¿Puede el CBD ayudar con la adicción a los opioides?


¿Puede el CBD ayudar con la adicción a los opioides?

El dolor crónico contribuye considerablemente al sufrimiento humano, ya que aproximadamente el 20% de la población adulta sufre este problema. El dolor crónico puede producirse como resultado de varias afecciones, como trastornos musculoesqueléticos, el síndrome del intestino irritable o la fibromialgia. Aunque las causas sean variables, generalmente recibe el mismo tratamiento: analgésicos opioides.

LA CRISIS DE LOS OPIOIDES

¿puede el cbd ayudar con la adicción a los opioides?

Los opioides son eficaces para aliviar el dolor, aunque los médicos suelen recetarlos en exceso. Los efectos analgésicos y placenteros de estos químicos hacen que sean altamente adictivos, lo que frecuentemente puede llevar al consumo abusivo. Según el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas de EE.UU., el 21-25% de los pacientes que toman opioides por prescripción médica acaban abusando de estos fármacos, y entre el 8-12% desarrollan un trastorno por consumo de opioides.

La adicción a los opioides puede llevar al consumo de drogas ilegales; entre un 4-6% de los consumidores cambia los opioides por la heroína. Los opioides también son inherentemente peligrosos. Las dosis elevadas afectan a la respiración y la frecuencia cardíaca, y la sobredosis provoca la muerte. De hecho, solo en los Estados Unidos, causa más de 130 muertes cada día. Todos estos factores dan lugar a la "crisis de los opioides".

La adicción a los opioides es una enfermedad crónica que en 2017 afectó a 1,7 millones de estadounidenses, aproximadamente. El tratamiento convencional incluye asesoramiento y la prescripción de otros fármacos adictivos.

Es necesario encontrar opciones de tratamiento alternativas y, en este ámbito, el CBD podría ser de utilidad por sus efectos versátiles en el cuerpo. Veamos exactamente cómo funcionan los opioides y después analizaremos cómo podría ayudar el CBD.

¿QUÉ SON LOS OPIOIDES Y CÓMO FUNCIONAN?

Los opioides son un amplio grupo de medicamentos usados para tratar el dolor agudo y crónico. El consumo de opioides no es nada nuevo. Los papiros egipcios sugieren que los humanos los han usado para aliviar el dolor durante miles de años. Los sumerios, asirios y babilonios usaron opio.

La adormidera (Papaver somniferum) es una fuente natural de opiáceos, como la morfina y la codeína. La morfina es el alcaloide principal de esta planta y es diez veces más potente que el opio crudo. Aunque es muy eficaz para el dolor, la morfina está asociada con fuertes síntomas de abstinencia y adicción. Los farmacéuticos usan esta molécula en el laboratorio como precursor para producir opioides sintéticos, como el fentanilo.

El cuerpo humano también produce un suministro de opioides endógenos (endorfinas y encefalinas) que, cuando se detectan señales de dolor, se liberan y se unen a los receptores opioides. Estos receptores se encuentran en todo el sistema nervioso central y periférico, en las neuronas sensibles a los opioides. Los opioides externos (como la morfina y el fentanilo) también son agonistas de los receptores opioides, lo que significa que se unen a los mismos receptores.

Los agonistas de los receptores opioides alivian el dolor al disminuir la transmisión de la señal nerviosa. Esta unión con los receptores también produce sedación, euforia y depresión respiratoria. Los opioides activan el sistema de recompensa del cerebro, que a su vez libera el neurotransmisor dopamina, una hormona que te hace “sentir bien".

El aumento de los niveles de dopamina da lugar a sensaciones asociadas al placer. Dado que el cerebro suele valorar lo que le hace sentir bien, guarda un recuerdo duradero de aquello que le produce estas sensaciones. Esto se conoce como condicionamiento clásico, que perpetúa el deseo de consumir más drogas o fármacos.

Con el tiempo, el consumo crónico de opioides y la activación del sistema de recompensa provocan anormalidades en el cerebro, que consolidan la adicción. Algunas de estas alteraciones se revierten tras la desintoxicación; pero otras pueden durar años.

La adicción a los opioides se trata principalmente con otros opioides. La metadona (un opioide sintético) se receta para estabilizar a los pacientes y minimizar los síntomas de abstinencia; este efecto se logra al unirse a los receptores opioides. Pero esta sustancia también tiene cualidades adictivas y está relacionada con un tercio de las muertes por sobredosis de opioides.

