¿Cómo usar el riego por goteo con cannabis?


¿Cómo usar el riego por goteo con cannabis?

Ver los rayos del sol atravesando tu plantación de marihuana mientras las mariposas flotan en el aire y los pájaros llenan las tardes de verano con sus melodías, sin duda es un panorama precioso. Pero, ¿te has preguntado alguna vez mientras contemplabas tu cultivo, si hay una forma más eficaz o eficiente de cultivar hierba?

Bueno, para empezar, existe una forma muy efectiva de ahorrar agua, frenar el desarrollo de maleza y mantener los nutrientes más cerca de tus plantas. Bienvenido al mundo del riego por goteo.

EL MÉTODO

El riesgo por goteo elimina la necesidad de arrastrar por tu jardín una pesada manguera que se enrolla continuamente alrededor de tus piernas cual anaconda del Amazonas.

Estos sistemas usan tubos que recorren el terreno donde crecen tus plantas, con salidas o goteros situados en puntos concretos para liberar agua para cada ejemplar. El agua se envía por estos tubos a presiones muy bajas, de forma que sólo riegan una gota de cada vez.

Esto supone que tus plantas reciban una cantidad de agua mínima pero constante en todo momento. La velocidad de distribución del riego es extremadamente lenta, dependiendo de aquello que se esté utilizando para regar. La presión del agua se puede controlar con programadores y reguladores.

VENTAJAS DEL RIEGO POR GOTEO

¿Por qué pasarse al riego por goteo? ¿Por qué es mejor que colocar unos aspersores para ponerlos a funcionar un rato todos los días?

En primer lugar, es mucho más eficiente en términos de consumo de agua. En lugar de rociar agua por todas partes e inundar ciertas zonas del jardín, donde no se utilizará de forma óptima, el riego por goteo sólo riega un punto concreto, por lo que no desperdicia apenas nada.

El riego por goteo te ahorrará el esfuerzo de darte una vuelta por el jardín asegurándote de que has regado todas y cada una de las plantas correctamente, liberándote del miedo de haberte dejado alguna zona sin regar.

Utilizar sistemas de riego por goteo supone, que prácticamente nada de agua se pierda por drenaje, esas gotas que va soltando a lo largo del tiempo son absorbidas por completo por el terreno, que las retendrá perfectamente. Cuando el suelo tiene demasiada agua, los nutrientes son arrastrados a las capas más profundas y quedan fuera del alcance de las raíces de tus plantas de cannabis.

El riego por goteo también podría conseguir un crecimiento más rápido porque las necesidades de agua de tus plantas estarán siempre cubiertas y no sufrirán ningún tipo de estrés en este sentido.

Además, las probabilidades de aparición de mohos se reducirán, porque las partes superiores de tus plantas, como las hojas y los tallos, no se bombardean con agua cada vez que riegas. En cambio, el riego por goteo se dirige exclusivamente a la tierra.

SISTEMAS

Los sistemas de riego por goteo más avanzados constan de una bomba, un cabezal de control, tuberías principales y secundarias, codos y emisores o goteros. La bomba se usa para garantizar que el sistema recibe la cantidad correcta de agua para mantener la presión deseada. El cabezal de control o estabilizador de presión puede incluir un filtro para limpiar el sistema y también controlar la presión y la descarga. Conductos principales y secundarios y empalmes dirigen el agua hacia el espacio de cultivo. Emisores y goteros se colocan a la altura de las plantas en cuestión para proporcionarles el agua.

Otras alternativas más sencillas para quienes quieren empezar con un sistema de riego por goteo, pueden consistir simplemente en un par de mangueras con agujeros taladrados en los lugares oportunos y algún tipo de bomba para controlar la presión del agua.