12 consejos para dabbear por primera vez


12 consejos para dabbear por primera vez

Resulta que quieres probar el dabbing. Desafortunadamente, este método de consumo de hierba necesita más tiempo de preparación que otros. Si nunca has dabbeado, no solo te parecerá complicado, sino también intimidante, ya que se manejan temperaturas muy altas y mucho fuego. Entonces, ¿por dónde se empieza?

Los siguientes consejos harán que tu primera experiencia sea mucho más fácil y segura, pero recuerda que el dabbing es un método de consumo de cannabis muy eficaz. De hecho, es el más potente junto con los comestibles. Una pizca de concentrado puede inducir un subidón tremendo que dura horas.

OBSERVA A UN EXPERTO

Si prefieres el aprendizaje visual, haz que un amigo te muestre cómo se hace antes de consumir tu primer dab. De esta forma, te podrás hacer una idea de lo que se supone que tienes que hacer y de cómo hacerlo. A veces, es más fácil aprender simplemente observando. Reforzará tu confianza y calmará un poco los nervios.

EMPIEZA CON POCO

Una vez más, el efecto del dabbing no es como el de, por ejemplo, un bong o un canuto. Los concentrados de cannabis contienen gran cantidad de THC, mucho más que los cogollos. Dicho esto, no hace falta que consumas un trozo entero la primera vez. Unas cuantas migas serán más que suficientes. Siempre puedes dar otra calada si la primera no te satisface, pero deberás tener cuidado de no excederte y acabar con un colocón agobiante. En lo que respecta a dabbear por primera vez, lo mejor es ir poco a poco.

NO QUEMES EL RIG

Cuando se prepara el dab, solo hay que calentar el clavo, no el rig entero. Asegúrate de dirigir la llama del soplete únicamente hacia el clavo. Los rigs no suelen ser baratos, por lo que no es cuestión de destrozarlo y tener que comprar otro. Un adaptador desplegable evita que se produzcan grietas y roturas, y prolonga la vida útil del vidrio.

NO TE QUEMES LAS MANOS

NO TE QUEMES LAS MANOS

Hagas lo que hagas, no toques el clavo cuando está caliente. Incluso después de consumir el dab, tendrás que esperar un rato antes de poder tocarlo, ya que seguirá caliente durante varios minutos. Ten cuidado también con los codos y la ropa, especialmente cuando te inclines para dabbear.

PRUEBA EL MÉTODO DE "ARRANQUE EN FRÍO"

En lugar de dabbear en caliente, prueba con el método de "arranque en frío" para obtener un mejor sabor y caladas más suaves. El dabbing puede irritar la garganta debido al calor, pero los dabs a temperaturas bajas no son tan fuertes. La temperatura de arranque en frío es de entre 157 y 232°C. El efecto no será tan fuerte, pero podrás dar más de una calada, y lo más probable es que no te de un ataque de tos.

UTILIZA UN TEMPORIZADOR

Los dabs a temperaturas bajas están más ricos. Sin embargo, es difícil saber cuánto hay que esperar. Por eso es conveniente usar un temporizador. De 30 a 60 segundos es más que suficiente para que el clavo se enfríe y poder disfrutar de una deliciosa calada.

NO LO SOBRECALIENTES

Sobrecalentar el clavo no solo hará que los dabs te irriten más la garganta, también afectará a su eficacia. El objetivo del dabbing es vaporizar el concentrado, no quemarlo, que es lo que ocurre cuando se da una calada mientras el clavo aún está demasiado caliente. Además, también se pierden terpenos, y sin ellos, no se obtiene un subidón tan bueno. Observar el clavo te ayudará a determinar cuándo está listo. El vidrio tendrá un color rojo mate, y el titanio y la cerámica tendrán su color original.

ASEGÚRATE DE PONER EL CONCENTRADO EN EL LUGAR ADECUADO

Si el concentrado va a parar a otro sitio por accidente, lo estarás malgastando. Esto nos puede pasar a todos, independientemente de la experiencia que tengamos. Un error que podrías cometer es sostener el concentrado sobre el clavo antes de dabbear, lo que hará que la sustancia se caliente y empiece a gotear sobre el rig.

Para evitarlo, mantén el concentrado sobre un plato o alejado del rig, hasta que el clavo esté listo. Cuando lo esté, mueve el concentrado lo más rápido que puedas con el brazo en un ángulo de 45 grados.

LIMPIA EL CLAVO Y LOS UTENSILIOS

Para poder disfrutar de una experiencia pura y deliciosa durante mucho tiempo, es recomendable limpiar el clavo, el rig y todas las demás herramientas. De esta forma, también extenderás la vida útil del rig, que, como decíamos, no es nada barato. Para limpiar el clavo, solo tienes que calentarlo y pasarle una toallita con alcohol o un paño limpio. Haz lo mismo con el rig, y en especial con la boquilla.

UTILIZA UNA ESTERILLA PARA NO ENSUCIAR LA MESA

UTILIZA UNA ESTERILLA PARA NO ENSUCIAR LA MESA

Para que tus sesiones de dabbing sean limpias e higiénicas, necesitas una esterilla. Las esterillas para dabbing son antiadherentes, lo que significa que no tendrás que preocuparte de mancharla y malgastar tus ceras, aceites o concentrados. Además, son antideslizantes, lo que evitará que el rig resbale y se rompa.

TÓMATE TU TIEMPO Y TÓMATE UN DESCANSO

Antes de confiarte demasiado y dar otra calada justo después de la primera, tomáte un tiempo para relajarte y dejar que el concentrado haga efecto. El THC en dosis altas puede hacer que algunas personas sientan ansiedad. Por no mencionar que el subidón durará horas, y no querrás tener esa sensación durante tanto tiempo. Tomarte un descanso te ayuda a familiarizarte con la dosis correcta y garantiza que tengas una experiencia placentera, en lugar de una mala.

CUÍDATE

Tras el primer dab, incluso si has empezado con una dosis baja, la combinación de calor y tos podría irritar tu garganta. Ten agua a mano para calmar el escozor. Dabbear podría hacer que te sientas mareado si no estás acostumbrado, pero unos cuantos aperitivos te ayudarán a sentirte mejor. Además, te vendrán muy bien para cuando aparezcan los "munchies".