Cómo salvar tu hierba cuando se moja


Cómo salvar tu hierba cuando se moja

¿Te ha pillado la lluvia y tu hierba se ha mojado? No te preocupes, porque aunque el cannabis húmedo tiene un aspecto débil y puede perder potencia y sabor, aún no está todo perdido.

Siguiendo estos sencillos pasos para secar tu marihuana de forma adecuada, podrás recuperar su calidad y volver a fumarla. Lo malo es que deberás tener paciencia porque no podrás consumirla durante dos o tres días.

HIERBA MOJADA VS. HIERBA PEGAJOSA

Empecemos por el principio. Identificar una hierba mojada puede parecer sencillo, pero se puede confundir con una hierba pegajosa. Si tu material se te pega a los dedos al presionarlo pero no se aplasta, es señal de que tu distribuidor te ha vendido unos cogollos fuertes. Pero si se aplasta, está claro que se ha mojado, y deberás secarla.

Por suerte, se puede fumar hierba después de que se haya mojado, pero vas a tener que poner un poco de tu parte. Estas son las dos mejores técnicas para secar cannabis mojado.

LA TÉCNICA DEL PAPEL

LA TÉCNICA DEL PAPEL

Para el método de secar marihuana con papel, se necesita papel absorbente o papel higiénico y, preferiblemente, un ventilador o deshumidificador, pero si no tienes ninguno de los dos, no importa.

En primer lugar, envuelve la hierba en el papel. A continuación, ponla en un lugar oscuro y seco con un flujo de aire decente, especialmente si no dispones de un ventilador o deshumidificador. Si es así, enciéndelos y haz que produzcan una cantidad moderada de aire.

Cambia el papel cada pocas horas. También deberás inspeccionar tu material en busca de moho, porque una vez que la hierba haya desarrollado moho, la tendrás que tirar, ya que no vas a poder fumarla.

LA TÉCNICA DEL ARROZ

LA TÉCNICA DEL ARROZ

Para el método del arroz, se necesita arroz y un frasco de vidrio. Para empezar, mete el cogollo mojado en el recipiente y llénalo de arroz. Deja reposar con la tapa abierta durante todo un día (sí, un día entero). Coloca el frasco en un lugar con buena ventilación, al igual que con la técnica del papel. Al día siguiente, saca la hierba y échale un vistazo para asegurarte de que no tenga moho, porque, una vez más, el moho y los hongos acaban con la marihuana.

Si tus flores están relativamente secas, deshaz los cogollos y utiliza la técnica del papel durante un par de horas para eliminar el exceso de humedad. Pero si están completamente secas, ya puedes fumarlas.

¿QUÉ HAY QUE EVITAR CUANDO SE SECA HIERBA MOJADA?

Si el cannabis mojado tiene un poco de moho, el daño ya está hecho, y perderás el tiempo intentando secarlo con cualquiera de estas dos técnicas. Tampoco utilices fuentes de calor rápido, como un secador o la calefacción del coche. Además de estropear la calidad de la hierba, este tipo de métodos acaban con su potencial para ofrecer caladas decentes y suaves.

Por último, evita la luz a toda costa. Incluso la hierba más pegajosa debe almacenarse adecuadamente en un lugar fresco y oscuro. Es muy importante mantener el cannabis húmedo lejos de la luz del sol, ya que, al igual que con las fuentes de calor rápido, la luz puede acabar con lo que quede de tu hierba favorita.

Ah, y si tu hierba está mojada porque ha estado sumergida en agua con sustancias químicas o sal, como una piscina o el mar, tírala inmediatamente. En ese caso si que ya no hay forma de salvarla.