Concentrados de cannabis: ¿qué diferencia hay entre extractos con y sin solvente?


Concentrados de cannabis: ¿qué diferencia hay entre extractos con y sin solvente?

El dabbing es cada vez más popular. Si has empezado a interesarte por el extenso mundo de los concentrados de cannabis, lo más probable es que hayas oído las expresiones "con solvente" y "sin solvente". Para ayudarte a entender mejor la diferencia entre ambas, aquí tienes un resumen sobre los concentrados de cannabis, qué son y cómo se preparan.

Los extractos de cannabis, como su nombre sugiere, se elaboran concentrando los compuestos esenciales del material vegetal en un potente producto final que se puede fumar, vaporizar o usar para hacer comestibles. Si se conocen los fundamentos básicos de la creación de extractos, es más fácil entender por qué algunos concentrados se elaboran con solventes y otros sin solventes.

Hay muchos extractos de cannabis que se venden bajo distintos nombres, como hachís, BHO, budder, wax, shatter, etc. Estos términos suelen ser más indicativos de la consistencia del concentrado que de cualquier otra cosa. Y, aunque el proceso de elaboración de concentrados puede variar, todos tienen un mismo objetivo: separar los tricomas del material vegetal. Estos tricomas, como puede que ya sepas, contienen los cannabinoides y terpenos que le dan al cannabis sus efectos.

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE EXTRACTOS CON SOLVENTE Y SIN SOLVENTE?

La diferencia entre los extractos con solvente y sin solvente es muy sencilla. Los concentrados con solvente se elaboran con la ayuda de algún tipo de solvente (como butano o alcohol) para separar los tricomas de la planta de cannabis. Los extractos sin solvente, evidentemente, se preparan sin la ayuda de un solvente.

EXTRACTOS POPULARES SIN SOLVENTE

Extractos populares sin solvente

HACHÍS Y CHARAS

Dos de los extractos de cannabis más antiguos son el hachís y el charas. Las menciones más antiguas sobre el consumo de hachís provienen de zonas de Oriente Medio. Charas, por otro lado, es el nombre que se utiliza para describir el hachís elaborado a mano en la India y Nepal. Tanto el hachís como el charas son extractos sin solventes, pero también se elaboran separando los tricomas del material vegetal.

El hachís se suele hacer mediante un proceso conocido como cribado en seco, que consiste en pasar los cogollos de cannabis por un tamiz para crear kief, un polvo fino rico en tricomas. Este polvo se calienta y se prensa en bloques que pueden ser de color marrón, negro e incluso rojizo.

El charas, por otro lado, se hace manipulando los cogollos de cannabis entre las palmas de las manos durante un buen rato. Esto produce una acumulación de resina oscura que se moldea en forma de bolas o barras, que luego se fuman.

ROSIN

Otro popular tipo de extracto sin solvente es el rosin. El rosin se elabora aplicando presión sobre los cogollos de cannabis (secos para hacer rosin normal y frescos para el "live" rosin) con una prensa caliente.

El calor y la presión de la prensa resultan en un aceite pegajoso de color dorado, parecido a la savia de un árbol. Este aceite está compuesto por los aceites esenciales de los tricomas de la planta. El "live" rosin es muy apreciado por su aroma y sabor.

CONCENTRADOS POPULARES CON SOLVENTE

HACHÍS DE AGUA Y HIELO

El hachís de agua y hielo, a veces también llamado bubble hash, es una sencilla forma de hacer hachís con la ayuda de, lo has adivinado, hielo y agua como disolventes. Algunas personas lo consideran un concentrado sin solvente, pero dado que se utiliza agua para separar los tricomas de la planta, para nosotros es un extracto con solvente.

Los cogollos de cannabis se congelan para que los tricomas sean un poco más frágiles, y se meten en "bubble bags" (bolsas de PVC con mallas de distintos grosores diseñadas para colocarse en cubos de unos 5 o 22 litros). A estas bolsas se añaden hielo y agua, y se agitan para separar los tricomas, que se filtran a través de las diferentes mallas. Cada bolsa produce un tipo diferente de hachís, siendo el más puro de todos el producido por la malla más fina.

BHO (BUTANE HASH OIL)

El aceite de hachís al butano es muy popular. Como su nombre indica, se realiza utilizando butano líquido como solvente. Para hacer BHO también se suele congelar el cannabis, que luego se impregna de butano. La mezcla resultante se purga con calor, lo que ayuda a evaporar el butano para crear un aceite de hachís de color dorado.

