¿Cuál es la dosis adecuada de aceite de CBD?


¿Cuál es la dosis adecuada de aceite de CBD?

Las investigaciones sobre el CBD, desde su aplicación para el acné hasta la pérdida de peso, no dejan de crecer; ¡y por un buen motivo! Actualmente, este cannabinoide forma parte del día a día de millones de personas, con gran cantidad de productos disponibles para satisfacer a una amplia gama de consumidores.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha considerado que este cannabinoide no psicotrópico está “bien tolerado” por el cuerpo, todavía deben establecerse pautas sobre su correcta dosificación. Como con cualquier otra sustancia, tomar la dosis correcta es fundamental para poder aprovechar las diversas ventajas que ofrece el CBD. Y, aunque no sea una ciencia exacta, puedes calcular tu dosis ideal en base a una serie de factores.

CONOCER LA DOSIS ADECUADA DE ACEITE DE CBD EMPIEZA POR EL SEC

Al entender cómo interactúa el CBD con el cuerpo humano, es más fácil apreciar las sutilezas de la dosificación. El cannabidiol (CBD) es uno de los múltiples cannabinoides presentes en la especie Cannabis sativa; estos compuestos químicos son interesantes principalmente por su interacción con el sistema endocannabinoide (SEC) del cuerpo humano.

Básicamente, el sistema endocannabinoide es una red de receptores (CB1 y CB2) y neurotransmisores (endocannabinoides), que regulan gran variedad de funciones fisiológicas. Cuando el SEC no funciona correctamente, nuestra salud se ve afectada. Aunque los endocannabinoides (cannabinoides producidos por el propio cuerpo) son los principales responsables de mantener el SEC en buenas condiciones, se cree que los fitocannabinoides (producidos en el cannabis) pueden influir en este sistema de modo similar.

¿QUÉ FACTORES AFECTAN A LA DOSIFICACIÓN DEL ACEITE DE CBD?

Cada persona es única, por lo que nuestros sistemas endocannabinoides también son únicos. Por tanto, la dosis variará de sujeto a sujeto. Veamos los factores más relevantes para determinar la dosis de aceite de CBD.

PESO CORPORAL

Como cabe esperar, el peso de una persona juega un papel clave en cómo afecta el CBD al cuerpo. Como regla general, cuánto más grande sea tu cuerpo, mayor será la dosis necesaria. Sin embargo, tu dosis ideal también depende de la finalidad del consumo de aceite de CBD y de tu experiencia con este cannabinoide, por lo que el peso corporal no es el único factor a tener en cuenta.

METABOLISMO

Tu metabolismo influye en la velocidad con la que el CBD interactúa con tu cuerpo. Si tienes un metabolismo rápido, seguramente sentirás el efecto mucho antes que una persona con metabolismo lento, pero el efecto también podría durar menos tiempo. Por ejemplo, el aceite de CBD suele consumirse aplicando unas gotas debajo de la lengua, lo que ejerce una acción relativamente rápida; pero tu metabolismo será quien finalmente dictará con qué rapidez (e intensidad) sentirás el efecto.

GENÉTICA

¿Alguna vez has notado que algunas personas corren más rápido que otras? ¿O son más altas, o tienen más pelo? La genética juega un papel esencial en cómo interactuamos con el mundo, y la dosificación de CBD no es ninguna excepción.

BIODISPONIBILIDAD

La biodisponibilidad mide la cantidad absorbida y el ritmo de absorción de una dosis de CBD en el cuerpo. Por lo general, si tomas una dosis de biodisponibilidad elevada, necesitarás una cantidad más pequeña de la sustancia. Con el aceite de CBD, esto puede explicarse mediante porcentajes; por ejemplo, necesitarás menos cantidad de un aceite de CBD al 20% que de un aceite de CBD al 5%.

CÓMO CALCULAR LA DOSIS IDEAL DE ACEITE DE CBD

CÓMO CALCULAR LA DOSIS IDEAL DE ACEITE DE CBD

Es importante recordar que la dosificación no es una ciencia exacta, y no se han llevado a cabo estudios suficientes sobre los efectos del consumo de CBD a largo plazo para poder sacar conclusiones definitivas. Pero, como con cualquier otra sustancia, es mejor empezar con una dosis suave y aumentarla poco a poco si es necesario.

Generalmente, una dosis diaria suave de aceite de CBD se sitúa en torno a 20-40mg. Empezar con esta cantidad te permitirá ir ajustando y optimizando tu dosis. Si después de 1-2 semanas no sientes ningún efecto, puedes aumentar la dosis en 5mg más, y si fuera necesario puedes volver a hacerlo al cabo de 2 semanas.

Podría ser útil escribir un diario, o usar una app, para ir anotando cómo te sientes al consumir aceite de CBD, para que puedas ir modificando o ajustando tu dosis según necesites.

¿ES POSIBLE TOMAR DEMASIADO ACEITE DE CBD?

¿ES POSIBLE TOMAR DEMASIADO ACEITE DE CBD?

En pocas palabras, es improbable.

Un estudio de 2011 sobre la inocuidad del CBD reveló que el consumo continuo de dosis elevadas de hasta 1.500mg/día parecía seguro para los humanos. Otro estudio de 2017 reforzó la inocuidad del aceite de CBD, al confirmar que el CBD es seguro para consumo humano.

Para tu mayor tranquilidad, la OMS consideró que el CBD tiene un “buen perfil de seguridad”. Pero raramente es necesario tomar grandes dosis. En algunas casos, se ha comprobado que las dosis elevadas pueden causar efectos secundarios menores, como sequedad de boca, somnolencia o diarrea. Por tanto, es mejor empezar con una dosis suave y encontrar la mejor dosis para ti. Además, esto resulta más rentable en cuanto a coste-efectividad.

CONSULTA CON TU MÉDICO

Autodosificarse, con sumo cuidado, es bastante fácil y la mayoría de gente se sentirá lo suficientemente cómoda para hacerlo sin necesidad de ayuda.

Sin embargo, es importante mencionar que el CBD puede tener interacciones no deseadas con ciertos medicamentos, como reducir su ritmo de descomposición. Aunque los efectos secundarios del CBD son generalmente suaves, es esencial que consultes con tu médico si estás planeando tomar aceite de CBD en combinación con fármacos de prescripción médica. En general, si te sientes nervioso por experimentar con el CBD, habla con tu médico.