Elige la cepa adecuada con el buscador de semillas de Zamnesia


Elige la cepa adecuada con el buscador de semillas de Zamnesia

¿No encuentras una variedad que se adapte a tu experiencia, espacio de cultivo o clima? Ahora la puedes encontrar con el Buscador de semillas de Zamnesia. Para saber cómo funciona y cómo te ayuda a elegir la cepa ideal, sigue leyendo.

Cultivar tu propia marihuana puede ser una actividad muy gratificante, y ofrece el lujo de tener un jardín o cuarto de cultivo lleno de tus variedades favoritas. Y si es para consumo personal, disfrutarás del placer de colocarte con tu propia hierba.

Este privilegio y satisfacción vienen acompañados de un montón de variables. Pero, antes de nada, deberás decidir qué cepa vas a cultivar.

Dada la enorme cantidad de variedades que existen para elegir, es probable que sufras un caso grave de parálisis de la decisión. Si no sabes qué cepas hay disponibles, la elección será todo un reto.

Si eres una de las personas que se enfrentan a este dilema, ya puedes dejar de preocuparte. En este artículo te guiamos a través de los pasos necesarios para encontrar tu hierba ideal.

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir una variedad de marihuana

El cultivo de cannabis puede ser complicado. Para encontrar la cepa adecuada, por ejemplo, se necesitan un buen análisis y una toma de decisiones apropiada.

Ya solo este proceso puede ser arduo y lento, por lo que hemos decidido crear una guía para ayudarte. Estos son algunos de los factores que hay que tener en cuenta para elegir la variedad ideal.

Experiencia

Como con cualquier proyecto, el cultivo de marihuana tiene varios niveles. Los principiantes son más propensos a cometer errores, especialmente en lo que respecta a ciertas necesidades de la planta.

Si apenas tienes experiencia, deberás optar por una variedad que requiera de muy pocos cuidados. Las semillas autoflorecientes son ideales para novatos porque producen cogollos maduros en un par de meses; y no necesitan un ciclo de luz determinado para florecer.

Si tienes un poco más de experiencia y buscas un reto, elige semillas feminizadas. Estos ejemplares no florecen hasta que se produce un cambio en el ciclo de luz, por lo que deberás esforzarte un poco más, pero sus cosechas son más abundantes en comparación con las autos.

Espacio

Hazte esta pregunta sencilla pero muy importante: ¿vas a cultivar en interior, exterior o en invernadero?

Todos estos espacios de cultivo tienen sus propias ventajas e inconvenientes con respecto a determinadas cepas. Si cultivas en interior, deberás tener en cuenta la altura y el potencial de producción de la planta, sobre todo si estás trabajando en un espacio pequeño.

Cultivar al aire libre ofrece más libertad en cuanto a espacio, pero tendrás que considerar las inclemencias del tiempo. Hay ciertas cepas que crecen mejor en entornos cálidos, y otras que toleran muy bien el frío.

El cultivo en invernaderos es el término medio ideal, ya que ofrece abundante espacio y la posibilidad de controlar los factores ambientales. Algunas variedades son especialmente adecuadas para cultivar en invernaderos.

Espacio

Clima

Si vas a cultivar al aire libre, hay semillas que se adaptan mejor a determinados climas. Si vives en un país frío como, por ejemplo, Rusia o Canadá, busca una cepa de crecimiento rápido que sea capaz de soportar precipitaciones moderadas.

Si vives en un clima mediterráneo, tendrás que enfrentarte a dos estaciones: veranos secos e inviernos húmedos. Aunque, en la mayoría de los casos, las lluvias son limitadas durante la época húmeda. Por eso, deberás elegir una semilla que no dependa demasiado del agua de lluvia.

Luego están los países con climas templados, con más temporadas lluviosas y menos periodos de sequía. Algunos ejemplos son España, México y Grecia. En este caso, querrás una cepa que crezca bien en climas frescos y húmedos.

Si no quieres depender de la madre naturaleza, puedes cultivar en interior o en un invernadero, donde podrás realizar los ajustes necesarios en un entorno más controlado.

Genética

No vamos a profundizar en los detalles científicos. Lo único que necesitas es un conocimiento general de la planta que vas a cultivar.

Existen tres tipos principales de plantas de marihuana: índica, sativa y ruderalis (que funciona mejor cuando se cruza con los dos otros tipos, ya que lleva el gen autofloreciente).