Nota: muchas personas hacen BHO en casa, pero es muy peligroso, ya que el butano es sumamente inflamable. Si no se purga en un entorno seguro y controlado, los vapores del BHO pueden inflamarse y causar una explosión. Si vas a elaborar tu propio BHO, asegúrate de hacerlo en un lugar bien ventilado y evitar las llamas. Además, siempre que hagas tus propios extractos, utiliza únicamente solventes de la mejor calidad como el butano, el etanol o el alcohol isopropílico.

El BHO se conoce por numerosos nombres, como shatter, budder, wax y crumble. Estos términos describen principalmente la consistencia del producto final, que puede variar en función de cómo se haya purgado. El BHO que se golpea o agita durante el proceso de purga, por ejemplo, tiende a tener una textura más cremosa o grumosa, y se vende como budder, wax o crumble. El shatter, por otro lado, es muy quebradizo y se elabora con la menor agitación posible.

La resina viva, que no hay que confundir con el rosin, es otro tipo de BHO; pero a diferencia de los típicos BHO, se realiza con cogollos de cannabis frescos congelados al instante. Trabajar con cogollos "vivos" ayuda a conservar muchos de los sabores y aromas de la planta de cannabis y genera un producto final muy apreciado.

PHO (PROPANE HASH OIL)

Bastante menos popular que el BHO, el PHO se elabora con propano líquido en lugar de butano. Los extractos de propano tienen unas proporciones de cannabinoides ligeramente distintas, y un punto de ebullición más bajo. Esto significa que se pueden purgar a temperaturas inferiores, lo que ayuda a proteger los terpenos y produce un hachís de espectro completo más aromático. Al igual que el BHO, el PHO tiene diferentes texturas.

SALSA DE TERPENOS

La salsa de terpenos, también llamada HTFSE (high terpene full spectrum extract), es un tipo de extracto que se elabora para que sea rico en terpenos. Este aceite se suele crear con la ayuda de un solvente como el butano o el propano, pero se purga mediante un proceso largo y lento.

Esto implica una temperatura mucho más baja y, por lo general, se realiza en un vacío que garantiza una purga completa sin causar daños a los terpenos y los cannabinoides del aceite. Con el tiempo, esta extracción lenta hace que partes del aceite se cristalicen y crea un producto final espeso y granulado, con una textura parecida a la miel cristalizada.

EXTRACTOS DE LAVADO RÁPIDO EN ETANOL/ALCOHOL ISOPROPÍLICO

También conocidos como QWISO y QWETO, estos concentrados se elaboran utilizando alcohol como solvente, en lugar de butano. El lavado rápido se realiza echando alcohol sobre los cogollos de cannabis (por lo general, congelados) para separar y extraer los tricomas.

Esto se hace rápidamente para evitar extraer la clorofila de la planta (de ahí el nombre de lavado rápido). Como el BHO, el líquido resultante se purga lentamente para producir un aceite muy parecido al shatter. Si el cannabis se empapa en alcohol durante demasiado tiempo, el producto final será más oscuro y más parecido al wax.

ACEITE DE COâ‚‚

El aceite de COâ‚‚, como su nombre sugiere, se realiza utilizando COâ‚‚ como solvente. Suele ser un aceite muy caro, porque para extraer cannabis con COâ‚‚ hace falta un equipo especializado.

El proceso es parecido al del BHO. El cannabis congelado se mete en una cámara en la que se introduce COâ‚‚ subcrítico (COâ‚‚ a una temperatura tan baja que se convierte en líquido). El aceite se mantiene a esta temperatura durante todo el proceso, lo que ayuda a preservar los cannabinoides y los terpenos. Una vez purgado, el aceite de COâ‚‚ suele tener un color dorado y es muy apreciado por su sabor y potencia.

Algunos aceites de COâ‚‚ pueden perder terpenos al ser expuestos a temperaturas altas. Como en el caso de la extracción con COâ‚‚ supercrítico, en el que se utilizan temperaturas y presiones altas para extraer los compuestos. Y aunque este proceso acaba con más terpenos que la extracción subcrítica, tarda menos tiempo y extrae moléculas más grandes, como las de los ácidos grasos omega-3 y omega-6.

¿CUÁLES SON MEJORES? ¿LOS EXTRACTOS CON SOLVENTES O SIN SOLVENTES?

Decidir dabbear o ingerir extractos con solvente o sin solvente dependerá enteramente de ti. Si prefieres ceñirte a los productos puros de cannabis, puede que desees optar por los extractos sin solventes.

Sin embargo, los dabs extraídos con solventes de alta calidad que han sido purgados de forma adecuada, ofrecen una experiencia única muy apreciada por numerosos aficionados al cannabis. La elección de uno u otro dependerá principalmente de tus preferencias personales y de la disponibilidad de los distintos extractos en tu zona.