4 consejos para no oler a hierba después de fumar


4 consejos para no oler a hierba después de fumar

El cannabis tiene un aroma muy fuerte y reconocible. Y lo mismo ocurre con su humo. Sin que lo sepas o te des cuenta, lo más probable es que huelas a hierba cada vez que fumes un porro.

El aroma intenso de la marihuana se queda en tu ropa, piel, pelo y aliento, dejando claro que has fumado un canuto o bong no hace demasiado tiempo. Esto podría causarte problemas, especialmente si fumas antes del trabajo o de reuniones formales. Pero con los siguientes consejos para enmascarar el pestazo, garantizarás un olor fresco en cualquier ocasión.

1. REFRESCA TU ALIENTO

REFRESCA TU ALIENTO

El olor del humo puede permanecer en la boca. Llegar al trabajo con aliento a cannabis es una señal inequívoca de que has estado fumando. Es más, podría ser visto como una actitud poco profesional, y sin duda irá en contra de tus intereses cuando quieras causar una buena primera impresión, o hablar con compañeros o clientes.

Por suerte, refrescar tu aliento en muy poco tiempo es súper fácil. Si has disfrutado de una fumada antes de salir de casa, solo tienes que dirigirte al cuarto de baño y cepillarte bien los dientes. Si has fumado un canuto de camino al trabajo, masca chicle o toma unos caramelos mentolados. Una toallita facial también eliminará el olor de alrededor de tu boca y el resto de la cara.

2. ELIMINA EL OLOR DE TUS MANOS

El olor a humo puede quedarse en los dedos durante horas. Es posible que lo hayas notado al apoyar la cabeza en las manos y percibir el tufillo de los terpenos que sigue rondando horas después de fumar.

Para deshacerte de este olor, ve al lavabo más cercano y reza para que haya un jabón fuerte. Para no tener que depender siempre de que haya jabón, lleva contigo una crema perfumada para las manos y échatela después de lavártelas con un poco de agua.

3. FUMA EN UNA ZONA VENTILADA O A CONTRAVIENTO

FUMA EN UNA ZONA VENTILADA O A CONTRAVIENTO

Fumar en una habitación mal ventilada y con aire estancado hará que el humo de tu canuto se adhiera con más facilidad a tu cuerpo y ropa. Si fumas dentro de casa, abre una ventana y deja que corra el aire. Esto creará una corriente que alejará el humo de ti, minimizando el olor para más tarde.

Encender una vela aromática o una varita de incienso en la misma habitación, te ayudará a eliminar mejor el olor, y podría aportar una fragancia que enmascare el humo de la ropa. Si fumas al aire libre, ponte de espaldas al viento para asegurarte de que se lleve el humo.

¿Tienes miedo de parecer colocado?
10 Consejos Para Disimular Un Colocón

4. MANTÉN TU ROPA Y CABELLO SIN HUMO

Es más fácil mantener tu ropa sin humo que intentar enmascarar el olor después. Si no hace mucho frío, quítate las prendas más exteriores y ponlas en otra habitación, o lejos si vas a fumar fuera. Si solo llevas puesta una capa de ropa, lleva siempre encima desodorante o colonia para después de cada fumada. Pulverizar la ropa con un ambientador para telas es mejor que hacerlo con una colonia.

Mejor aún, si lo planeas con antelación, podrás evitar este problema vistiendo un atuendo distinto para fumar y cambiándote de ropa antes de ir al trabajo, escuela, etc. Algunas personas tienen una chaqueta especial para fumar, y solamente se la ponen cuando van a colocarse.

Además, quienes tengan el pelo largo deberán acordarse de recogérselo antes de fumar, para evitar que el olor del humo se impregne en él. Y si eres un hombre con un bigote grande o una barba espesa, puede que quieras ponerlos en remojo.