrarás más información a continuación), porque se arraigan más fácilmente. Junto a lana de roca u otro medio hidropónico (guijarros de arcilla, coco, etc.), pon las plántulas en las macetas de malla (que estarán suspendidas en el agua), y asegúrate de que tengan los nutrientes, el pH y el oxígeno adecuados.

Cómo iniciar un DWC con semillas de marihuana

Puedes germinar las semillas directamente en tu sistema DWC colocándolas dentro de un taco de lana de roca. Es una tarea simple, pero no necesariamente fácil. Las plántulas son sumamente delicadas en esta etapa, y podrían morir si algo sale mal. Así que, salvo que puedas mantener un entorno casi perfecto, germina las semillas fuera del sistema DWC.

Cómo cultivar esquejes de marihuana con el método DWC

A veces, es mejor cultivar a partir de esquejes. Si una planta es perfecta, es posible que quieras clonarla.

Para hacer esto en un sistema DWC, necesitas ayuda sintética, ya que no hay tierra a la que aferrarse. Necesitarás un collar de espuma; o cilindros de espuma con una ranura para colocar el esqueje, que se introducen en la maceta de malla. Asegúrate de cubrir la planta con algo (por ejemplo, una botella de plástico con orificios de ventilación) para evitar que el esqueje se seque antes de que desarrolle una raíz adecuada.

Mantenimiento de un sistema DWC para marihuana

Pasos

Para asegurarte de que todo vaya bien con tu cultivo DWC, deberás llevar a cabo las siguientes prácticas de mantenimiento:

• Conserva siempre la misma temperatura.

• Cambia toda el agua cada 14-21 días. Esto evita que crezcan otros organismos.

• Repón el agua/la solución nutritiva. Especialmente cuando las plantas son jóvenes. El sistema de raíces siempre debe estar en contacto con el agua. Cuando la repongas, el balance de nutrientes cambiará. Ten en cuenta la cantidad de agua que añades, y ajusta el abono y el pH en consecuencia.

Si vas a usar el mismo sistema para varios cultivos, tendrás que limpiarlo a fondo entre cultivo y cultivo, y llevar a cabo una buena limpieza de la bomba de aire.

Comprueba con frecuencia el pH y la EC

Vigila el abono y el pH. Trata de obsesionarte con esto, ya que las fluctuaciones son muy habituales y perjudiciales. Invierte en medidores de EC (para los fertilizantes) y de pH. Estos dispositivos te harán la vida mucho más fácil.

Las plantas de marihuana necesitan un entorno ácido para desarrollarse; y en un sistema hidropónico, es suficiente con un 6,0. El nivel de EC te informa de la electroconductividad de la solución nutritiva, que se verá aumentada por las sales y la sílice. Un buen nivel de EC favorece la absorción de nutrientes por parte de las raíces. Asegúrate de que esté optimizado.

Utiliza la cantidad adecuada de nutrientes

Y hablando de solución nutritiva, el abono te servirá como guía en función de la etapa del desarrollo de la planta. Como regla general, la marihuana prefiere una proporción de nitrógeno, fósforo y potasio de 3:1:1 durante la etapa vegetativa, y de 1:3:2 durante la floración

Dependiendo de las instrucciones del producto, podría ser buena idea empezar con la mitad de la cantidad recomendada, e ir aumentándola poco a poco. Cuando las plantas son jóvenes, no necesitan muchos nutrientes. Además, es mucho más fácil añadir nutrientes que eliminarlos (especialmente en un sistema hidropónico).

¿Qué nutrientes son mejores para el método DWC?

Existen ciertos factores que determinarán la idoneidad del abono para un sistema DWC, como por ejemplo:

• Que esté especialmente diseñado para el cultivo hidropónico
• Sin materiales orgánicos, solo minerales
• Los nutrientes minerales deberán están "quelados" (para que las plantas los absorban más fácilmente con un pH mucho más alto)
• Ricos en micronutrientes; para sustituir los que normalmente están presentes en la tierra
• Una proporción óptima de NPK para cada etapa del desarrollo (ver arriba)

Mantén la solución a unos 20°C

La cantidad de oxígeno en el agua disminuirá con las temperaturas altas. Esto puede conducir rápidamente a una privación de oxígeno, que podría detener el crecimiento de tus plantas e incluso matarlas.

Cómo enfriar un depósito hidropónico

Dado que las plantas están situadas bajo unas luces potentes y calientes, es difícil mantener fresca el agua/la solución nutritiva. Pero hay varias maneras de conseguirlo:

• Comprar un refrigerador (caro): para bombear aire frío en el sistema DWC según sea necesario, manteniendo una temperatura óptima.

