Mascotas fumadoras pasivas: ¿es el humo de la marihuana seguro?


Mascotas fumadoras pasivas: ¿es el humo de la marihuana seguro?

Lo normal es que si tienes mascotas, te abstengas de pasarles el canuto. Colocar a tu mascota intencionadamente puede resultar muy gracioso en un vídeo, pero en realidad estarás perjudicando su salud. ¿Y si quieres disfrutar de una fumada y de la compañía de tu querido amigo peludo al mismo tiempo? ¿Es seguro?

La marihuana es una planta básicamente inofensiva y responsable de cero muertes, así que ¿qué es lo peor que le podría pasar a tu mascota? Aunque las probabilidades de que tu animal de compañía se coloque con el humo de segunda mano son casi inexistentes, el riesgo está ahí, junto con otros posibles problemas para la salud.

MASCOTAS COMO FUMADORES PASIVOS: LOS PELIGROS

MASCOTAS COMO FUMADORES PASIVOS: LOS PELIGROS

Antes de que elijas otro lugar para fumar, o peor aún, que te deshagas de tu mascota, ten en cuenta que solo podría resultar perjudicada por el humo de la marihuana en casos extremos. Ser fumador pasivo afecta del mismo modo a personas y mamíferos. Al igual que hacer un submarino te afecta a ti y a tus amigos, tener a tu mascota en un espacio reducido con una ventilación escasa o nula mientras fumas, también tiene consecuencias.

Afortunadamente, los peligros potenciales para las mascotas de ser fumadoras pasivas se pueden evitar con facilidad. La mayoría de consumidores de cannabis no hacen submarinos de forma habitual. Aun así, es importante que sepas por qué no debes dejar que Pulgas o Toby compartan una sesión contigo.

Para empezar, las mascotas tienen un sistema respiratorio más delicado. Fumar cerca de perros, gatos e incluso pájaros, puede causarles problemas respiratorios, así como cáncer de pulmón y linfoma.[1]

Los gatos corren un peligro especial, ya que sus narices son pequeñas y pueden verse afectados por "humo de tercera mano", además del de segunda mano. Esto significa que el humo que se adhiere a los muebles y las alfombras podría ser nocivo para los felinos.

Los pájaros, en particular, pueden sufrir problemas oculares, cardiacos, cutáneos, e incluso de fertilidad, por ser fumadores pasivos. Independientemente del tipo de mascota que tengas, el humo de segunda mano puede ser tóxico de una u otra forma. Aunque, una vez más, únicamente en cantidades excesivas.

LO MEJOR ES EVITARLO

Entonces, ¿puedes hacer un submarino en la misma habitación en que se encuentra tu mascota? No. ¿Y echarle el humo a la cara? Tampoco. Utiliza el sentido común.

El humo de segunda mano es peligroso para las mascotas, por lo que si tienes pensado invitar a unos amigos y va a haber muchas nubes, abre una ventana o mete a Pulgas en otra habitación. O, si no es ilegal, sal al exterior a disfrutar de tu hierba.

Referencias

Environmental Tobacco Smoke and Risk of Malignant Lymphoma in Pet Cats

Referencias

  1. ^ American Journal of Epidemiology, Environmental Tobacco Smoke and Risk of Malignant Lymphoma in Pet Cats, recuperado October-17-2018
    Enlazar