¿Cuáles son las mejores luces para cultivar marihuana?


¿Cuáles son las mejores luces para cultivar marihuana?

Cuando se trata del cultivo de cannabis, hay una cosa sin la que no se puede empezar: ¡la luz! Sigue leyendo para ver una guía completa de luces de cultivo, sus ventajas e inconvenientes, y cuál deberías elegir para tus plantas de marihuana.

Puedes tener el cuarto de cultivo más sofisticado del mundo, pero, sin luz, tus plantas de marihuana ni siquiera germinarán. La iluminación es un componente fundamental del cultivo de marihuana, por lo que es necesario saber cómo proporcionar a tus plantas la luz que merecen.

Y para ello, necesitas una lámpara de cultivo. Pero, con tantas para elegir, ¿cómo sabes cuál es la más adecuada para tu espacio de cultivo? Antes de ver las diferentes opciones, cómo funcionan y sus ventajas e inconvenientes, vamos a recordar por qué es esencial la iluminación en un cultivo de cannabis

¿Por qué es tan importante la luz para cultivar marihuana?

La importancia de la luz reside en una palabra: fotosíntesis. La fotosíntesis es el proceso por el cual las plantas convierten la energía luminosa en energía química, lo que les ayuda a crecer, resistir las enfermedades, sintetizar nutrientes y, lo más importante, desarrollar cogollos densos y repletos de resina.

La mayoría de las plantas de marihuana son fotodependientes, y en la naturaleza florecen siguiendo los cambios de luz estacionales. La iluminación interior debe replicar estas condiciones; por lo tanto, para tener una buena cobertura lumínica tendrás que ceñirte al siguiente programa (horas de luz/horas de oscuridad):

• Plántulas: 20/4
• Etapa vegetativa: 18/6
• Floración: 12/12

Dado que las luces deben estar funcionando de principio a fin, deberás adquirir una lámpara cuyos costes de funcionamiento se adapten a tu presupuesto. Más adelante hablaremos de los costes de funcionamiento de varios tipos de luces, pero de momento vamos a echar un rápido vistazo a otro factor esencial: el espectro lumínico.

¿En qué consiste el espectro lumínico?

Los cultivadores pueden potenciar la fotosíntesis exponiendo sus plantas a distintos espectros lumínicos. El truco, por supuesto, está en saber qué colores de la luz visible influyen en la marihuana, y en qué momento. Los siete colores que componen el espectro visible de la luz (entre 380 y 750nm) son: violeta, añil, azul, verde, amarillo, naranja y rojo. El cannabis se beneficia de dos colores en particular:

• Etapa vegetativa: la marihuana prefiere la luz azul (400-500nm)
• Floración: la marihuana prefiere la luz roja (620-780nm)

La mayoría de las luces de cultivo ofrecen varios colores del espectro visible, por lo que no hay que preocuparse de nada. Sin embargo, algunos modelos más avanzados incluyen una función vegetativa y de floración que cambia el espectro lumínico en consecuencia. Si eliges estas luces, asegúrate de utilizar el ajuste adecuado para maximizar tu producción.

Luces de cultivo vs luces normales: ¿En qué se diferencian?

Aunque es muy tentador coger la lámpara de una habitación vacía y colocarla sobre tus plantas de marihuana, la luz normal no es suficiente. Ya hemos visto la importancia de la cobertura y del espectro lumínico para el cultivo de cannabis, pero también hay que tener en cuenta la intensidad de la luz.

La mayoría de las lámparas normales imitan la luz natural, y no solo son más débiles que las luces de cultivo (baja potencia), sino que además carecen de un espectro completo de colores visibles. Las luces de cultivo están especialmente diseñadas para proporcionar las condiciones que las plantas de marihuana necesitan para crecer. Al tener un vataje superior que las luces normales, las luces de cultivo emiten una luz mucho más brillante e intensa que no solo potencia la fotosíntesis, sino que también penetra a mayor profundidad en el dosel de las plantas, ofreciendo una mejor exposición.