Esta distinción entre cepas tiene que ver sobre todo con el tamaño y características de crecimiento de una planta determinada, pero te puede guiar en la dirección correcta. Por ejemplo, las índicas suelen ser bajitas y tupidas, y florecen en unas 8-10 semanas. Las sativas, por otro lado, son altas y estilizadas, y pueden tardar más de 12 semanas en florecer.

Genética

Efectos

Con esta división índica/sativa también podrás determinar los efectos de la cepa elegida. Aunque las índicas se han asociado durante mucho tiempo con los colocones físicos, y se cree que las sativas producen efectos vigorizantes y potenciadores del estado de ánimo, en realidad son los terpenos y los cannabinoides los principales responsables de la variación en los resultados.

La mayoría de cepas del mercado actual son híbridos de índica y sativa, por lo que puedes disfrutar de lo mejor de ambos mundos y encontrar un subidón que ofrezca todo lo que buscas. ¿Quieres apalancarte? Busca índicas fuertes con genéticas Kush y terpenos adormecedores como el mirceno o el linalool. ¿Prefieres un subidón de altos vuelos? Las genéticas Haze con limoneno y otros terpenos estimulantes siempre ofrecen mucha diversión.

Y si no quieres experimentar un efecto psicoactivo, también puedes optar por cultivar una variedad de CBD. Es posible que produzcan un efecto leve, pero no te colocarán.

Porcentaje de cannabinoides

El porcentaje de THC es el que más influye en la potencia de una cepa. Quienes consumen marihuana con fines recreativos deberán buscar cogollos con un contenido de THC de 20, 25 e incluso 30%. Este es el máximo nivel de THC que se puede conseguir con hierba cultivada en casa.

Los consumidores de marihuana con fines holísticos, por otro lado, tendrán que buscar cepas ricas en CBD. Algunos podrían preferir que también tengan algo de THC; lo suficiente para sentir el efecto séquito de ambos cannabinoides.

Tamaño

Cuando se cultivan plantas de marihuana, el tamaño es importante, ya que influirá enormemente en la elección del entorno de cultivo y la producción final.

Dejemos clara una cosa: cuando hablamos de plantas pequeñas, nos referimos a la altura. Hay diversas variantes, sobre todo índicas, que tienen una altura pequeña pero producen grandes cantidades de cogollos. Suelen alcanzar unos 60cm de altura en interior, y un poco más de un metro al aire libre.

Las plantas de tamaño mediano son un poco más altas, pero se pueden cultivar en casa. Estos ejemplares crecen hasta 125cm en interior, y 175cm en exterior.

Las plantas grandes pueden ser problemáticas cuando se cultivan en interior. Dependiendo del espacio del que dispongas, podrías acabar con un bosque en casa cuando llegue el momento de la cosecha. Estas plantas pueden llegar a medir hasta 150cm en interior.

Floración

En lo referente a este aspecto, hay dos tipos de cepas: fotoperiódicas y autoflorecientes. Las primeras dependen del ciclo de iluminación para florecer, y las segundas no.

Las plantas fotoperiódicas de interior se suelen cultivar con 18 horas de luz y 6 de oscuridad, y permanecerán en la etapa vegetativa hasta que el cultivador cambie el ciclo de luz a uno de 12/12.

Las semillas fotoperiódicas de exterior, por su parte, tienden a florecer en función de la disminución de horas de luz que se produce a finales de verano y principios de otoño.

Como ya hemos mencionado, las semillas autoflorecientes son ideales para principiantes. Esto se debe a que crecen de manera constante independientemente de la época del año. La espera también es más corta, ya que pueden estar listas en cuestión de semanas.

¿Cómo funciona el buscador de semillas de Zamnesia?

Ya conoces los factores clave que deberás tener en cuenta a la hora de encontrar tu variedad ideal. Pero si quieres facilitar aun más este proceso, ahí es donde el buscador de Zamnesia te puede ayudar.

Para empezar, tendrás que contestar varias preguntas sobre los factores anteriores. Imagina que es un test de personalidad de Myers-Briggs para tus preferencias de cannabis. Al final del cuestionario, obtendrás el nombre de una variedad basada en tus respuestas.

¡Compruébalo por ti mismo/a! Te facilitará mucho la búsqueda de tu cepa de marihuana ideal.