Las 10 mejores variedades landrace


Las 10 mejores variedades landrace

Todas las genéticas modernas de marihuana tienen una cosa en común: proceden de plantas silvestres, conocidas como landrace o puras, y son autóctonas de diferentes lugares del mundo.

Estas variedades silvestres presentan características únicas que obtuvieron al adaptarse a las condiciones desfavorables de diferentes entornos. La Kush que fumaste anoche y la Gorilla que estás cultivando en el jardín, tienen ancestros puros, y algunas de sus características más destacadas se remontan a sus predecesoras.

Puede que las variedades landrace tengan un aspecto diferente al de la marihuana moderna, y muchas de ellas podrían subestimarse a primera vista. Sin embargo, siguen existiendo a día de hoy, y hay algunas que no deberías perder de vista.

¿Qué son las variedades puras?

Básicamente, las variedades autóctonas son las cepas de marihuana originales de las que proceden nuestras cepas modernas de hoy en día. Se descubrieron por primera vez en varias zonas de Tailandia, Sudáfrica y México, y pueden distinguirse por las características particulares que desarrollaron para superar las dificultades de su entorno.

Aunque fue el ser humano quien extendió la marihuana por el resto del planeta, las variedades landrace son plantas salvajes que se adaptaron y prosperaron en plena naturaleza. Evidentemente, su capacidad para difundirse puede atribuirse en gran medida a las aves y los animales que comían y esparcían sus semillas. Esto les dio la oportunidad de desarrollar características únicas y llamativas, llegando a poseer niveles de cannabinoides y terpenos que las hicieron muy interesantes para el cultivo y la cría.

Al darse cuenta de esto, entre mediados y finales del siglo XX, los cazadores de cepas recorrieron el mundo entero en busca de genéticas autóctonas desconocidas. Cuando las descubrieron, las pusieron en manos de los cultivadores, quienes añadieron sus características al creciente fondo genético de marihuana y crearon nuevas generaciones de variedades increíbles.

Pero nos estamos refiriendo todo el tiempo a este tipo de cepas, y lo que nos gustaría ahora es dedicar un tiempo a centrarnos en algunas de las variedades autóctonas más importantes. Estas cepas son principalmente las variedades de primera generación de las plantas silvestres que prosperaron en plena naturaleza. Sin embargo, estas cepas son lo más cerca que podrás estar actualmente de la verdadera genética pura, y las consideraremos como tal.

Las 10 mejores variedades landrace

Las 10 variedades puras que te mostramos a continuación son las genéticas silvestres más famosas, y la descendencia directa hasta la fecha. Sirven como base genética para muchas de las variedades de marihuana modernas que conocemos, amamos y cultivamos.

Durban Poison

La Durban Poison desciende de una sativa autóctona salvaje situada cerca de la ciudad portuaria sudafricana de Durban. Los primeros cazadores de cepas viajaron a la región específicamente para buscar plantas de marihuana silvestres con una genética todavía sin explotar.

Después de localizar ejemplares sativa preciosos en plena naturaleza, el equipo regresó a Ámsterdam, la capital internacional de la marihuana. Allí comenzaron a cruzar la cepa con genéticas índica. Después de crear un fenotipo estable con el que quedaron satisfechos, bautizaron la descendencia como Durban Poison.

Desde que se descubrió la variedad landrace y nació la Durban Poison, muchos bancos de semillas han creado sus propias versiones, utilizando la genética original para crear nuevas variedades en la actualidad. De hecho, tanto la Girl Scout Cookies como la Cherry Pie, variedades míticas por derecho propio, descienden de la Durban Poison.

Esta sativa dominante noqueadora contiene altos niveles de THC, alrededor del 24% en las mejores plantas. Después de unas pocas caladas, ejerce un subidón cerebral y energético que motiva la mente. Estas flores son una opción excelente para consumir a primera hora de la mañana y empezar el día con buen pie. Sus terpenos especiados, dulces y afrutados también son muy adecuados para hacer comestibles y extractos.

La Durban Poison produce cosechas gratificantes tanto en interior como en exterior. En interior alcanza una estatura media, que no suele superar el metro y medio, pero en exterior puede crecer hasta 3 metros de alto. Podrás llenar tus frascos de hierba después de un plazo de floración de 8-9 semanas.

Early Maroc

Esta imponente variedad autóctona desciende de una genética salvaje que se adaptó a las condiciones áridas y calurosas de Marruecos. En respuesta a este clima bastante duro, estas plantas crecen altas y esbeltas, y producen una gran cantidad de tricomas para protegerse del estrés de la radiación UV.

Después de localizar la cepa original en plena naturaleza, los criadores cultivaron semillas en instalaciones de cultivo controladas en Occidente. Quedaron inmediatamente impresionados con su vigoroso patrón de crecimiento y sus gigantes colas verticales. Sabían que era toda una promesa.