Créenos cuando decimos que no importa cuántas bombillas estándar coloques sobre tus plantas de marihuana, nunca tendrán la eficiencia y potencia de una lámpara de cultivo.

Cómo calcular la producción según el vataje

Para destacar la importancia de una iluminación adecuada, muchos cultivadores hacen una sencilla operación matemática con el vataje para calcular la cosecha final de su plantación:

• Cada vatio de potencia equivale a un determinado número de gramos (de cogollo) en función de las especificaciones de la lámpara de cultivo.

Por ejemplo, si compras un LED de 200 W (acuérdate de usar el consumo de energía real), la cosecha final debería ser de 100-360 gramos.

Cosecha prevista según iluminación (gramos por vatio)

• LED: 0,5-1,8g/vatio
• CFL: 0,3-0,5g/vatio
• HID: 0,5-+1g/vatio
• LEC: 1,5g/vatio

Estos cálculos no están garantizados, ya que la producción final también depende de la habilidad del cultivador, las condiciones climáticas, y la cepa. Tómatelos como objetivos hacia los que trabajar.

¿Cuáles son las mejores luces para cultivar cannabis?

Ahora que ya ha quedado clara la importancia de la luz y, más concretamente, de las luces de cultivo especialmente diseñadas para el cannabis, es hora de pasar al tema central de esta guía: los diferentes tipos de lámparas de cultivo.

Todas las luces que se enumeran a continuación son perfectamente capaces de proporcionar un buen cannabis, pero es importante que elijas la que mejor se adapte a tu cultivo y a tu experiencia en general. Para encontrar las mejores luces de cultivo para tu plantación, deberás saber qué ofrece cada una.

LED

Los chicos nuevos del barrio, los LED, están causando sensación entre la comunidad del cannabis por su bajo coste de funcionamiento y resultados consistentes.

¿Qué son los LED?

Los LED, o diodos emisores de luz, son cada vez más populares para el cultivo de marihuana. Los primeros LED no fueron capaces de competir con la intensidad de las opciones tradicionales, pero su tecnología mejora continuamente y ahora están demostrando ser una opción estupenda.

Debemos señalar que los paneles LED llevan un sistema de conexión en cadena que permite unirlos para obtener un mayor control, cobertura y eficacia. También es habitual que los paneles LED ofrezcan ajustes para las etapas vegetativa y de floración (LED de espectro completo), lo que los convierte en una opción muy versátil para cultivadores tanto novatos como expertos.

LED Spread-Style

Los LED Spread-Style ofrecen varios modelos, como spider-style, rack-style y placas cuánticas. La opción más utilizada sigue siendo la placa cuántica, que básicamente es un panel grande con los LED repartidos por toda su superficie. Las placas cuánticas proporcionan una cobertura excelente gracias a su gran tamaño, pero suelen tener un vataje más bajo que los otros tipos.

Panel LED tradicional

Los paneles LED tradicionales son el equivalente compacto de los modelos spread-style. Utilizan la misma tecnología, pero anteponen la intensidad a la cobertura. Los paneles LED tradicionales también son más habituales entre los cultivadores caseros, ya que ofrecen un excelente término medio entre tamaño, potencia y coste total.

LED estilo COB

Las luces COB siguen usando unos LED más pequeños, pero esta vez de forma agrupada para dar la impresión de que en un panel solo hay 4-6 bombillas. Los COB ofrecen la mayor intensidad de todos los paneles LED, pero a costa de eficiencia energética. La penetración de la luz de los paneles COB es ideal para unas cuantas plantas grandes, pero si hay un número mayor, la cobertura podría convertirse en un problema.

¿qué son los led?

