Cómo cultivar marihuana con riego por goteo


Cómo cultivar marihuana con riego por goteo

Aunque un sistema de riego por goteo pueda parecer complicado, no tiene por qué serlo. Puedes hacer uno en casa de forma prácticamente gratuita, evitando el follón de regar tus plantas a mano. ¡Descubre cómo hacerlo a continuación!

¿Estás cansado/a de regar tus plantas a mano y saciar su sed solo de forma momentánea? Pues plantéate la opción de instalar un sistema de riego por goteo que haga el trabajo por ti. Tanto si tienes un presupuesto ilimitado, como si careces de él, hay varios sistemas que pueden funcionar para tu cultivo, y todos son eficaces. Los sistemas de riego por goteo pueden darte un gran control sobre tu cultivo de marihuana; y además de quitarte trabajo, también ahorran agua y fertilizante, y mejoran la consistencia de riego.

¿Cómo funciona el riego por goteo?

Cómo cultivar marihuana con riego por goteo

El riego por goteo es una forma sencilla de proporcionar un suministro uniforme y consistente de agua a tu cultivo de marihuana, de forma automatizada. Este sistema puede usarse tanto en cultivos en tierra como en cultivos hidropónicos. Hay varias opciones, desde sistemas caros de alta tecnología hasta versiones caseras sencillas hechas con botellas de plástico. Así que, sea cual sea tu presupuesto, podrás regar por goteo tus plantas de marihuana.

¿Cuándo se inventó el riego por goteo?

El riego por goteo se menciona por primera vez en la historia en el “Fan Shengzhi shu”, un manual de agricultura chino de la dinastía Han que se remonta al siglo I a.C. Este manual menciona el uso de ollas o recipientes de arcilla que se enterraban bajo tierra y se llenaban de agua. Con el tiempo, estos recipientes iban suministrando agua, gota a gota, a las plantas cultivadas. Así que, si usas el riego por goteo en tu cultivo, estás aplicando un arte ancestral.

En la historia más reciente, el riego por goteo moderno se reinventó en Alemania en 1860. Entonces, se enterró una tubería de arcilla bajo tierra y se usó como sistema combinado de riego-drenaje. Unos 60 años más tarde, esta idea evolucionó aún más y se introdujo el uso de tuberías perforadas.

En 1959, Simcha Blass creó en Israel el primer sistema experimental de riego por goteo. Para evitar el habitual problema de las obstrucciones en las tuberías perforadas, creó un sistema que utilizaba un emisor de plástico más grande y largo, y fricción para ralentizar la salida del agua. En 1964 se creó la primera empresa de riego por goteo: Netafim.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del riego por goteo para cultivar cannabis?

¿cuándo se inventó el riego por goteo?

Como ocurre con todos los métodos, los sistemas automáticos de riego por goteo tienen sus ventajas y desventajas. Algunas de ellas son específicas para ciertos tipos de sistemas, pero la mayoría son universales.

La decisión de montar o no un sistema de riego por goteo dependerá de tu cultivo. Si solo tienes un par de plantas, el coste y el esfuerzo inicial podrían no salirte a cuenta. En cambio, si tienes que regar frecuentemente todo un jardín lleno de plantas, un sistema de riego por goteo podría ahorrarte mucho trabajo a largo plazo.

Ventajas del riego por goteo

  • Menos trabajo para el cultivador: esta probablemente sea la principal ventaja. Al automatizar el riego, te ahorrarás montones de horas en un solo ciclo de cultivo (dependiendo del tamaño del cultivo).
  • Distribución del agua con precisión: tus plantas recibirán una cantidad precisa de agua y solución nutritiva, lo que facilita mucho el control de su desarrollo. Además, cada planta recibirá la misma cantidad, lo que ayuda a que la canopia sea homogénea y con suerte hará aumentar la cosecha.
  • Menos pérdida de agua: debido a las características del riego por goteo, se perderá menos agua por evaporación, y tus sedientas plantas podrán disfrutar de más agua.
  • Raíces más sanas: tanto en cultivos de interior como de exterior, el riego por goteo optimiza el nivel de humedad alrededor de las raíces de las plantas, manteniéndolas sanas.
  • Menos riesgo de plagas: dado que el agua se aplica directamente a las raíces, esto significa que la zona circundante y las hojas se mantienen secas. Así se crea un entorno menos propicio para las plagas, sin reducir la cantidad de agua que reciben tus plantas.
  • Menos pérdida de fertilizante: al suministrar la solución nutritiva directamente a las raíces, se desperdicia mucho menos abono en el sustrato circundante.