Esta planta sativa pura produce niveles moderados de THC, del 17%. Recibirás una onda expansiva de energía a través del sistema nervioso central con cada calada, pero su potencia no te resultará abrumadora. Más bien tiende a impulsar proyectos creativos y conversaciones profundas.

La Early Maroc produce colas grandes y alargadas que no suelen verse en otras variedades. Son literalmente pilares de hierba pura que se disparan hacia arriba, con poco crecimiento lateral. Estas impresionantes flores producen una resina viscosa cargada de sabores y aromas a pimienta, fresas, especias y caramelos.

Esta variedad ha mantenido su naturaleza salvaje. Mientras que en interior no destaca demasiado, libera todo su potencial cuando se cultiva al aire libre. En este tipo de entorno, te recompensará con cosechas de hasta 450g por planta.

China Yunnan

Esta variedad landrace de gran calidad es autóctona de la provincia china de Yunnan, de ahí el nombre de China Yunnan. Es una de las regiones más cálidas del país, situándose en el sur de China y haciendo frontera con Vietnam, Laos y Myanmar.

Los cazadores de cepas descubrieron este ejemplar salvaje mientras caminaban por la provincia en busca de plantas de marihuana que creciesen cerca de su tierra natal. Una vez que cayó en sus manos, obviamente, no les pareció suficiente, y desde entonces hemos visto a su descendencia circular por todas partes.

La China Yunnan presenta aproximadamente un 80% de genética índica y tan solo un 20% sativa. Sus flores contienen distintos niveles de THC, que suelen oscilar entre el 12 y el 18%. También poseen niveles de CBD del 2 al 3%. Al fumar estas flores se experimenta un efecto pacífico y eufórico que derrite el cuerpo y eleva el estado de ánimo.

Aunque en cierto modo es un híbrido, muestra una morfología más típica de las índicas. Sus hojas de abanico tienen dedos gruesos y la copa se extiende lateralmente casi tanto como en vertical. Esta variedad landrace, parecida a un arbusto, produce cogollos grandes y densos completamente cubiertos de tricomas y resina.

Los criadores han cultivado la China Yunnan con buenos resultados tanto en interior como en exterior. Las plantas de interior producen cosechas medias después de un plazo de floración de 8-9 semanas, y las plantas de exterior cultivadas en parterres y macetas dan muy buenas cosechas a finales de septiembre.

China yunnan

Acapulco Gold

La Acapulco Gold es originaria, como ya habrás intuido, de la región de Acapulco, situada en la costa del Pacífico de México. Esta cepa ha conseguido adaptarse a las temperaturas abrasadoras de la estación seca y las fuertes lluvias de la estación húmeda. Ha desarrollado una capacidad de recuperación que la hace increíblemente atractiva para los criadores, ya que se enfrenta sin esfuerzos a las olas de calor y la infestación de moho.

Su nombre se debe al tono dorado de sus flores. Estos cogollos pequeños y compactos contienen niveles medios de THC y un perfil de terpenos complejo que despierta las papilas gustativas. Después de una calada, experimentarás ráfagas de especias, tierra, dulzura y almizcle a través de la nariz y la boca. Estos sabores destacan particularmente al vaporizar las flores, sobre todo porque la mayoría de ellos se queman cuando la fumas.

La Acapulco Gold contiene una genética 70% sativa, por lo que su efecto estimula las neuronas y despierta la mente. Se acompaña muy bien con una taza de café por la mañana y puede darte un chute de energía antes de salir a la calle. Así que, si la fumas con moderación, es una cepa diurna que te proporcionará un estado de concentración nítida para realizar tus tareas diarias.

Esta resistente variedad autóctona produce un montón de flores grandes y alargadas. Las plantas de interior pueden alcanzar una estatura de hasta 110cm y producir cosechas de 500g/m², y tendrás que prepararte para cortar a las 9-10 semanas después del comienzo de la fase de floración. Las plantas de exterior pueden crecer hasta 2m de alto y producir cosechas medias, que estarán listas durante la segunda quincena de octubre.

Mozambica

La Mozambica es una variedad pura de dominancia sativa y autóctona de la costa de Mozambique, situada en el este de África. Esta cepa presenta una genética entre 90 y 100% sativa, lo que significa que algunas plantas son sativas puras y otras ofrecen un toque de índica. La planta también es conocida por los curanderos de la región como "nbanje" o "soruma", y suelen utilizarla para hacer un té medicinal.

La Mozambica cuenta con un perfil genético resistente. Adquirió esta cualidad adaptándose a una estación húmeda muy intensa, que dura desde octubre hasta marzo, y a la estación seca del resto del año. Por ello, esta cepa da muy buenos resultados incluso si se cultiva en zonas húmedas del mundo donde muchas cepas son víctimas del moho. También se desarrolla bien en zonas con climas cálidos y secos, manejando con facilidad las olas de calor.

