¿Cuál es la mejor proporción de CBD y THC en la marihuana?


¿Cuál es la mejor proporción de CBD y THC en la marihuana?

Con la gran cantidad de cepas de marihuana que existen en la actualidad, seguro que hay una que se adapta perfectamente a tus preferencias. Es posible encontrar prácticamente cualquier perfil aromático, todo tipo de combinaciones genéticas índica/sativa, y por supuesto, las proporciones o ratios de CBD con respecto a THC que quieras.

Si solo quieres colocarte, podrías preguntarte para qué quieres CBD en tu hierba. Por otro lado, si consumes el CBD como un suplemento para el bienestar, la idea de que también incluya THC puede parecerte absurda. Sin embargo, si pruebas diferentes variedades con distintos ratios, comprobarás que cada uno de ellos ofrece sus propios beneficios. Así que, ¿qué proporción es la más adecuada para ti?

¿Por qué es importante la proporción de CBD respecto a THC del cannabis?

Para empezar, el CBD y el THC están presentes de manera natural en sus concentraciones más altas, por lo que sus efectos suelen ser lo que se experimenta cuando se consume marihuana. En segundo lugar, representan los dos principales beneficios que se buscan a la hora de disfrutar de la hierba: subidón (cortesía del THC) y alivio (THC y CBD). Si hay más de uno u otro en una misma cepa, la experiencia podría cambiar de forma significativa.

¿En qué se diferencian el CBD y el THC?

Para poder explicar el tema de las proporciones, antes debemos desglosar las diferencias que existen entre el CBD y el THC.

El primero, como muchas tiendas de productos naturales que lo venden te podrían informar, no coloca como el segundo, pero puede ejercer muchos otros efectos a través del sistema endocannabinoide. Este sistema, que existe en todo el cuerpo, está repleto de receptores cuya función es interactuar con los endocannabinoides, que son los cannabinoides internos que producimos de forma natural.

El CBD, sin embargo, no interactúa directamente con ese sistema, sino que inhibe una enzima que descompone la anandamida, que es uno de esos endocannabinoides. Sin inhibiciones gracias al CBD, la anandamida ayuda en muchas tareas, como gestionar la ansiedad y la motivación, mejorar el estado de ánimo, y mantener el equilibrio general del cuerpo, lo que se conoce como homeostasis.

El THC, por otro lado, es famoso por sus efectos psicotrópicos. Dependiendo de la cepa, puede hacer que te sientas a gusto y relajado/a o sin inhibiciones y listo/a para comerte el mundo, apalancarte en el sofá o hacerte bailar en medio de la cocina. Y hablando de la cocina, la hierba por lo general despierta el apetito, independientemente de la variedad.

Como es posible que hayas adivinado, el THC tiene una relación estrecha con el sistema endocannabinoide. Principalmente, con los receptores CB1, ya que esta interacción es lo que produce el subidón eufórico. Curiosamente, la anandamida interactúa con el mismo tipo de receptor, aunque en menor grado. El THC también interactúa con los receptores CB2, que se encargan principalmente de conservar nuestro sistema inmunológico, entre otras tareas.

El efecto séquito

Si has estado prestando atención, es posible que te hayas dado cuenta de que existe una interacción entre el THC y el CBD. El CBD potencia los niveles naturales de anandamida, que se une al CB1, y el THC estimula esos mismos receptores, pero con una mayor euforia y cambios en la percepción.

Incluso más allá del subidón y los cambios de humor, cada vez hay más pruebas de que los efectos de estos cannabinoides sobre diversas dolencias físicas y mentales, mejoran cuando se combinan. Esto se conoce como efecto séquito, y aunque de momento solo se considera una teoría, la investigación que lo respalda sigue aumentando de forma gradual.

El efecto séquito

Diferentes proporciones de CBD respecto a THC y sus beneficios

Ahora que ya tenemos una mejor idea de lo que son el CBD y el THC, vamos a detallar los efectos y beneficios de sus distintas proporciones en las cepas de marihuana.

En términos porcentuales, no suele haber cogollos con más de un 30% de cannabinoides, por lo que las variedades con más THC contendrán un 30% de THC, y las de más CBD, un 30% de CBD. A su vez, una cepa podría contener hasta un 15% de ambos cannabinoides, o incluso un 7% en el caso de una hierba menos concentrada. En la ficha técnica, sin embargo, esto se indicará como 1:1, 2:1, 1:2, 14:1, etc., lo que hace referencia a la proporción de CBD con respecto al THC de dicha cepa (o viceversa).

A continuación, explicamos las características de cada "categoría" de ratios, junto con los beneficios que podrían ofrecer a los consumidores.