• Aislarlo: dado que el calor llegará del exterior, pinta el recipiente de blanco o envuélvelo en un material reflectante. También puedes colocarlo bajo una superficie aislante secundaria, a través de la cual solo asomen las plantas.

Trabaja de forma higiénica y cambia la solución nutritiva con frecuencia

De esta forma, no se producirán acumulaciones de sustancias en el depósito. Las más frecuentes son las de algas, pero también pueden crecer otras cosas. Los problemas que causan estas acumulaciones van desde alterar el nivel de oxígeno y nutrientes, hasta la pudrición de la raíz y la muerte de tus plantas. Manteniendo una solución limpia y fresca, se atenúa ese riesgo.

¿Cómo se cambia la solución?

Una bomba de transferencia de líquidos es una forma relativamente sencilla y barata de eliminar el agua del depósito. De lo contario, tendrás que sacar las plantas y ponerlas en un lugar seguro que no dañe las raíces mientras vacías el depósito a mano. Aunque esto es bastante fácil, podría salir mal, y lo mejor es evitarlo por el bien de la cosecha.

¿Con qué frecuencia debes cambiar la solución?

Cada 14-21 días es suficiente para mantener el agua/la solución nutritiva limpia. Si ves que crece algo, no esperes; cámbiala inmediatamente.

Comprueba el equipo con frecuencia

Vigila tu equipo. No querrás que la luz penetre en el agua, y si la bomba de aire se rompe y no te das cuenta, podría arruinar todo el proyecto. Un mantenimiento frecuente y periódico te ahorrará problemas serios a la larga.

Cómo lavar las raíces en un sistema DWC

Comprueba el equipo con frecuencia

Existe un debate continuo sobre si el lavado de raíces mejora realmente la calidad de la cosecha. Muchos cultivadores de marihuana lo llevan a cabo por si acaso. Y con el método DWC es bastante fácil. Aproximadamente una semana antes de cosechar, deshazte de toda el agua y vuelve a llenar el depósito. Haz esto cada 4-12 horas hasta que consigas una lectura de EC de unos 0,1–0,2μS/cm sobre tu base de referencia.

Las mejores cepas de marihuana para el DWC

Comprueba el equipo con frecuencia

Para cultivar marihuana con un sistema DWC, se necesitan variedades robustas, ya que las fluctuaciones son más perjudiciales para las cepas delicadas. Aunque seguramente tengas tus favoritas, y es posible que estés pensando en una variedad concreta, hemos elaborado una lista con tres de nuestras cepas de cannabis preferidas para cultivar con un sistema hidropónico DWC.

Amnesia Haze

La Amnesia Haze apenas necesita presentación. Este portento de predominancia sativa tiene un efecto muy estimulante, casi psicodélico. Las plantas crecen bastante, por lo que deberás proporcionarles mucho espacio, ya que a las sativas les encanta estirarse. Procura no sobrefertilizarlas, ya que no les gusta la toxicidad de nutrientes. Esta cepa puede tener una etapa de floración larga, de hasta 12-13 semanas, por lo que es más adecuada para quienes tengan paciencia. Pero, ten por seguro que te lo recompensará.

Power Plant

La Power Plant se deriva de una variedad autóctona de Sudáfrica, y es bastante especial. También es sativa, y tiene un efecto estimulante y vigorizante. A diferencia de la Amnesia Haze, crece muy rápido, y está lista para cosechar tras 8 semanas de floración. Esta rapidez significa que tendrás que vigilar de cerca la solución nutritiva, ya que la engullirá rápidamente y pedirá más. A pesar de este carácter insaciable, sus cosechas son tan abundantes que incluso ha ganado varios premios por ese motivo.

Gorilla Glue

La Gorilla Glue es otra variedad muy famosa que sigue teniendo mucho éxito y que no parece que vaya a desaparecer. Es una cepa índica dominante y, como su nombre sugiere, produce tanta resina que parece que tenga pegamento; lo que la hace ideal para extracciones y concentrados. Tiene un nivel de THC de hasta un 26%, y sus descendientes son capaces de superar el 30%; es una hierba sumamente potente. Así que, ve despacio, ¡o acabarás por los suelos! En lo que respecta al crecimiento, tarda unas 8-9 semanas en florecer, y produce cosechas abundantes.

Cultivar marihuana con un sistema DWC: apto para novatos y expertos

Gorilla glue

No tengas miedo de utilizar el método DWC para cultivar marihuana. Es un sistema muy simple; lo que no quiere decir que sea fácil. Lo peor que podrías hacer es subestimar la atención que necesita. Pero si estás dispuesto/a a hacerlo bien, tu sistema DWC te recompensará de forma masiva y rápida. ¿A qué esperas? Pruébalo y amplía tu experiencia de cultivo con el DWC.