Ventajas de los LED

• Bajo consumo (coste total de funcionamiento más bajo)
• Son un poco más fríos que las luces de cultivo tradicionales
• Menos calor significa menos problemas de enfriamiento y relacionados con el calor
• Muchos modelos ofrecen ajustes para la etapa vegetativa y la floración como solución de espectro completo
• Tecnología plug and play

Inconvenientes de los LED

• El coste inicial es mucho más alto que el de otras luces
• La calidad de los paneles LED varía considerablemente
• No ofrecen el mejor potencial de producción (de momento)
• El vataje ofrecido no siempre es el consumo de potencia real

Luces fluorescentes

Las luces fluorescentes son una opción con mucho éxito entre los cultivadores caseros porque son baratas, fáciles de conseguir, e ideales para todas las fases del ciclo de vida de la planta.

¿Qué son las luces fluorescentes?

Si estás empezando a experimentar con el cannabis, las lámparas CFL y T5 son opciones excelentes. Hay un montón de estilos para elegir, y la mayoría se pueden encontrar en cualquier ferretería.

Las luces fluorescentes funcionan bien con la marihuana y otras plantas, y ofrecen un equilibrio respetable entre potencia luminosa y costes de funcionamiento. Si tuviéramos que clasificar las luces fluorescentes, diríamos que son la mejor opción: no destacan en ningún aspecto en particular, pero tampoco decepcionan.

Lámparas fluorescentes compactas (CFL)

Fácilmente reconocibles por su forma retorcida, las luces CFL proporcionan una cobertura e intensidad excelentes y no emiten demasiado calor. Son fáciles de usar y no son caras. Aunque las lámparas CFL no producen cosechas muy abundantes, son bastante fiables.

Si tienes la mala suerte de que se te rompan, se pueden sustituir fácilmente. Aunque elijas una opción más cara de nuestra lista, nunca está de más tener unas cuantas lámparas CFL por si acaso.

Luces T5

Con un diseño de panel, las luces T5 son estupendas para la germinación y floración de las plantas de marihuana. Sin embargo, al igual que las CFL, no producen cosechas abundantes, pero son muy fiables. Las T5 tampoco desprenden demasiado calor, lo que permite colocarlas cerca de las plantas sin correr el riesgo de que las quemen. Son otra opción ideal para cultivadores novatos.

Ventajas de las luces fluorescentes

• Precio y funcionamiento económicos
• Baja potencia calorífica
• Espectro lumínico ideal para el cannabis
• Aptas para armarios de cultivo pequeños

Inconvenientes de las luces fluorescentes

• Cosechas menos abundantes en general
• Poca penetración de la luz (hay que colocarlas cerca del dosel)
• No duran tanto como otros tipos de lámparas

Luces de descarga de alta intensidad (HID)

Las luces de descarga de alta intensidad son caras y emiten mucho calor, pero es posible que sean las que producen las cosechas más abundantes. Si de verdad quieres sacar el máximo partido a tus plantas de marihuana, no busques más.

¿Qué son las luces de descarga de alta intensidad (HID)?

La clave está en su nombre, y todos los tipos de luces de cultivo HID destacan por proporcionar una iluminación de alta intensidad para las plantas. Esta intensidad viene con algunos problemas potenciales, pero siempre que puedas controlar las condiciones (y los costes), tu recompensa consistirá en un montón de cogollos jugosos.

Los cultivadores suelen utilizar más de un tipo de luces HID durante el cultivo, ya que algunas son más adecuadas para la fase vegetativa y otras para la floración.

Lámparas de halogenuros metálicos (MH)

Más populares para la etapa vegetativa, las lámparas de halogenuros metálicos emiten una luz ligeramente azulada. Se pueden usar durante todo el cultivo, pero en las últimas etapas del crecimiento, se suelen sustituir por lámparas HPS (que vamos a ver a continuación).

La principal diferencia con las luces HID, entre las que se incluyen las de halogenuros metálicos, es que necesitan componentes adicionales, como bombillas, reflectores y balastos. Lo que supone un nivel de dificultad adicional que podría desanimar a los novatos. Aun así, las lámparas de halogenuros metálicos son muy populares entre los cultivadores porque llevan años proporcionando buenos resultados.

