¿Qué son los cristales de CBD y cómo se consumen?


¿Qué son los cristales de CBD y cómo se consumen?

Puede que hayas oído hablar del cannabidiol. Más conocido como CBD, este compuesto derivado del cannabis es cada vez más popular en todo el mundo. Aunque sus efectos no son psicoactivos, esta sustancia natural es muy apreciada por sus versátiles beneficios.

El CBD se consume generalmente en forma de aceite de CBD de espectro completo, pero es todavía más potente como cristales. De hecho, los cristales de CBD son la forma más pura posible del cannabidiol. Pero, ¿qué son exactamente? y, ¿son seguros? Lee todo lo que hay que saber sobre los cristales de CBD a continuación, cómo se producen, sus ventajas e inconvenientes, y métodos de consumo.

¿QUÉ SON LOS CRISTALES DE CBD?

Los cristales de CBD son extracciones aisladas de cannabidiol. Esto los convierte en el concentrado de CBD más puro que existe. Mientras que otros concentrados de marihuana y CBD suelen contener cantidades mínimas de THC y otros cannabinoides, los cristales de CBD tienen un nivel de pureza de al menos un 98-100%. Sin embargo, no colocan. Los cristales de CBD no solo carecen de propiedades psicoactivas, sino que tampoco contienen otras moléculas vegetales. Otras sustancias como los demás cannabinoides, fitonutrientes, flavonoides y terpenos, no están presentes en ellos, excepto en cantidades insignificantes.

Ya vas viendo a qué nos referimos, ¿verdad? Únicamente CBD puro y aislado, lo que hace que resulte muy atractivo para quienes buscan un suplemento natural sin efectos psicoactivos.

¿CÓMO SE PRODUCEN LOS CRISTALES DE CBD?

Cuando el CBD se extrae de la planta, aún contiene otros compuestos que afectan a su pureza, y es necesario someterlo a un proceso de filtración exhaustivo para conseguir el producto final.

Con el fin de aislar el CBD de todo lo demás, debe purificarse filtrando el material vegetal que queda tras la extracción inicial. En primer lugar, se eliminan las ceras y los lípidos, enfriando poco a poco el aceite. Esto también se conoce como "winterización". Tras deshacerse del exceso de grasa, se filtra todo lo demás, por lo general con la ayuda de un evaporador rotativo. Todos estos procesos aíslan el CBD por completo, dejando solo un polvo blanco y cristalino.

¿SON SEGUROS?

A pesar del alto nivel de pureza de los cristales de CBD, parecen ser seguros. Dicho esto, dada su alta potencia en comparación con los aceites de CBD de espectro completo, es posible que el riesgo de que se produzcan efectos secundarios asociados con los cristales también sea mayor.

Aunque no son muy habituales, se han dado casos de efectos secundarios vinculados a estos cristales. Sin embargo, podrían ser consecuencia de mezclar el CBD con medicamentos.

Posibles efectos secundarios:

• Aumento de la temperatura corporal
• Fatiga y somnolencia
• Disminución del apetito

Consulta nuestro artículo para leer más información sobre los posibles efectos secundarios del CBD.

¿CONTIENEN THC?

Mucha gente cree que los productos de CBD no llevan THC, pero el aceite de CBD contiene cantidades mínimas de este cannabinoide.

Esto se debe a que se elabora a partir de la planta entera, y no se filtra lo suficiente como para aislar el CBD de forma exclusiva. Siempre que el nivel de THC permanezca por debajo del 0,2%, los productos de CBD de espectro completo pueden venderse de forma legal. Una cantidad tan pequeña de THC no es capaz de generar efectos psicoactivos.

Este es uno de los motivos por los que mucha gente prefiere los cristales de CBD al aceite. Se obtienen los mismos beneficios sin temor a que el THC pueda ser detectado en el sistema. Además, las personas sensibles al THC aprecian el hecho de que su presencia sea prácticamente del 0%. Pero los cristales de CBD ofrecen muchas más ventajas.

VENTAJAS DE LOS CRISTALES DE CBD

Existen diversas razones por las que algunas personas consideran que los cristales de CBD son mejores que el CBD de espectro completo.