Esta variedad salvaje crece alta e imponente. Aunque algunos cultivadores puede que tengan la posibilidad de disfrutar de espacios de interior excepcionalmente grandes, la planta saca su verdadero potencial al aire libre, cultivada en parterres y macetas grandes. En este tipo de entorno, desarrolla una copa amplia y produce grandes cosechas, después de un plazo de floración de 13 semanas.

Hindu Kush

La Hindu Kush procede de la cadena montañosa que lleva el mismo nombre, una columna de imponente roca que se extiende desde Afganistán a lo largo de 800 kilómetros, atravesando Pakistán y llegando hasta Tayikistán. Los cazadores de cepas que enviaron por primera vez estas genéticas al mundo occidental crearon un gran impacto en la comunidad de la marihuana y, a día de hoy, siguen estando entre las grandes protagonistas del sector.

Esta genética índica pura ha sentado las bases de algunas de las mejores variedades de marihuana de todos los tiempos. Los criadores la utilizaron para crear la OG Kush, la Purple Kush y otras muchas variedades míticas que han mantenido su propio legado.

Pero la Hindu Kush original es venerada por una razón. Produce colas grandes y altas cargadas de tricomas, pistilos y hojas de azúcar afiladas, que le otorgan una presencia radiante entre las demás cepas. Además, sus flores grandes pegan bastante fuerte, debido a un contenido medio de THC que oscila entre el 18 y el 20%. Los efectos también pueden variar; las plantas menos potentes ejercen un fuerte efecto corporal y aclaran la mente, mientras que las que tienen un contenido más elevado de THC ejercen un efecto sedante, que convierte a estas flores en una opción ideal para las noches tranquilas.

Esta índica con estructura de arbusto mantiene un tamaño pequeño, tanto en interior como en exterior, que resulta interesante sobre todo para cultivar con discreción o en espacios reducidos. En interior, produce cosechas medias después de una breve fase de floración de 7 semanas, y si cultivas en exterior, podrás cosechar estas flores dulces y afrutadas a finales de septiembre.

Thai

Tailandia es la patria de algunas de las mejores genéticas de marihuana sativa del mundo, incluida su tocaya, la Thai.

Esta cepa ofrece una experiencia cerebral muy vivaz, perfecta para el consumo diurno. La Thai ejerce un efecto inspirador que resulta muy atractivo a la hora de componer música, pintar cuadros, escribir o hacer cualquier otra cosa que te motive. Como variedad sativa 100% pura, los criadores han aprovechado la variedad autóctona Thai para crear cepas con un efecto igual de enérgico, como la Northern Lights y la Chemdawg.

Los cazadores de cepas descubrieron estas genéticas en la selva de Tailandia, en la década de los 70, y las introdujeron en el archivo genético occidental de forma paulatina, durante las dos décadas siguientes. La Thai también lleva el apodo de "Thai Sticks", debido a que los habitantes de la zona tienen la tradición de secar estos cogollos y atarlos formando largos palitos (sticks) resinosos.

Esta asombrosa cepa landrace presenta varias características que la hicieron extremadamente atractiva para los criadores cuando llegó a Occidente. Por un lado, sus cogollos estrechos y largos desprenden aromas especiados de tierra, chocolate, cítricos y madera. Sus altos niveles de THC establecen una relación sinérgica con los terpenos responsables de estos aromas y dan lugar a un subidón cerebral lúcido y funcional. Quien la consume, describe la experiencia como eufórica, inspiradora e incluso psicodélica en dosis suficientemente altas.

Esta planta alta y alargada crece muy bien en exterior, cultivada en politúnel, invernadero y parterres. Podrás observar cómo se estira hasta volverse muy alta, con un dosel grande y repleto de cogollos, con un crecimiento constante durante un plazo de 14-20 semanas. Además, esta variedad es apta solo para regiones cálidas con una temporada de cultivo larga, ya que la transición estacional en los climas fríos frenará a esta planta antes de que esté lista.

Afghani

Esta cepa landrace es índica pura y muy resistente, conocida simplemente como Afghani, autóctona de la cordillera del Hindu Kush, concretamente de la frontera con Afganistán.

También conocida simplemente como afgana, por lo que parece, los cazadores de cepas consiguieron estas semillas y las sacaron del país a escondidas poco antes de la invasión soviética de finales de la década de los 70. El descubrimiento de estas semillas no solo hizo más interesante el acervo genético durante un tiempo. En realidad, la genética Afghani sentó las bases para variedades como la Amnesia Haze y otros muchos fenotipos modernos muy populares.

