El intervalo de EC ideal para plantas de cannabis


El intervalo de EC ideal para plantas de cannabis

El agua del grifo ya no es lo que era. La composición del agua es siempre diferente, y el cultivador necesita saber qué tipo de agua están recibiendo sus plantas. Sobre todo, la concentración de la solución nutricional, que tiene un impacto directo sobre la salud, el crecimiento y las cosechas de tus plantas. Medir la concentración de tu mezcla fertilizante es una tarea fundamental para cultivar plantas sanas y obtener buen producto.

El equilibrio y la concentración de nutrientes es lo primero en lo que un cultivador debería centrarse para evitar que sus plantas sufran carencias nutricionales o quemaduras por exceso de abono. Ten en cuenta siempre, que una planta podría no recuperarse nunca por completo de un bloqueo o un exceso de nutrientes.

CÓMO FUNCIONA LA EC PARA EL CULTIVADOR

El agua pura destilada no conduce la electricidad eficientemente. El agua del grifo contiene suficientes iones H+ y Cl- para permitirle conducir la electricidad casi como un cable de cobre. Además, las sales contenidas en todos los fertilizantes agrícolas añaden más iones con cargas eléctricas positivas y negativas, que se atraen mutuamente.

Cuando añadimos abonos o fertilizantes al agua del grifo, estas sustancias químicas aumentan la conductividad eléctrica del agua, y una mayor concentración de nutrientes en el agua, resultará en un líquido que conduce más electricidad. Esta conductividad es medible, y su valor muestra cuánto fertilizante hay en el agua.

Podemos medir cuánta electricidad conduce una mezcla con agua y obtener su nivel de concentración de sales iónicas. Las escalas más utilizadas para medir la concentración de sustancias químicas en agua son las escalas de conductividad eléctrica (EC) y la escala de partes por millón (ppm). Esta última también se denomina sólidos disueltos o escala TDC.

Muchos factores pueden alterar el equilibrio de EC (o ppm) de una solución, entre ellos el riego, la evaporación y la absorción de nutrientes por las raíces. Si el sustrato de crecimiento está demasiado seco o se deja secar en días muy calurosos, al consumirse el agua del suelo o de la solución, la medida de EC se volverá dos o tres veces superior, causando un exceso de sales en la zona radicular.

En un caso en el que la EC se ha duplicado, es probable que la cantidad de sodio sea entre cuatro y seis veces mayor que la cantidad media normal presente en el agua del grifo.

EFECTOS DE UNA EC ALTA O BAJA EN PLANTAS DE CANNABIS

Las células de las plantas comienzan a perder agua cuando la concentración de sales es demasiado elevada y la EC de la solución nutritiva aumenta. El primer signo exterior de esta situación causada por el exceso de fertilizante son las hojas marchitas.

El crecimiento del follaje parece volverse más duro, oscuro y frágil. Las plantas dejan de crecer, quedándose más bajas y con hojas más pequeñas. Hojas demasiado quebradizas son un síntoma de una EC elevada.

Algunos cultivadores comerciales son capaces de aportar abono suficiente para sus plantas en floración sin causar ningún tipo de daños. El resultado suelen ser frutos con un sabor más fuerte debido al exceso de sales en los tejidos vegetales durante la fase de floración. En cambio, una baja concentración de nutrientes que causa una EC baja y fuerza a la planta a absorber más agua a través de las raíces.

Por eso las hojas se vuelven débiles y blandas, y a menudo de color verde claro o pálido. Una situación con una EC baja se puede reconducir más fácilmente que una alta concentración de nutrientes ya presentes en el sistema.

CÓMO COMPROBAR LA DISPONIBILIDAD DE NUTRIENTES CON MEDICIONES DE EC

Siempre es recomendable disponer de un análisis químico del agua utilizada para el riego. Esto indicará las sales iónicas disueltas ya en la mezcla. El agua "dura" contiene altos niveles de calcio y magnesio, mientras el agua "blanda" tiene tan pocas sales iónicas que podría obligar a incorporar compuestos de calcio a la solución nutritiva. Si no se dispone de un análisis del agua, una medición de EC de la concentración general de sólidos disueltos (sales iónicas) sería más que recomendable. Utiliza un medidor de EC electrónico para controlar a menudo el nivel de sólidos disueltos en la mezcla de riego.