• Efecto inmediato: debido a su alta concentración de CBD, el efecto de los cristales aparece mucho antes que con otros productos de CBD. Esto también significa que solo se necesita una cantidad muy pequeña.

• Cero THC: dada la pureza de estos cristales, nunca tendrás que preocuparte de dar positivo por THC en una prueba de detección de drogas.

• Beneficios para la salud: numerosos estudios han demostrado que existe una relación positiva entre los cristales de CBD y varios trastornos de la mente y el cuerpo. Es una opción muy habitual entre quienes buscan un suplemento adecuado para tomar a diario.

• Fácil de consumir: la versatilidad de los cristales de CBD es infinita. Se pueden ingerir de muchas formas distintas.

INCONVENIENTES DE LOS CRISTALES DE CBD

Los cristales de CBD también tienen algunos inconvenientes, dependiendo de quién los consuma.

• Eficacia: aunque estos cristales tienen un efecto casi inmediato, no suele durar mucho, y es posible que tampoco sea muy completo. Al filtrar los terpenos y otros cannabinoides con sus propiedades beneficiosas, no se experimenta el "efecto séquito".

• Posología: como ya hemos mencionado, los concentrados se deben tomar en dosis muy pequeñas. El aceite de CBD de espectro completo, por otro lado, se puede tomar en dosis más altas, que duran más tiempo.

• No son fáciles de elaborar en casa: debido a los complicados procesos de aislamiento y filtración que son necesarios para producirlos, los cristales de CBD son muy difíciles de hacer en casa. Además, es muy peligroso. Uno de los compuestos necesarios, la sílice cristalina, solo se puede manipular bajo una campana de gases en un laboratorio.

FORMAS DE CONSUMIR CRISTALES DE CBD

Integra los cristales de CBD en tu rutina de suplementos con una de estas opciones.

DABBING

Algunos consumidores prefieren "dabbear" los cristales de CBD. El dabbing proporciona un sabor agradable, y los efectos aparecen de forma instantánea. Esto lo convierte en el método más extendido. Tras derretir los cristales, se inhala el vapor con un rig para dabbing o un vaporizador de ceras. Para empezar, es buena idea utilizar un dabber. Simplemente calienta esta herramienta con un mechero para que los cristales se adhieran a ella, y ponlos sobre el clavo incandescente del rig para que se derritan. Inhala y disfruta.

COMO LÍQUIDO PARA VAPEAR

Mezcla tus cristales con un e-líquido y nadie sabrá que estás vapeando CBD. Solo tienes que añadir los cristales a tu envase de e-líquido y agitar hasta que se disuelvan. En lo que respecta a la dosis, cíñete a unos 200mg por 10ml de líquido. Algunos líquidos se mezclan mejor que otros. En algunos casos, podrías tener que calentarlos para que se disuelvan completamente. Hazlo con mucho cuidado, como por ejemplo, sosteniendo el envase sobre un recipiente con agua caliente.

CON ALIMENTOS

Prepara alimentos con CBD mezclando los cristales con grasas comestibles y tómalos a través de la comida. Otra opción es añadirlos a tus bebidas favoritas. No te pierdas todos los comestibles que ya llevan cristales de CBD. ¡Los chocolates son alucinantes!

MEZCLADOS CON ACEITES Y CREMAS

Prepara tu propio aceite de CBD súper potente mezclando los cristales con una gran variedad de aceites, como de coco, cáñamo y oliva para cocinar, pero también con aceites cosméticos, como los de los masajes. Esto también es una forma muy conveniente de centrarse en ciertas áreas del cuerpo, ya que la piel los absorberá sin problemas. Las cremas/lociones también son candidatas perfectas para mezclar con los cristales. Piensa en una loción corporal, la manteca de karité o un protector labial.

¿DEBERÍAS PROBAR LOS CRISTALES DE CBD?

Ahora que ya conoces todas las ventajas e inconvenientes de los cristales de CBD, podrás decidir si son adecuados para ti. Muchos consumidores confían en los beneficios de estos cristales, y tras sopesar todos los pros y los contras, puede que tú también los encuentres útiles. Dado que hay tantas maneras distintas de consumir CBD, y cristales en particular, podrás elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Todos los métodos permiten controlar la dosis, para que puedas empezar con cantidades pequeñas e ir aumentándolas según te parezca.