Cómo ayuda el riego por goteo a conservar agua

Gracias a la precisión del riego por goteo, este sistema ahorra mucha más agua que otros métodos, como el riego manual o el riego a manta (por inundación). Cuando riegas aplicando mucha agua de una sola vez, se produce una escorrentía que no puede ser aprovechada por las plantas, y gran parte del agua se evapora antes de ser utilizada.

Este problema aumenta cuando hace viento. Sin embargo, al aplicar una pequeña cantidad de agua se aprovecha mucho más, lo que significa que se necesita menos agua en general.

Desventajas del riego por goteo

El riego por goteo tiene algunos inconvenientes. Como ocurre con todos los sistemas, cuanto más complejos son, más cosas pueden fallar y más difícil es solucionarlo. Así que, aunque estos sistemas te ahorran trabajo, sigue siendo necesario revisarlos y mantenerlos con regularidad para que funcionen correctamente.

  • Son caros: este no siempre es el caso, ya que algunos sistemas pueden ser muy baratos. ¡Pero un sistema sofisticado será mucho más caro que una simple regadera o manguera!
  • Potencialmente peligroso: tener un sistema de tubos llenos de agua en el cuarto de cultivo puede ser un peligro. No solo podrías tropezar con los tubos, sino que, si se rompieran, podrían mojar los diversos aparatos eléctricos que probablemente tengas ahí dentro. No es una buena combinación. Por tanto, para mayor seguridad, el sistema de riego por goteo debe instalarse y mantenerse de forma adecuada.
  • Congelación: hay que evitar que se congelen los sistemas más caros (que incluyen bombas de agua, etc.). Cuando no se utilizan, hay que vaciarlos por completo hasta que pase la temporada más fría. Tu carísimo sistema de riego serviría de poco si se congelara.
  • Obstrucción: dado que las tuberías llevan la solución nutritiva que contiene sales, con el tiempo estas sales se pueden ir acumulando y solidificando, taponando los orificios.
  • Degradación del plástico: ya sea en interior o exterior, tu sistema probablemente estará expuesto a mucha luz fuerte. Y a no ser que sigas el método del “Fan Shengzi shu”, probablemente tu sistema sea de plástico y se degradará con esa luz. A medida que esto ocurra, los microplásticos entrarán en el agua, en tu cultivo y en el sistema hídrico en general.

¿Es caro el riego por goteo?

Depende del sistema que elijas. Un sistema de riego apropiado tendrá un coste inicial y costes de mantenimiento posteriores. Si compras bombas de agua y filtros, podría ser necesario sustituirlos o hacer un mantenimiento, y también será necesario limpiar los tubos de riego. Pero si prefieres una opción barata y sostenible, puedes hacer tu propio sistema usando botellas de plástico recicladas (puedes preguntar a tus vecinos si tienen botellas para reciclar). Así que también puede ser totalmente gratis.

¿Qué sistema de riego por goteo es mejor para cultivar marihuana en tierra?

Desventajas del riego por goteo

En los cultivos en tierra, puedes usar dos sistemas diferentes de riego por goteo:

  • Riego por goteo con mangueras: un método popular, aunque puede ser caro. Este sistema se basa en un tubo continuo a lo largo del cultivo, abastecido con agua a baja presión. Sobre cada maceta hay aproximadamente tres agujeros que gotean agua y solución nutritiva sobre las plantas. Es especialmente adecuado para los cultivos de interior.
  • Riego por goteo con botellas: se trata de una opción barata y casera, que resulta genial para los cultivadores principiantes, especialmente para quienes cultivan al aire libre. Como puedes imaginar, este método simplemente requiere unas botellas de plástico.

Cómo instalar el riego por goteo en un cultivo de marihuana

Desventajas del riego por goteo

Hay varias formas de hacer esto. Aunque hay algunas más complejas, aquí explicaremos las dos más simples: un sistema sencillo de riego con mangueras para usar en interior, y un sistema de botellas colgantes para regar tus plantas en exterior.

Una vez sepas lo que estás haciendo, puedes adaptar estos métodos según tus necesidades. Por ejemplo, puedes usar un método similar al de las botellas, enterrándolas para que suministren el agua bajo tierra.

Sistema de riego con manguera

Este es un sistema barato y bastante sencillo, diseñado para regar las cultivos de interior. Aunque no es complicado, su instalación requiere cierto esfuerzo, y si lo haces correctamente te recompensará con creces.

