¿Combate el CBD la resistencia a los antibióticos?


¿Combate el CBD la resistencia a los antibióticos?

El CBD es uno de los productos de bienestar más populares del mercado, y cada persona tiene sus razones para elegirlo. En la actualidad, existen pruebas de que podría ser la sustancia clave para combatir la resistencia a los antibióticos que ha desarrollado nuestro cuerpo. Aún no se ha demostrado nada, pero los resultados son muy prometedores.

El CBD ha despertado mucho interés como suplemento para la salud potencialmente efectivo. Ahora, sin embargo, los investigadores están intentando averiguar si también afecta a algunos de los medicamentos más utilizados: los antibióticos.

"Pero, ¿por qué sería necesario el CBD? ¿Qué tienen de malo los antibióticos?" En cierto momento, no tenían nada de malo, y no era necesario sustituirlos. Pero, al igual que los animales y los humanos han evolucionado para hacer frente a las amenazas, algunas enfermedades como la tuberculosis o la neumonía se han adaptado para sobrevivir a los tratamientos que solían acabar con ellas. La diferencia está en que esta evolución no ha tardado millones de años, sino que ha tenido lugar en cuestión de décadas.

¿QUÉ ES LA RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS?

Este fenómeno se conoce como resistencia a los antibióticos. Es global, afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales, y está empeorando en zonas donde los antibióticos están ampliamente disponibles. Estos medicamentos se consumen con bastante ligereza en lugares donde se requiere de una receta, pero son aún más habituales en áreas con menos restricciones médicas.

Dado que no podemos hacer que los antibióticos actuales vuelvan a ser efectivos, debemos concentrarnos en encontrar un sustituto digno. Con ese objetivo, el CBD ha comenzado a despertar interés como posible medio para combatir las bacterias perjudiciales. Antes de proporcionar una explicación más detallada, debemos decir que el CBD no es una alternativa, pero la investigación indica que podría ofrecer buenas interacciones.

RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS: EL ESCENARIO PERFECTO

Esta información puede ser difícil de digerir de golpe, así que vamos a dar un paso atrás para hacernos una idea más clara del problema en cuestión. Como hemos dicho al principio, la resistencia a los antibióticos es el fenómeno por el cual una enfermedad se vuelve resistente a los medicamentos utilizados para tratarla.

Está originada por un escenario perfecto de éxitos seguidos de fracasos. Al fin y al cabo, los antibióticos son tan comunes y se recurre tanto a ellos porque en cierto momento fueron extremadamente eficaces. Las bacterias dañinas seguían apareciendo (y todavía lo hacen), pero no había más que tomar unas cuantas dosis de antibióticos y el problema se solucionaba rápido.

Sin embargo, como dice el saber común, no se puede tener demasiado de algo bueno. Los médicos empezaron a recetar antibióticos cuando los pacientes en realidad no los necesitaban, y la gente no dudaba en tomarlos.

"Por si acaso", pensábamos, ignorando que esto ofrecía una ventaja a las mismas bacterias que estabamos tratando de combatir.

CÓMO Y POR QUÉ OCURRE LA RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS

A estas alturas, podrías preguntarte por qué el aumento del consumo de antibióticos conduce a la resistencia a los mismos. Incluso si fuera así, ¿no tardarían tanto tiempo como la evolución de los animales y los humanos?

Según los microbiólogos, es porque estos mismos eventos evolutivos se suceden a un ritmo mucho más rápido. Incluso con un tratamiento antibiótico eficaz, podría escapar una sola de las bacterias.

A partir de ahí, podría multiplicarse y dar lugar a una nueva generación de bacterias mejor adaptadas para resistir el tratamiento. Es posible que la primera generación no tenga mucha suerte, pero las siguientes tendrán cada vez más éxito.

Dado que su ciclo reproductivo tarda una fracción de una fracción del de un animal o un ser humano, esta evolución ocurre, relativamente, en un abrir y cerrar de ojos.

