Guía completa para vapear CBD


Guía completa para vapear CBD

El mercado de la vaporización ha avanzado mucho en los últimos años, superando con creces los vaporizadores bolígrafo de un solo uso. Con decenas de opciones disponibles, y vaporizadores para prácticamente todos los presupuestos, nunca había sido tan fácil sumergirse en el mundo de las nubes de vapor densas y cargadas de CBD.

Cómo vapear CBD

Tanto si se trata de un vaporizador bolígrafo como de uno de mesa, de cartucho o de cápsulas, cada modelo presenta sus propias ventajas e inconvenientes. Para aprovechar al máximo la vaporización del CBD tendrás que encontrar el tipo de vaporizador que mejor se adapte a tus necesidades. También deberás tener en cuenta lo que quieres lograr con el CBD, pero de eso hablaremos más adelante. Por ahora, vamos a ver las distintas formas de vapear CBD.

E-líquidos de CBD

Los e-líquidos de CBD para vapear son compatibles con varios dispositivos. La mayoría son muy simples, y funcionan con solo presionar un botón. Los vaporizadores bolígrafo y de cartuchos son dos de las opciones más sencillas, pero hay un montón para elegir.

Muchos e-líquidos ya vienen preparados, y son una combinación de propilenglicol (PG) y glicerina vegetal (GV). El primero mejora el sabor del vapor, mientras que la segunda aporta densidad y cuerpo a las nubes. Un buen punto para empezar a consumir e-líquidos de CBD es con una mezcla de PG y GV al 50%. También es posible crear tus propios e-líquidos ajustando la proporción según tus preferencias, pero para vapear estos líquidos se necesita un dispositivo adecuado.

Vaporizadores bolígrafo para CBD

Los vaporizadores bolígrafo para CBD constituyen una parte importante del mercado de la vaporización, y son simples, fáciles de usar y, sobre todo, prácticos. Existe incluso la opción de elegir entre modelos reutilizables y desechables.

Un vaporizador reutilizable sale más barato a la larga (solo hay que llenarlo con CBD y mantener la batería cargada), pero si eres un novato del mundo del vapeo y quieres probarlos antes de decidirte, la opción desechable suele proporcionar varios cientos de caladas.

Cartuchos de CBD

Los cartuchos de CBD van un paso más allá de los vaporizadores bolígrafo desechables, y ofrecen una dosis predeterminada de CBD. Esta dosis está contenida en un depósito cilíndrico, y solo hay que introducirlo en un vaporizador bolígrafo, pulsar inicio, y listo.

Necesitarás un dispositivo que sea compatible con los cartuchos (no todos lo son), pero una vez que lo encuentres, podrás acceder fácilmente a los beneficios del CBD. Los cartuchos suelen contener 0,5-1ml de e-líquido de CBD.

E-líquidos de cbd

Cápsulas de CBD

Los vaporizadores de cápsulas permiten un poco más de personalización. La mayoría de los e-líquidos de CBD deben tener la viscosidad adecuada para funcionar con los vaporizadores bolígrafo, pero las cápsulas ofrecen mayor flexibilidad. Dependiendo del vaporizador que tengas, hay cápsulas de un solo uso o cámaras recargables.

Si quieres preparar o cambiar la fórmula de tu e-líquido de CBD, las cápsulas son la mejor opción. Aunque esto normalmente está reservado para consumidores con más experiencia, algunos principiantes podrían querer empezar a crear fórmulas a medida más adelante. La inversión inicial en un vaporizador compatible con cápsulas es una buena opción si te atrae la idea de la flexibilidad.

Cogollos de CBD

Para los puristas del CBD, también existe la opción de vapear cogollos. Un posible inconveniente es el acceso a dichos cogollos. Tendrás que cultivar una variedad rica en CBD o comprarla en un coffeeshop o dispensario.

