¿Qué son los flavonoides? ¿Son buenos para la salud?


¿Qué son los flavonoides? ¿Son buenos para la salud?

¿Alguna vez has cogido un cogollo realmente bonito y has admirado sus tonos morados? Esas notas de color a veces hacen que las flores sean tan hermosas que no querrás fumarlas, aunque sabemos que lo harás. Si disfrutas de estos detalles, debes agradecérselo a los flavonoides. Pero estos compuestos no solo influyen en el color de los cogollos, también tienen otras funciones. A pesar de ser unos fitoquímicos minúsculos, desempeñan un papel fundamental en una gran variedad de plantas y alimentos.

¿QUÉ SON LOS FLAVONOIDES?

En biología básica, un flavonoide es un grupo de compuestos polifenólicos. Cuando se juntan, estos compuestos actúan como un metabolito secundario que está presente en numerosos hongos y plantas. Una de estas plantas es, obviamente, la marihuana, y al fumarla, se obtiene una buena idea de lo que hacen los flavonoides, ya que influyen en su sabor, aroma y color. Los cannabinoides y los terpenos suelen llevarse todas las alabanzas, pero lo cierto es que los flavonoides trabajan junto a los terpenos para darle a las plantas sus aromas y sabores únicos. Dada su gran influencia sobre el sabor, aroma y pigmentación, no nos sorprende descubrir que conformen aproximadamente el 10% de los compuestos del cannabis.

¿QUÉ TIPOS DE FLAVONOIDES HAY?

¿Cómo es posible que todos los hongos y plantas, además del cannabis, tengan un compuesto en común? En realidad no es así, ya que existen alrededor de 7000 tipos distintos que se dividen en varias subcategorías.

Para empezar, tenemos las flavonas, un importante subgrupo de flavonoides que a menudo se presenta en forma de glucósidos. Las antocianinas, otro grupo, son una de las principales fuentes de pigmentos. Las flavanonas son especialmente conocidas como neutralizadores de radicales libres (algo que explicaremos más adelante). Las isoflavonas son precursoras del desarrollo de fitoalexinas antimicrobianas y antioxidantes durante las interacciones entre las plantas y los microbios.

Los flavonoles, que no deben confundirse con las flavonas, se encuentran en todo el reino vegetal, y son unos componentes básicos de las proantocianinas. Y por último, las chalconas, que son un subgrupo al que le falta cierto "anillo" de la estructura química de los flavonoides y que, por lo tanto, se suelen llamar flavonoides de "cadena abierta".

¿DÓNDE SE ENCUENTRAN LOS FLAVONOIDES?

Ya lo hemos visto brevemente, pero siempre es bueno saber qué plantas, legumbres y hongos contienen flavonoides. Cuando fumas cannabis, por ejemplo, entras en contacto con unos 20 flavonoides distintos, que se conocen como cannaflavinos. Estos compuestos se encuentran en todos los tipos de cannabis, pero el aceite de CBD de espectro completo es una fuente muy rica para cuando se desea evitar el subidón.

Si buscas flavonas, algunas de las mejores fuentes son la menta, el perejil, el pimiento rojo y el apio, mientras que la uva tinta, las fresas, las moras y las grosellas negras están repletas de antocianinas. Las flavanonas se encuentran principalmente en las cáscaras de los cítricos, y son conocidas por darles su sabor amargo. Las isoflavonas están presentes en la soja y las legumbres. Los flavonoles abundan en la col rizada, los tomates, las cebollas, la lechuga, etc. Las chalconas también se encuentran en los tomates, así como en las fresas, las peras y algunos productos derivados del trigo.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS FLAVONOIDES?

¿CÓMO FUNCIONAN LOS FLAVONOIDES?

Ya sabemos dónde encontrarlos, pero ¿qué hacen los flavonoides en su entorno natural? Proteger a la planta en la que viven, regulando su ciclo celular y neutralizando los radicales libres.

Los radicales libres, que son unas moléculas con electrones desparejados, tienen problemas cuando el oxígeno se convierte en la mitocondria, ya que pierde un electrón, e intentará recuperar el equilibrio encontrando otro electrón en el mismo átomo. Cuando encuentra el radical libre, ya sea también oxígeno u otra molécula como una proteína, el átomo de oxígeno separa el electrón, destruye la estructura de esa célula y acaba con ella.

Los flavonoides, en su intento por detener este proceso, inhiben las enzimas responsables de generar radicales libres y eliminan las que están activas. Este conjunto de funciones hace que los flavonoides se consideren sustancias antioxidantes. Sin embargo, la investigación ha demostrado que el cuerpo del ser humano absorbe menos del 5% de los flavonoides que se le suministran, de entre los cuales, la mayor parte se metaboliza y excreta rápidamente; lo que significa que tienen una actividad antioxidante bastante insignificante. El aumento de la actividad antioxidante tras la ingesta de alimentos ricos en flavonoides no está causado por los flavonoides, sino que es un subproducto de su descomposición y excreción.

Todavía nos queda mucho por aprender sobre el funcionamiento de estos compuestos, pero la información de la que disponemos nos proporciona el contexto necesario para analizar estos procesos biológicos.

¿QUÉ BENEFICIOS OFRECEN LOS FLAVONOIDES?

Ahora que ya sabes dónde obtener flavonoides y cómo funcionan, probablemente te estés preguntando por qué necesitamos conocerlos. Como hemos mencionado, ofrecen muchos otros beneficios aparte de hacer que la marihuana tenga un color bonito y huela y sepa bien. De hecho, gran parte de lo que hacen podría beneficiar directamente al bienestar.

Para empezar, en 2015, unos investigadores observaron que cinco subgrupos de flavonoides, entre los que se incluyen las flavonas, los flavonoles, las flavanonas y las antocianinas, demostraron tener la capacidad de reducir la presión arterial. Los científicos han descubierto que los flavonoides del té, el café y la soja también disminuyen el riesgo de sufrir una apoplejía o un ataque cardíaco. Y además existe una correlación entre las dietas ricas en flavonoides y la reducción del riesgo de desarrollar diabetes tipo II, pero hacen falta más investigaciones. Y por último, pero no por ello menos importante, la inflamación podría reducirse gracias a los flavonoides, ya que diversos estudios apuntan en esa dirección. Este beneficio lo proporcionan especialmente los cannaflavinos, que podrían contribuir a las famosas propiedades antiinflamatorias del cannabis.

Se están llevando a cabo varias investigaciones sobre este tema, pero lo único que nos dicen es que se necesitan más estudios. Si estas sustancias químicas pueden hacer tanto por nuestro bienestar, ¿por qué perdemos el tiempo sin saber qué ofrecen?

FLAVONOIDES: UNOS FITOQUÍMICOS ESENCIALES

Aunque no se hable de ellos a menudo, esperamos que entiendas por qué los flavonoides son una pieza importante del rompecabezas biológico. Tanto si disfrutas de los beneficios antiinflamatorios de los cannaflavinos del cannabis, como de las propiedades potenciadoras de la vista de las antocianinas, los flavonoides siempre trabajan duro para nosotros y para las plantas en las que se encuentran, y ya va siendo hora de que reciban la atención que merecen. Elige unas cuantas frutas y verduras para cenar esta noche, hazte con un poco de aceite de CBD (o una buena hierba), y deléitate en la esencia de estos maravillosos compuestos.