Aunque estos medicamentos funcionan en algunos casos, en otros acaban produciendo una nueva adicción. Entonces, ¿qué se puede hacer? La atención se está dirigiendo hacia el cannabis, concretamente el CBD, como posible tratamiento para la adicción a los opioides.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE EL CBD?

¿qué es exactamente el cbd?

Antes de examinar el posible rol del CBD para tratar la adicción a los opioides, familiaricémonos con esta molécula. El CBD es uno de los más de cien cannabinoides producidos por la planta de cannabis. Este compuesto no es psicotrópico y, de momento, se ha asociado con efectos antiinflamatorios, antioxidantes, neuroprotectores, ansiolíticos y anticonvulsivos.

Los estudios han mostrado varios mecanismos de acción del CBD. Se cree que interactúa indirectamente con los receptores CB1 y CB2 del sistema endocannabinoide. Este sistema (modulado por cannabinoides internos) ejerce una función reguladora dentro del cuerpo. El CBD también ejerce algunos de sus efectos al unirse a los receptores de serotonina, vanilloides, GPR55 y PPAR.

¿PUEDE EL CBD AYUDAR A TRATAR LA ADICCIÓN A LOS OPIOIDES?

Entonces, ¿por qué el CBD es interesante como posible tratamiento para la adicción a los opioides? Las investigaciones todavía están en fases iniciales, pero los resultados sugieren que el CBD tiene el potencial de afectar al deseo de drogarse. Una investigación publicada en la revista Substance Abuse afirma que el CBD está asociado con varios circuitos cerebrales implicados en la adicción a las drogas y los comportamientos de búsqueda de drogas. Según los autores del informe, este mecanismo de acción convierte al CBD en un candidato interesante para tratar los trastornos por consumo de sustancias.

Un estudio doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo publicado en The American Journal of Psychiatry examinó los efectos del CBD en individuos con trastorno por consumo de heroína. Los investigadores afirman que, pese a la magnitud de la epidemia de opioides, hay una falta de medicamentos sin opioides para tratar este problema.

Este estudio exploró los efectos inmediatos, a corto plazo y prolongados de cantidades variables de CBD (400 o 800mg). Los investigadores monitorearon las ansias, la ansiedad, la cognición y el estado fisiológico de los participantes. Descubrieron que la administración inmediata de CBD redujo considerablemente las ansias y la ansiedad. El cannabinoide también redujo las medidas fisiológicas de la frecuencia cardíaca y los niveles de cortisol. No se detectaron efectos secundarios graves. El equipo de investigación concluyó que estos resultados proporcionan una buena base para futuras investigaciones sobre el CBD como posible tratamiento para la adicción a los opioides.

¿EL CBD COMO ANALGÉSICO ALTERNATIVO?

¿el cbd como analgésico alternativo?

Además del potencial del CBD para combatir la adicción a los opioides, ¿podría el cannabinoide ser también un tratamiento alternativo para el dolor crónico? De ser así, el CBD podría evitar que algunos pacientes empiecen a consumir opioides desde el principio.

Un estudio realizado en animales, publicado en la revista European Journal of Pain, investigó el efecto del CBD sobre el dolor y la inflamación en ratones. Los investigadores descubrieron que el CBD era capaz de reducir los comportamientos relacionados con el dolor de la artritis.

Un estudio en humanos publicado en la revista Transplantation Proceedings analizó los efectos del CBD sobre el dolor crónico en pacientes con trasplantes de riñón. De los siete participantes, dos experimentaron una mejoría total del dolor y cuatro experimentaron una respuesta parcial.

¿PODRÍA EL CBD JUGAR UN PAPEL IMPORTANTE PARA COMBATIR LA CRISIS DE OPIOIDES?

Las investigaciones iniciales han generado resultados interesantes con respecto al posible rol del CBD para tratar la adicción a los opioides. Parece ser que el cannabinoide cambia los circuitos de la adicción dentro del cerebro y reduce las ansias y la ansiedad. Esta molécula está siendo estudiada continuamente como posible alternativa a los medicamentos opioides.

Desafortunadamente, la falta de ensayos clínicos exhaustivos en este ámbito hace que sea imposible sacar conclusiones, pero parece que hay esperanza. ¡Esperamos con interés los resultados de futuras investigaciones!