Una buena medición EC (o ppm) se realiza recolectando muestras de agua del depósito, el medio de cultivo y el drenaje. Comprobar la EC y el pH al mismo tiempo es una buena forma de optimizar tu tiempo. Estas lecturas deberían tomarse a la misma hora todos los días. Coloca cada muestra en un bote limpio y usa un medidor de EC para comprobar cada una de ellas. Mantén un registro de las mediciones de EC y pH.

En condiciones normales, la EC en el medio de cultivo y en el agua de drenaje debería ser ligeramente superior a la de la mezcla del depósito. Si la EC de la solución expulsada del medio de cultivo es mayor que la de la del depósito, podría ser que se estuviesen empezando a formar acumulaciones de sales procedentes de los fertilizantes.

Un rango de EC de referencia para las plantas de cannabis es 0,8-1,3 para plántulas; 0,5-1,3 para esquejes; 1.3-1.7 en la fase de crecimiento vegetativo y 1,2-2 durante la floración. Diferentes variedades de cannabis podrían requerir valores de EC significativamente diferentes.

CÓMO CORREGIR LOS NIVELES DE EC Y MANTENER LA CONCENTRACIÓN DE NUTRIENTES ADECUADA

CÓMO CORREGIR LOS NIVELES DE EC Y MANTENER LA CONCENTRACIÓN DE NUTRIENTES ADECUADA

Cuando la medición de EC es demasiado alta en el medio de cultivo y el drenaje, las plantas están en peligro. La única alternativa es limpiar el sustrato a fondo con agua, añadir una mezcla diluida, drenar y sustituir con una nueva mezcla correctamente equilibrada.

El drenaje se lleva el exceso de fertilizante. Permite que aproximadamente un 20% de la mezcla de abono salga del medio de cultivo en cada ciclo de riego. Esto reducirá dramáticamente el riesgo de que se formen cúmulos de sales. Para bajar el nivel de EC, simplemente incrementa el drenaje hasta un 30% de la mezcla. Para subir la EC, añade más fertilizante a la mezcla, o cambia la solución nutritiva.

La evaporación de agua aumenta la concentración de partículas. Añade agua a la mezcla para sustituir la que las plantas van absorbiendo. Mide la EC a diario y ajusta la concentración de nutrientes según el momento del ciclo de vida de tus plantas. Reduce siempre la EC cuando la temperatura externa sube y tienes niveles normales.

EL PROBLEMA DE LA EC EN CULTIVOS HIDROPÓNICOS

Los valores de la EC (o ppm) son mucho más importantes para los cultivadores hidropónicos que para ningún otro. Los métodos de cultivo hidropónico y aeropónico usan dispositivos de alimentación directa, que requieren un control meticuloso de los compuestos químicos y los valores del agua fertilizada.

La mejor forma de evitar problemas es vaciar el sistema de irrigación y añadir solución fresca a menudo. Mantén siempre el depósito lleno y añade más abono para mantener el nivel de EC en el depósito cuando lo rellenes. Un sistema de dosificación automática sería muy útil para depósitos pequeños, asegurando una solución nutritiva equilibrada. Purga el sistema con una solución nutritiva suave durante una hora o más mientras se cambia el depósito, evitando una carencia de nutrientes aunque sólo fuese por un breve plazo.

Un filtro de ósmosis inversa es capaz de eliminar las sales iónicas del agua corriente. Este tipo de tecnología de limpieza mejora mucho la calidad del agua al filtrar cualquier cúmulo de sales, incrementando así la absorción de nutrientes por el sistema radicular. Si el EC del agua del grifo es 0,3 o superior, el agua debería tratarse con una membrana de ósmosis inversa antes de añadir abonos.

La calidad del agua es muy importante y requiere cierto trabajo. Recuerda siempre que con cada técnica de cultivo y cada variedad de cannabis los intervalos de EC ideales para un crecimiento y floración óptimos son ligeramente diferentes.