Gran parte del hachís que se hace en esta región procede de ejemplares excepcionales de cepas Afghani autóctonas, y no es ningún secreto que el mundo árabe lleva elaborando el mejor hachís del planeta desde hace siglos. Los fumadores de otros países hacen todo lo posible para importar este producto de calidad superior, y la genética Afghani es precisamente la razón.

Sus cogollos pequeños y compactos producen niveles medios de THC, y aunque esta proporción no te lanzará al espacio exterior, podrás percibir igualmente una fuerte ola de euforia recorriendo todo tu cuerpo. Sentirás relajación y desaparecerán tus preocupaciones, y estos efectos tan agradables irán acompañados de deliciosos sabores a especias y tierra.

Su genética robusta y duradera hace que la Afghani sea fácil de cultivar en cualquier tipo entorno. Las plantas de interior desarrollan un tamaño pequeño y pueden producir hasta 400g/m², después de un plazo de floración de 7-8 semanas. Las plantas de exterior pueden alcanzar los 2m de altura y tendrás que prepararte para sus cosechas medias, durante la última semana de septiembre.

Afghani

Colombian

La Colombian es una sativa pura que sigue siendo un clásico en el mundo de la marihuana.

Aumentó su popularidad en los años 70 y 80 y ayudó a impulsar la demanda de más calidad en la marihuana sinsemilla. Después de conseguir estas genéticas, los criadores crearon una generación de variedades que cambiaron el panorama para siempre. De repente, empezaron a surgir variedades como la AK-47, la Haze y la Skunk original, y el mundo de la marihuana nunca volvió a ser el mismo.

La extraordinaria Colombian combina altos niveles de THC con una gama compleja, pero complementaria, de terpenos. Aunque sus efectos son muy apreciados, los entendidos de marihuana suelen buscarla simplemente para poder experimentar sus increíbles sabores. Cada calada envía notas de skunk, lima, dulzura y limón por toda la lengua. Los chefs de marihuana reservan estas flores para sus mejores platos.

Después de experimentar su increíble perfil de terpenos, sentirás rápidamente una ráfaga de energía que recorre todo tu cuerpo. Su efecto es eufórico, estimulante y lúcido mentalmente, casi como un nootrópico. Disfruta de estos cogollos durante todo el día para mantener tu batería completamente cargada, o da unas pocas caladas por la noche cuando quieras salir de fiesta hasta las tantas con tus amigos.

En general, los cultivadores califican las cepas Colombian como difíciles de cultivar, así que, si quieres probar estas flores, tendrás que ganártelas. Son plantas altas que destacan al aire libre y requieren una temporada de cultivo larga y cálida, por lo que si vives en una zona con climas fríos, tendrás que renunciar a ellas.

También deberás enriquecer tu jardín con plantas asociadas como la lavanda, el eneldo y la albahaca, para atraer insectos protectores y disuadir a las plagas. Te dará grandes cosechas durante el mes de noviembre, tanto si cultivas en interior como en exterior.

Jamaican Lambsbread

La Jamaican Lambsbread es una de las cepas más famosas de Jamaica, se dice que incluso el propio Bob Marley la clasificó entre sus favoritas. Se cree que esta variedad proviene de una pura sativa que llegó desde África y consiguió adaptarse al clima de Jamaica. La Jamaican Lambsbread fue utilizada en proyectos de cría y contribuyó en la creación de cruces como la Black Tuna y la Lamborghini.

Esta variedad contiene niveles tremendos de THC y produce un efecto cerebral sativa de acción rápida. Va bastante cargada de THC, con un nivel que oscila entre el 21 y el 25%, por lo que ofrece un subidón potente incluso para fumadores con más experiencia. Si eres principiante y buscas un ciego intenso, tendrás que fumar poco a poco. Pero sus sabores a pino y limón hacen que estas flores sean un auténtico placer para el paladar, y es posible que sientas la tentación de dar más caladas de las que puedas soportar.

La Jamaican Lambsbread es alta y larguirucha. Crece bien en el calor del invernadero y bajo pleno sol. Cultivada bajo estas condiciones, y con un sustrato de buena calidad, puede producir cosechas gigantescas que estarán listas en el mes de noviembre.

Las genéticas autóctonas son responsables de todo lo que nos enamora de la marihuana

Estas poderosas genéticas autóctonas no solo producen efectos únicos por sí mismas, sino que son responsables de cientos de variedades modernas que se cultivan por todo el mundo. La capacidad de la marihuana para adaptarse a todo tipo de condiciones, la perseverancia de los cazadores de cepas y el ingenio de los criadores, se unieron para dar lugar a la era moderna de la marihuana, y nunca podremos agradecérselo lo suficiente. Así que, ¿a qué esperas? ¡Da las gracias a las antepasadas de tu variedad favorita y empieza a cultivar una de ellas hoy mismo!