CBD alto, nada de THC

Siendo realistas, es imposible encontrar una variedad de cáñamo que no contenga nada de THC (léase una cepa con una proporción de CBD:THC de 1:0). Sin embargo, hay muchas con alrededor de un 0,3% de THC, lo que no es suficiente para colocarte, pero sí para que actúe con el CBD de alguna forma.

Teniendo esto en cuenta, esas variedades son más adecuadas para quienes buscan específicamente el CBD y no quieren que su concentración o energía se vean afectadas.

CBD alto, poco THC

Si no te importa experimentar un subidón leve, las cepas con una proporción de 2:1, 5:1, e incluso 12:1 de CBD frente a THC, podrían ofrecer un alivio y relajación mayores.

Esto, como hemos visto antes, se debe a lo que muchos expertos del cannabis consideran como efecto séquito. Según los mismos, el THC se une a los sitios ortostéricos de los receptores cannabinoides, y las interacciones del CBD con los sitios alostéricos modifican el comportamiento del THC. En concreto, algunos expertos creen que podría ayudar a inhibir la aparición de la ansiedad y el aumento de la frecuencia cardíaca que a veces causa el THC.

Teniendo en cuenta estas posibilidades, si no te importa experimentar un efecto leve, ese toque extra de THC podría beneficiarte más de lo que te imaginas.

Cbd alto, poco thc

CBD y THC en equilibrio: 1:1

Siguiendo la misma lógica que con las cepas ricas en CBD y con un contenido bajo de THC, las variedades con un ratio de 1:1 ofrecen dosis iguales de CBD y de THC, y producen un efecto ligero pero agradable que te golpea como si fuera una ola tenue en la orilla. Sin duda, sentirás cierta relajación, pero no tendrás problemas para moverte o funcionar normalmente. Estas cepas en realidad no se crean para que produzcan un subidón, sino que están pensadas para quienes solo quieren hacer que su día sea más llevadero.

THC alto, poco CBD

Si buscas una experiencia principalmente psicoactiva, pero aun así quieres disfrutar del toque suave del CBD, hay muchas variedades con una proporción de CBD respecto a THC de 1:2. El subidón dominará el resto de sensaciones a la hora de disfrutar de este tipo de hierba, pero estará mitigado por los efectos complementarios que hemos visto antes. No será un colocón pequeño, sino un efecto lo suficientemente moderado y lúcido como para ayudarte a evitar un estado de ansiedad.

THC alto, nada de CBD

Como en el caso de las cepas ricas en CBD, es muy poco probable que encuentres una variedad rica en THC y sin nada de CBD. Dicho esto, es lo que suele buscar la mayoría de la gente cuando compra marihuana: mucho THC y poco más. Esto ofrece el subidón más fuerte de todas las proporciones, pero no podrás beneficiarte del efecto séquito. Estas hierbas son muy agradables, por supuesto, aunque a menudo se consumen más por diversión que por bienestar.

¿Cuál es el mejor ratio de CBD:THC de la marihuana?

Entonces, de entre todas las proporciones de cannabinoides, ¿cuál es la mejor? Dependerá de tus preferencias y situación personal. Todas ofrecen ventajas en distintas competencias, y merece la pena conocer todas las opciones.

Mejores cepas ricas en CBD

En la actualidad, existen numerosas variedades que contienen principalmente CBD. Algunas cepas ricas en CBD destacan entre el resto, ya sea porque ofrecen un porcentaje más alto del cannabinoide, un buen equilibrio terpenoide, o una combinación de ambos. Veamos algunas de nuestras favoritas.

Mejores cepas ricas en cbd

ACDC

Al igual que el grupo del mismo nombre, la ACDC cuenta con un poderoso legado. Es una descendiente de la Cannatonic, con lo mejor de esta variedad.

La ACDC produce una primera impresión ideal al darte la bienvenida con un aroma fresco a bosque. Cuando la fumes, comprobarás que ese aroma combina perfectamente con su vigorizante sabor a limón. A medida que sigas disfrutando de esta fiesta revitalizante para los sentidos, sus cogollos con un 19-22% de CBD te adormecerán. Estos efectos están rematados con un sutil 1% de THC, y el equilibrio entre índica y sativa es un 50/50 perfecto.

El cultivo de esta planta constituye un reto, ya que es bastante susceptible a las plagas, los hongos, etc. por lo que recomendamos cultivarla en interior. Al aire libre también se pueden conseguir cosechas ideales, pero es mejor reservarlo para cultivadores con más experiencia. Proporciónale unas 9-10 semanas de floración interior, y prepárate para cosecharla en octubre en exterior. Cuando llegue ese momento, lo ideal sería obtener unos 400g/m² en interior y 455g por planta al aire libre.