Para vapear cogollos secos hace falta un vaporizador distinto al que usarías para los e-líquidos, por lo que es un compromiso más grande que un vaporizador bolígrafo desechable. Sin embargo, la ventaja de los cogollos de CBD es que proporcionan los beneficios del CBD junto con los de todo un espectro de otros cannabinoides y terpenos. Si quieres vapear cogollos de CBD exclusivamente con fines medicinales, busca cepas con un contenido alto de CBD.

¿Se puede vapear el aceite de CBD?

La vaporización del aceite de CBD es un tema que conviene aclarar. ¿Por qué? Porque vapear aceite de CBD convencional es sumamente peligroso, y no deberías hacerlo. No solo es perjudicial para el dispositivo, sino que también afecta gravemente a la salud.

El aceite de CBD convencional (como el que ves en las herboristerías) lleva aceite de oliva o de cáñamo, que no son adecuados para vapear. Los auténticos e-líquidos de CBD utilizan otros ingredientes (PG y GV como hemos visto antes) que sí son aptos para vaporizar. Si alguna vez tienes dudas, vapea solamente e-líquidos de CBD de marcas conocidas que incluyan una lista de los ingredientes.

¿Qué se siente al vapear CBD?

Ahora que ya hemos visto los fundamentos básicos de los e-líquidos de CBD y los dispositivos para vapear, es hora de pasar al motivo por el que quieres vapear: lo que se siente.

El efecto del CBD será distinto en función de la potencia del líquido, tu fisiología y la frecuencia con la que lo consumas. Dicho esto, el efecto general incluye lo siguiente:

• Beneficios para el ciclo sueño-vigilia
• Estado de ánimo equilibrado
• Agudeza mental
• Bienestar
• Posible alivio físico

La investigación de los efectos del CBD todavía está en curso, pero cada día existe un mayor interés y se realizan más estudios. Dada la ausencia de subidón del CBD y su bajo riesgo de producir efectos secundarios, se recomienda probar este compuesto por uno mismo para ver cómo influye en el bienestar de cada persona. Vapear es una excelente manera de familiarizarse con el CBD, ya que es una forma de administración rápida. De hecho, es el momento ideal para analizar con más profundidad los beneficios de vapear CBD.

Beneficios de vapear CBD

Si los posibles beneficios del CBD te parecen interesantes, tenemos otra buena noticia: vapear es una excelente forma de experimentar esos beneficios. Vapear también es un buen método de administración por otros motivos que vamos a ver a continuación.

Mejor sabor

Al vapear CBD evitas el sabor natural del compuesto. La mayoría de los e-líquidos llevan aromatizantes, lo que significa que puedes adaptar el producto a tus preferencias. Y si optas por los cogollos de CBD, hay todo un mundo de sabores y aromas de los que disfrutar, gracias a una compleja mezcla de terpenos.

Ausencia de combustión

Cuando un material se quema, se corre el riesgo de que se generen compuestos peligrosos. Los carcinógenos, la ceniza y otras sustancias desagradables pueden arruinar la experiencia, y en última instancia, atenuar algunos de los beneficios para el bienestar del CBD. La vaporización evita muchos de estos problemas.

Al calentar el e-líquido, o los cogollos, de CBD hasta el punto en que sus ingredientes activos se convierten en vapor (y por lo tanto, son inhalables) pero sin quemarlos, solo consumirás los elementos deseados. Vapear no solo es más agradable, sino también más seguro y, según los primeros indicios, más saludable.

Efecto más rápido y prolongado

Otro beneficio fundamental de la vaporización es el tiempo que se tarda en sentir los efectos. En la mayoría de los casos, empezarás a sentir la influencia del CBD en cuestión de minutos, en lugar de la media hora o una hora que tardan los comestibles o el aceite de CBD.

Este inicio rápido es una excelente noticia si tomas CBD para tratar una afección concreta. Y si no es así, también es conveniente poder acceder de forma casi instantánea al CBD, especialmente si estás teniendo un día duro en el trabajo o tienes problemas para dormir.