TIPOS COMUNES DE BACTERIAS RESISTENTES A LOS MEDICAMENTOS

Dado el grado de propagación de esta amenaza, es aconsejable familiarizarse con los tipos de bacterias resistentes a los medicamentos. No podemos mencionarlas todas aquí, pero estos son algunos ejemplos importantes.

SARM: STAPHYLOCOCCUS AUREUS RESISTENTE A LA METICILINA

En general, consideramos las infecciones por estafilococos como una molestia, y no como una amenaza. Ahora, una cepa resistente a los medicamentos para la bacteria que las causa, conocida como Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), se ha vuelto muy habitual no solo en los hospitales, sino también en las comunidades circundantes.

Sarm: staphylococcus aureus resistente a la meticilina

TB: MYCOBACTERIUM TUBERCULOSIS

Posiblemente una de las infecciones bacterianas de peor fama, la tuberculosis (TB), aunque tratable, tarda de seis meses a dos años en curarse, cuando los antibióticos funcionan. Ahora, sin embargo, los dos principales medicamentos contra la TB se están volviendo prácticamente ineficaces, a medida que la TB multirresistente (TB MDR) comienza a propagarse. Esto desafía nuestra capacidad para tratar la enfermedad, y más aún para curarla.

CRE: ENTEROBACTERIAS RESISTENTES A LOS CARBAPENÉMICOS

¿Te acuerdas de esos brotes de E. coli de 2006 relacionados con las espinacas? Esa misma cepa bacteriana se está volviendo cada vez más resistente a los medicamentos, junto con toda la familia Enterobacteriaceae. Conocidas como enterobacterias resistentes a los carbapenémicos (CRE), las enfermedades que causan, a veces pueden poner en peligro la vida del enfermo.

¿PODRÍA SER EL CBD UN ANTIBIÓTICO?

Todo esto nos lleva a preguntarnos: ¿Podría el CBD tener capacidad antibiótica?

Los científicos han intentado responder a esta pregunta desde hace mucho tiempo. El primer estudio que encontramos data de 1976, y detalla las concentraciones mínimas inhibidoras de THC y CBD contra los estafilococos y los estreptococos. Otro estudio, realizado en 2008, descubrió que una gran variedad de cannabinoides, entre los que se incluye el CBD, podrían presentar cierto potencial, pero no lo demostraron por completo.

En otras palabras, no tenemos pruebas de una cosa ni de otra. Sin embargo, unos hallazgos recientes apuntan en una dirección mucho más positiva.

En marzo de 2020, Scientific Reports publicó un estudio que muestra cómo el CBD podría ayudar a combatir los estafilococos y otras bacterias Gram positivas. En resumen, estas bacterias forman parte de una subcategoría específica con una pared celular que las hace resistentes a la mayoría de los tratamientos a base de antibióticos.

En este estudio, los científicos comprobaron que el CBD fue capaz de reducir el potencial de membrana de las bacterias dañinas. En combinación con la bacitracina (BAC), también redujo sus tasas de autólisis y minimizó su expresión del gen regulador de la división celular, conocido como ezrA.

¿SE PUEDEN CONSUMIR CBD Y ANTIBIÓTICOS A LA VEZ?

Está claro que, aunque el CBD pueda ejercer una acción positiva, en estos momentos no se considera un antibiótico, ni se toma por sí solo con fines antibióticos.

Teniendo esto en cuenta, podrías preguntarte si tomar ambos juntos funcionaría mejor que de forma separada. Lo cierto es que podría ser complicado debido a la forma en que nuestro cuerpo procesa las sustancias.

Para ser más exactos, el CBD tiene potencial para afectar a la velocidad con la que nuestro cuerpo metaboliza los antibióticos. Interactúa con ciertas enzimas del hígado, alterando nuestro organismo de una forma que puede conducir a unas dosis accidentales altas de antibióticos (o CBD) en el cuerpo. Por ese motivo, el CBD y los antibióticos no deben consumirse juntos.