Zkittlez: reseña de cepa de cannabis


Zkittlez: reseña de cepa de cannabis

Zkittlez: reseña de cepa de cannabis

Una explosión sensorial; esta es la única forma de describir el sabor múltiple que ofrece la Zkittlez. Al dar la primera calada, se hace evidente que sus rasgos afrutados son el resultado de un proceso de cría minucioso, que cuenta con la genética de la Grape Ape y la Grapefruit.

Pero la Zkittlez tiene un toque único, que no hace más que realzar sus encantos. Para crear la versión final de esta deliciosa belleza se añadió una tercera cepa desconocida.

La cría cannábica y nuestros conocimientos sobre genética vegetal han avanzado enormemente. Parte de este proceso implica desarrollar unos perfiles de sabor únicos y tentadores. La Zkittlez da un paso más allá respecto a la exquisitez y calidad que rodea a las variedades tradicionales. Esta cepa parece aportar un nuevo nivel de frescura y un aspecto afrutado a la marihuana.

Su sabor es una mezcla de bayas, cítricos, uvas y caramelos tropicales. No solo abre nuevos caminos con sus aromas y sabores, sino que continúa alejándose de los rasgos estereotipados asociados a índicas y sativas.

UNA ÍNDICA DIFERENTE

UNA ÍNDICA DIFERENTE

Aunque sigue teniendo un toque de los rasgos relajantes a nivel físico que han popularizado el consumo de las índicas, su efecto más dominante es mental, no corporal, especialmente cuando se vaporiza. Su colocón sin duda es estimulante, optimista y enérgicamente eufórico. Eliminando la melancolía de entre semana, anima incluso las actividades más agotadoras.

La Zkittlez logra todo esto con la cantidad justa de potencia. Tiene un contenido de THC moderado, del 15-20%. El colocón no te arolla como un tren, pero tampoco te pasa de refilón. En un mundo dominado por obtener unos colocones sobrenaturales, es refrescante poder disfrutar varios porros sin perder el contacto con la realidad. Sus efectos equilibrados la convierten en una buena opción para los encuentros sociales, los trabajos creativos, o sencillamente para relajarse al final del día. Ser la chica para todo no es ningún obstáculo para la Zkittlez.

CULTIVAR TU PROPIA ZKITTLEZ ES FÁCIL

Visualmente, la Zkittlez ofrece el mismo estándar que su sabor. Su belleza está claramente presente tanto en la fase vegetativa como en la floración. Los tonos verdes y púrpuras brillan bajo las luces de cultivo. A medida que se acerca la cosecha, los tricomas blancos y escarchados son cada vez más notables.

Afortunadamente, la Zkittlez es una cepa sencilla. No castiga a quienes cometen pequeños fallos durante el cultivo, y no es muy quisquillosa en cuanto a ser cultivada en interior o exterior. Los cogollos se desarrollan como una gran cola principal, con cogollos más pequeños en las ramas adyacentes. Si su asombroso colorido y sus tricomas cristalinos no captan tu atención, lo hará su aroma exquisito y adictivo. Muchas cepas huelen bien, ¡pero la Zkittlez huele absolutamente de maravilla!

Tanto su fase de floración como sus cosechas son respetables. En interior florece en 7-9 semanas y produce unos 500g/m², mientras que en exterior es mejor cosecharla a finales de septiembre para que produzca una cantidad similar por planta. Si aún dudas sobre darle una oportunidad a la Zkittlez, deberías saber que también ha recibido muchos premios. Acuñando una conocida frase, “F*ck, that's delicious!”.

¿Has probado la Zkittlez?