Beneficios para la salud

Ya lo hemos mencionado antes, pero para mucha gente vapear es más sano que fumar. Todavía nos falta mucha información a largo plazo (la vaporización es un fenómeno relativamente nuevo), aunque, en general, los indicios son bastante prometedores.

Tendrás que asegurarte de que el líquido no contenga sustancias químicas no deseadas ni peligrosas, pero siempre que tu e-líquido de CBD cumpla estos requisitos, parece ser un método de administración mucho más saludable.

Riesgos de vapear CBD

Ningún método de administración está exento de inconvenientes, y vapear tiene algunos que debes conocer. El CBD también presenta algunas desventajas potenciales, pero son mínimas en el mejor de los casos. Dicho esto, debemos asegurarnos de considerar todas las posibilidades.

Los riesgos potenciales de vapear CBD incluyen:

  • Puede agravar las afecciones pulmonares ya existentes
  • Riesgo de contener contaminantes
  • El CBD podría interactuar con los medicamentos con receta
  • Los e-líquidos de mala calidad pueden contener THC

En general, todos estos riesgos se pueden evitar eligiendo e-líquidos de calidad; una marca de confianza vale su peso en oro. Si te preocupan los efectos secundarios del CBD, tu médico es la persona más adecuada para pedirle consejo. Sus recomendaciones te ayudarán a tomar la decisión correcta en relación con la idoneidad del compuesto.

Los mejores vaporizadores para vapear CBD

A la hora de decidir cómo vapear el CBD, hay que tener en cuenta ciertos factores fundamentales. Ya hemos tratado este tema con más detalle, pero, en resumen, deberás encontrar el equilibrio adecuado entre el tipo de vaporizador, la sustancia que vas a vapear (e-líquido o cogollos de CBD), y tu presupuesto.

El tipo de vaporizador es el factor más importante, por lo que a continuación vamos a ver algunos aspectos fundamentales.

Vaporizadores de mesa

Los vaporizadores de mesa ofrecen más características que sus compañeros portátiles, pero son más grandes y más caros. Si vas a vapear CBD principalmente en casa, un modelo de mesa como el Volcano Classic es perfecto. Disfrutarás de un control total de la temperatura, compatibilidad con distintos concentrados, y ni siquiera tendrás que preocuparte de cargar la batería.

Vaporizadores de mesa

El principal inconveniente de un vaporizador de escritorio decente es el precio. Un modelo con todo lo anterior puede costar fácilmente cientos de euros. No son muy apropiados si no tienes pensado vapear con frecuencia.

Vaporizadores portátiles

Los vaporizadores portátiles son una opción muy interesante para la mayoría de los vapeadores, ya que permiten disfrutar del vapor de CBD cuando y donde lo necesites. Los vapers portátiles como el Mighty caben en una mano, por lo que se pueden llevar a cualquier parte. Si empiezas con una opción de bajo coste, tendrás que renunciar a algunas de las funciones que tendrías con un dispositivo de mesa, pero lo compensarás con portabilidad.

Pero si estás planeando usar tu vaporizador portátil con frecuencia, merece la pena invertir en un modelo más caro. No solo ofrecerá más funciones (temperatura regulable, circuito de vapor inteligente, compatibilidad con bubblers), sino también la libertad de usar distintos tipos de concentrados de CBD.

Vaporizadores bolígrafo

La opción más pequeña de las tres, los vaporizadores bolígrafo renuncian a toda una serie de funciones a cambio de pura comodidad. Esto no quiere decir que no merezca la pena invertir en ellos, pero si vas a vapear CBD constantemente, la mejor opción a largo plazo es un vaporizador especializado.

Teniendo en cuenta su comodidad y tamaño discreto, los vaporizadores bolígrafo siguen siendo una opción popular, especialmente si necesitas vapear CBD en el trabajo o varias veces al día. Lo mejor es que algunos vaporizadores bolígrafo son desechables. Por lo tanto, si te interesa probar los e-líquidos de CBD, pero no quieres comprometerte desde el punto de vista financiero, son una excelente forma de iniciación.