Charlotte’s Web

La Charlotte’s Web es una de las variedades de CBD más populares. Desarrollada en 2011 en Colorado por los hermanos Stanley, se hizo muy famosa cuando los padres de una niña llamada Charlotte Figi comenzaron a tratarla con un extracto de esta cepa, por aquel entonces sin nombre. Teniendo en cuenta que cada persona es distinta, no podemos garantizar ningún resultado concreto, pero se puede esperar mucho de esta variedad.

Para empezar, muchos consumidores informan sobre la ola de relajación que les producen estos cogollos índica dominantes, que contienen un 10-20% de CBD junto al límite legal del THC en EE.UU. (0,3%). En lo referente a su aroma y sabor, unas notas de pino y limón llevan a cabo una danza de calidad probada, que te permiten conservar la actividad y la lucidez a la vez que te envuelven con cada calada.

Esta planta es fácil de cultivar y crece bien tanto en interior como en exterior, pero aun así deberás vigilarla como a cualquier otra. Si la cultivas en interior, tarda unas 7-10 semanas en florecer y alcanza una altura de alrededor de 180cm en condiciones ideales, y produce cosechas de 340-450g/m². Al aire libre, conseguirás unos respetables 450g por planta, o más, en septiembre/octubre.

Solomatic CBD

Una descendiente de la Asia CBD Auto y la Diesel CBD, la Solomatic CBD es una de las variedades más potentes de este tipo, con un 21% de CBD y menos de 1% de THC. Esta fuerte carga cannabinoide se complementa con un gran número de terpenos que ayudan a producir esa sensación calmante y lúcida por la que se conoce a esta cepa.

Además de potenciar el efecto, estos terpenos mejoran la experiencia general con sus impresionantes sabores y aromas. Cuando unas notas de pino y jengibre llaman a la puerta de tu olfato con un golpe fuerte y entusiasta, un sabor dulce, afrutado y a cítricos les siguen tras ser invitado a través de una calada.

Gracias a su genética autofloreciente, puede ir de semilla a cosecha en solo 9-10 semanas, tanto en interior como al aire libre. También es bastante fácil de cultivar, lo que es especialmente asombroso si se tienen en cuenta los potenciales 425-475g/m² que se pueden conseguir en interior, o los 110-150g por planta que es posible cosechar al aire libre.

Mejores cepas con una proporción equilibrada de CBD respecto a THC

Los dos principales cannabinoides ofrecen algo a los consumidores, y no hay mejor forma de conocer su relación que disfrutar de una hierba de calidad con un ratio de 1:1.

CBD-Chronic

La CBD-Chronic es perfecta para los novatos de las cepas 1:1 y la marihuana en general. Este cruce de la Remedy y la Chronic, dos variedades de prestigio y ricas en CBD y THC respectivamente, ofrece un equilibrio agradable con un 5,8% de CBD y un 5,4% de THC.

Tras unas cuantas caladas, notarás una ligera sensación psicoactiva, pero el efecto principal es una ola de serenidad y energía lúcida que se apodera de todo tu cuerpo. Junto a este agradable conjunto de efectos, esta hierba también ofrece un delicioso contraste de sabores terrosos y afrutados.

Además de ser apta para consumidores novatos, quienes vayan a cultivar por primera vez también disfrutarán mucho con esta planta. Si sigues los pasos adecuados, estará lista para cosechar tras 8-9 semanas de floración (a mediados/finales de octubre en exterior). Como recompensa por tu esfuerzo, esta variedad produce entre 350 y 600g/m² en interior, y una cantidad parecida, pero por planta, al aire libre.

Widow Remedy

Los cultivadores de Barney’s Farm han combinado las potencias de la Tijuana, la Afghan y la Kerala para crear la Widow Remedy, una variedad potente y equilibrada.

Su modesta altura de 90-110cm no es nada impresionante, pero se convierte en algo importante cuando descubres que esta cepa produce 500-600g por planta al aire libre, y una cantidad parecida por metro cuadrado en interior. Solo tienes que dejar que florezca durante 8-9 semanas (o esperar hasta finales de septiembre si la cultivas en exterior), y controlar un poco el entorno.

Una vez que hayas secado y curado los cogollos, unas notas florales, azucaradas, afrutadas y a pino te arrastrarán al cuarto de las provisiones como si fueras un personaje de dibujos animados. Y una vez que los hayas triturado y fumado, producirá esas mismas sensaciones en tu paladar. Ya solo tienes que relajarte y disfrutar de un 15% de CBD y un 10-15% de THC. Aunque es una variedad sativa dominante, su ciego leve pero notable se caracteriza por un efecto mental suave y una sensación de relajación general en todo el cuerpo.