Lámparas de sodio de alta presión (HPS)

Las luces de cultivo HPS también llevan bombillas, un reflector y un balasto, aunque la luz que emiten es rojiza y un poco más adecuada para la floración. Pero no te preocupes; puedes utilizarlas sin problemas desde la siembra hasta la cosecha. El aspecto más importante de las luces HPS es el calor que generan: ¡un montón!

Tendrás que encontrar la forma de eliminar el calor de tu armario de cultivo, y su ubicación es muy importante para evitar que dañen las plantas. Si cumples estos requisitos, las luces HPS ofrecen unas cosechas importantes.

Lámparas de halogenuros metálicos cerámicos (CMH) / lámparas cerámicas emisoras de luz (LEC)

Las luces de cultivo LEC, también conocidas como lámparas de haluros metálicos cerámicos, llevan las ventajas de las luces HID estándar un paso más allá. Suponiendo que te puedas permitir el coste inicial (250-1000€), son más compactas y duraderas, y ofrecen un espectro de luz equilibrado.

Las luces LEC también ofrecen el máximo potencial de producción (gramos por vatio), lo que las convierte en una opción muy atractiva para los cultivadores serios. Aun así, generan mucho calor, así que no olvides proporcionar una ventilación adecuada.

Ventajas de las lámparas de descarga de alta intensidad

• El coste inicial de las lámparas de halogenuros metálicos y de sodio de alta presión, es bastante razonable
• Fáciles de usar
• Excelente potencial de rendimiento
• Las favoritas de los cultivadores de marihuana

Inconvenientes de las lámparas de descarga de alta intensidad

• Necesitan material adicional (bombilla, balasto, reflector)
• Generan mucho calor
• Las bombillas HID tienen una vida útil limitada
• Coste de funcionamiento alto

Consejos para usar luces de cultivo

Hay varios trucos y consejos que puedes seguir para maximizar la luz del interior de tu armario o cuarto de cultivo (y que no suponen gastar dinero en equipamiento caro). Siempre que sea posible, intenta seguir los siguientes consejos para dar a tus plantas la luz que necesitan

• Intenta no tocar las bombillas (los residuos de tus manos podrían reducir su eficacia)
• Cuelga tus luces lo más cerca posible del dosel sin perjudicar a tus plantas
• Mantén el equipo en buenas condiciones, y asegúrate de cambiar las bombillas cuando sea necesario
• Coloca un material reflectante en el interior de tu armario o cuarto de cultivo para mejorar la cobertura
• Añade un reflector a tu lámpara de cultivo para maximizar la cobertura y la intensidad

Cómo elegir las mejores luces de cultivo para tu marihuana

Elegir la lámpara más adecuada para tu espacio de cultivo puede parecer una tarea complicada, pero ten en cuenta que toda las luces mencionadas son capaces de producir una hierba de calidad en circunstancias óptimas. Incluso el LED más barato te proporcionará algo de material, pero puede que no sea tanto como esperabas.

Nuestros consejos para elegir las mejores luces de cultivo son:

• Si vas a cultivar pocas plantas, opta por unas luces CFL baratas
• Si tienes un plan a largo plazo, merece la pena invertir en unos LED
• Las lámparas HID son más adecuadas para cultivos de gran tamaño (MH para la etapa vegetativa y HPS para la floración)
• Calcula el coste total (inicial y de funcionamiento) antes de seguir adelante
• Mantén las cosas lo más sencillas posible: salvo que tengas experiencia, utiliza la misma lámpara desde la semilla hasta la cosecha

Si tuviéramos que darte un consejo final, sería que es mejor comprar una luz cara que una barata, incluso en el caso de las CFL estándar. Con casi todos los demás aspectos del cultivo de marihuana, se pueden mantener unos costes bajos, pero la iluminación es un factor en el que deberías invertir.