Cómo saber qué dosis de CBD es más adecuada para vapear

Con tu vaporizador en la mano, el siguiente aspecto fundamental es la dosis. No existe una regla fija en cuanto a la dosis óptima de CBD. Al igual que cuando se escoge el vaporizador perfecto, elegir una dosis de CBD implica adaptarla a tus necesidades.

El mejor enfoque para encontrar tu dosis ideal es empezar con poco e ir despacio. Los e-líquidos de CBD no producen subidón, por lo que puedes experimentar con diferentes cantidades y frecuencias hasta que encuentres las que mejor funcionen para ti.

Los efectos de vapear CBD comienzan en cuestión de minutos, y son mucho más pronunciados que los de las cápsulas o aceites de CBD tradicionales. Da unas cuantas caladas, deja que el CBD haga efecto, y comprueba cómo te sientes. Repite este proceso hasta que alcances el estado que buscas, y toma nota de la concentración del e-líquido. A partir de ahí, podrás ajustar la potencia y frecuencia de consumo para dar con tu punto óptimo.

La mejor temperatura para vapear CBD

Independientemente del dispositivo que elijas, la mayoría de los vaporizadores ofrecen cierto grado de control de la temperatura. La personalización de la temperatura es una característica importante a tener en cuenta, ya que permite cambiar la intensidad del CBD y la densidad del vapor.

El CBD, al igual que los otros elementos del cannabis, se evapora a una temperatura concreta. Si vapeas a una temperatura más baja, desperdiciarás las moléculas de CBD. Pero si vapeas a una temperatura superior a la ideal, te arriesgarás a freír el CBD (y otros elementos), destruyéndolo antes de que hayas tenido ocasión de sentir sus beneficios.

  • El rango de temperatura óptimo para vapear CBD es 200-220°C.

Todavía habrá una pequeña cantidad de CBD que se active por debajo del umbral de los 200°C, pero no lo vaporices a menos de 170°C. Las temperaturas bajas son beneficiosas para los principiantes, ya que hacen que el vapor sea más suave y menos áspero. Una vez más, es importante regular la temperatura de forma gradual hasta encontrar el equilibrio perfecto.

Aspectos a considerar a la hora de vapear CBD

Después de tanta información sobre la vaporización para memorizar, debemos repasar lo básico. Tanto si eres una persona completamente nueva en el mundo del vapeo del CBD, como si lo llevas consumiendo durante un tiempo, los siguientes consejos te ayudarán a sacar el máximo partido a tu experiencia de vaporización.

  • Vapear ofrece varios beneficios en comparación con fumar, y en general parece ser un método de administración más saludable. También es la opción preferida por muchas personas para capitalizar los beneficios del CBD.
  • Los e-líquidos son compatibles con los vaporizadores bolígrafo, de cartuchos y de cápsulas. Los cogollos de CBD solo son compatibles con algunos vaporizadores especiales para hierbas secas (tanto portátiles como de mesa).
  • El CBD no es tóxico y no coloca, pero no todos los e-líquidos son seguros. Compra siempre tus e-líquidos de una marca o proveedor de confianza.
  • La vaporización tiene un efecto mucho más rápido y pronunciado. Si acabas de llegar al mundo del CBD, empieza con poco y ve despacio; sentirás el efecto en cuestión de minutos, no de horas.
  • Merece la pena invertir en un dispositivo decente. Los modelos caros no solo suelen durar más, sino que también ofrecen más funciones. Si tus necesidades cambian, un vaporizador versátil podría ahorrarte dinero a largo plazo.
  • Por último, la dosis ideal de CBD es única para ti. Empieza con un e-líquido de CBD (o cogollos) de baja concentración, y ve aumentando gradualmente la frecuencia con la que vapeas.

Ahí la tienes: una guía completa para vapear CBD. Con un interés en torno al CBD más grande que nunca, y un mercado de la vaporización en constante desarrollo, esperamos que ambos sectores tengan un futuro largo y próspero. ¡Feliz vapeo!