Bubba Kush CBD

Muchas de las variedades de esta lista presentan un perfil discreto durante el cultivo, pero la Bubba Kush CBD está lejos de ser recatada. Para empezar, este ejemplar es más alto que la mayoría de la gente, ya que puede medir hasta 2,5 metros en circunstancias ideales. Proporciónale 8-9 semanas de floración, y observa cómo produce la friolera de 900g por planta al aire libre, lo que se traduce en unos 450g/m² en interior.

Pero, ¿qué tipo fumada proporciona? Aunque esta planta es bastante imponente, su efecto es más bien moderado y calmante. Estas sensaciones son producidas por su genética índica dominante, con un 10% de CBD y un 8% de THC.

A medida que calma los nervios, su perfil terpenoide invoca imágenes de estar tomando café en un balcón soleado, gracias a sus notas terrosas, especiadas y afrutadas.

Mejores cepas ricas en THC

Para terminar nuestra lista, vamos a ver algunas de las variedades ricas en THC más apreciadas del mercado actual. Estas cepas contribuyen a nuestro bienestar de varias formas, además de ofrecer subidones potentes, sabores seductores y aromas tentadores.

Mejores cepas ricas en thc

Gorilla Glue

Incluso si eres un fumeta novato, es muy posible que la Gorilla Glue sea una de las primeras cepas que te vienen a la mente cuando piensas en marihuana de efecto fuerte. Y con razón: su contenido medio de un 26% de THC, junto con menos del 1% de CBD, estimula los sentidos y envuelve tu cuerpo en un agradable colocón que también relaja la mente.

Este resultado era de esperar, dado que es un cruce de la Chocolate Diesel y la Chem's Sister. Estas genéticas también le ayudan a alcanzar una altura de alrededor de 150cm en interior, y de 190cm al aire libre. A su vez, esta planta produce 550-600g/m² en interior y la misma cantidad por planta en exterior.

Esta hierba tiene un aroma y sabor tan agradables como su tacto y aspecto. En concreto, ofrece notas azucaradas y cítricas que contrastan con unos matices terrosos de combustible y pino. Es posible que al principio te parezca que no funciona, pero la Gorilla Glue es un clásico instantáneo por algo.

Bruce Banner 3

Esta cepa lleva el nombre que Hulk utiliza cuando tiene un aspecto normal, pero la Bruce Banner 3 no es tan discreta con su potencia.

¿Qué potencia ofrece?, te preguntarás. ¿Qué te parece entre un 20 y un 27% de THC, sin apenas CBD? Sus caladas pegan muy fuerte, y te sentirás más que preparado/a para salvar el mundo cuando esta bestia sativa dominante aumente tu nivel de energía y mejore tu ánimo. ¡Y además es deliciosa! Cada calada ofrece un sabor fuerte a cítricos y frutos del bosque, que recuerda más a un batido recién hecho que a hierba.

Pero lo mejor de todo es que podrás conseguir hasta 700g por planta cuando la cultives al aire libre. Su producción interior tampoco es nada mala, con un máximo de 500g/m² si juegas bien tus cartas. Observa cómo crece hasta una sorprendente altura de 2-3m al aire libre (o a unos 120-150cm más manejables en interior), y deja que florezca durante unas 9-10 semanas.

HulkBerry

Si eres un cultivador principiante y quieres empezar bien, no busques más allá de la HulkBerry. Solo tienes que proporcionarle suficiente luz, tal vez probar con los métodos SOG o ScrOG si tienes espacio, y darle unas 9-10 semanas para que madure sus deliciosos cogollos.

Cuando llegue ese momento, por lo general, a finales de septiembre, te encontrarás admirando una planta de 80-140cm en interior, o de 160-200cm al aire libre. En el primer caso, podrás cosechar 400-450g/m², y 650-700g por planta en el segundo. Aunque no tendrás que esforzarte mucho, te recompensará generosamente con unos cogollos con un alucinante 27% de THC y una cantidad insignificante de CBD.

La HulkBerry es un ejemplar sativa dominante, por lo que es muy probable que te produzca un subidón creativo y enérgico. Estos efectos afectan en gran medida a la mente, y pegan más fuerte y duran más que los de la mayoría de las demás cepas. Esta descendiente de la OG Kush y la Strawberry Diesel también ofrece una gran variedad de sabores y aromas deliciosos. Unas notas de limón, azúcar y frutas del bosque acariciarán tu olfato y paladar, con un toque de combustible sutil pero muy interesante.

La proporción de CBD respecto a THC es importante

A estas alturas, ha quedado claro que la proporción de CBD respecto a THC de la marihuana es muy importante. Tanto si solo buscas centrarte un poco, como si quieres disfrutar de un puntillo psicoactivo leve o cogerte un ciego, es fundamental saber qué ratios funcionan mejor para ti. Y la única forma de hacerlo es probando algunas variedades.