Debido a sus características, también requerirá cierto mantenimiento, ya que los tubos pueden obstruirse. Pero, si lo haces bien, te quitará un gran peso de encima al regar tus plantas por ti.

Material para un sistema de riego con manguera

  • Grifo: en el cuarto de cultivo o cerca de este (tendrá que estar permanentemente conectado al sistema de riego con manguera)
  • Adaptador de riego por goteo: incluye una válvula antirretorno, un filtro de malla, un regulador de presión de 25 PSI y un adaptador de manguera
  • Manguera o tubo de riego con un grosor de ½" (1,27 cm): la longitud del tubo dependerá del número de plantas que tengas y de cómo estén espaciadas en el cuarto de cultivo
  • Goteros compensadores de presión
  • Piquetas de sujeción: para fijar la manguera en su sitio
  • Perforador de tubos
  • Conectores de manguera (opcional): en los cuartos de cultivo más grandes, podría ser necesario usar una serie de conectores (en forma de T, codo y cruz) para poder montar el circuito de la manguera correctamente

Pasos para montar un sistema de riego con mangueras

  1. Conecta el adaptador al grifo, y conecta la manguera al adaptador.
  2. Calcula qué zonas de la manguera pasarán por encima de las macetas y haz tres agujeros en cada uno de esos lugares.
  3. Instala los goteros. Introdúcelos en los agujeros que has hecho. Colócalos de modo que no mojen el cuerpo de la planta, ya que esto podría favorecer la aparición de plagas.
  4. Usa las piquetas para fijar el tubo de riego y mantenerlo cerca de la tierra.
  5. Cuando sea necesario, corta el tubo y usa los conectores para montar un circuito que llegue eficazmente a cada planta.
  6. Al final de la manguera, córtala y ponle un tapón.
  7. Abre el grifo y revisa el sistema. Los goteros que hagan aspersión o estén taponados deberán sustituirse.

Sistema de riego con botellas

Este método es, de lejos, el sistema de riego más sencillo, y puede ser totalmente gratuito. Simplemente consiste en colgar unas botellas de plástico. Es más adecuado para los cultivos de exterior, aunque también puede usarse en interior.

Quizá el principal inconveniente de este sistema es que hay que rellenar las botellas manualmente cada día, lo que elimina la ventaja de automatizar el proceso. Aun así, seguirás teniendo el resto de ventajas de un sistema de riego por goteo.

Materiales para el sistema de riego con botellas

  • Botellas de plástico con tapón: tantas botellas como plantas tengas (lo ideal son las de 1,5 litros, ya que es aproximadamente la cantidad de agua que necesitan las plantas adultas cada día)
  • Taladro o algo similar: para perforar los agujeros en los laterales de las botellas
  • Cuerda o alambre: para colgar las botellas por encima de las plantas
  • Estacas o postes: para poder colgar las botellas
  • Tijeras o cuchillo: para cortar las botellas

Pasos para montar un sistema de riego con botellas

  1. Corta la base de las botellas.
  2. Haz dos agujeros en el lateral de cada botella, a unos 2cm de la base cortada.
  3. Pasa una cuerda por estos dos agujeros, para poder colgar las botellas.
  4. Cuelga las botellas boca abajo, con el tapón puesto, a una distancia de 30-60cm por encima de las plantas. Llénalas de agua.
  5. Empieza a abrir lentamente el tapón. No lo abras del todo, solo lo suficiente para que el goteo sea constante. Ve probando, hasta que encuentres el punto ideal.
  6. Rellena las botellas según sea necesario.

Riego por goteo para cultivar marihuana: ¡conviértete en un profesional!

Sistema de riego con botellas

¡Así de sencillo! Montar tu propio riego por goteo es bastante fácil, barato y tiene muchas ventajas. Dicho esto, si te tomas en serio el cultivo de marihuana, aunque la opción de la botella sea un buen punto de partida, probablemente pronto querrás pasar a un sistema más avanzado.

Montar un sistema más complejo, como el riego por goteo con manguera, no es demasiado difícil si tienes un poco de maña y paciencia. Más allá de esto, hay otros sistemas más sofisticados para regar y fertilizar a tus bebés de la forma más eficaz posible.

Pero, si es la primera que cultivas, puede ser todo un placer ir a regar tus plantas a mano cada día. También es una buena oportunidad para ir echándoles un vistazo y conocerlas. Sea cual sea el método que elijas, ¡procura no descuidar tus plantas!