La diferencia entre el agua de lluvia, el agua del grifo y el agua subterránea


La diferencia entre el agua de lluvia, el agua del grifo y el agua subterránea

Realmente no hay una competencia entre fuentes de agua para tus queridas plantas de cannabis. Por lo general, el agua de uso doméstico disponible para cualquier cultivador estará bien.

Es fundamental revisar el pH, y el uso de cloro varía en todo el mundo. Puedes solicitar a la autoridad de infraestructura local un informe de evaluación del agua.

Es un documento fácil de obtener que presenta un análisis detallado del agua. Una regla sencilla que puedes seguir es que, si tú no beberías esa agua, no deberías utilizarla para mezclar los fertilizantes para tus plantas.

Es cierto que la polución producida por los humanos ha penetrado profundamente en la ecología. La lluvia ya no es una fuente de agua impoluta como solía creerse.

La huella venenosa del consumismo humano llegó a acuíferos y manantiales de montaña. Es difícil evitar la presencia de moléculas de plástico, sustancias químicas novedosas y polución en cualquier lugar.

AGUA DE LLUVIA

Agua de lluvia

Presumiblemente, todas las aguas son agua de lluvia, ya que se trata de una expresión general que abarca todos los tipos de agua que caen del cielo. La mayoría de los ríos y acuíferos del mundo crecen cuando llueve y cuando la nieve se derrite.

Muchos alimentan diques que satisfacen la demanda de agua y energía hidroeléctrica de las ciudades. Todas las aguas fueron lluvia alguna vez, salvo el agua proveniente de glaciares y el agua prehistórica atrapada en los estratos rocosos.

El agua de lluvia tiene algunas propiedades mágicas, pero no son muy duraderas. Cuando queda contenida, los beneficios momentáneos de las moléculas adicionales desaparecen, ya que el agua alcanza un equilibrio.

Todo jardinero ha observado que las plantas reaccionan con mayor vigor después de la lluvia. Mucho más que después de regarlas desde arriba. Estas propiedades peculiares del agua de lluvia son fugaces; cuando se recolecta en diques o cisternas, tanques o barriles, esta se convierte en simple agua dulce.

Por lo general, el agua de lluvia es levemente ácida, ya que contiene dióxido de carbono disuelto que produce un ácido carbónico muy débil. Después de la lluvia, la alquimia de las plantas absorbe el dióxido de carbono de la solución ácida del agua de lluvia, y las plantas aceleran su crecimiento.

Además, el nitrógeno se puede disolver en el agua de lluvia y darle a las plantas un refuerzo de esta molécula esencial.

Las lluvias abundantes se filtran bien en la tierra y humedecen todo el sistema de raíces de las plantas con su carga de nitrógeno extra. La lluvia penetra el suelo de manera mucho más eficiente que el riego artificial. La mayoría de la gente no riega lo suficiente sus plantas de exterior.

AGUA SUBTERRÁNEA

Agua subterránea

Por lo general, el agua subterránea es aceptable. Siempre se busca agua potable para los humanos, las plantas y el ganado. Los pozos y los acuíferos que no tienen un pH equilibrado debido a sólidos disueltos, como el calcio proveniente de la caliza, son tolerados como un mal necesario cuando no hay mejores fuentes de agua disponibles.

Se recomienda analizar el agua si es particularmente dura. Si el jabón no hace espuma y el agua no calma la sed, es porque contiene minerales que hacen que el agua sea más alcalina.

Los medidores de TDS solo miden los sólidos disueltos totales, pero no pueden especificar cuáles son los sólidos que están disueltos. Por lo general, suelen ser calcio y cloruro de sodio, pero si realmente quieres saberlo, puedes hacer un análisis del agua. Si es un pozo o una perforación privada, tendrás que pagar por el análisis.

Los pozos y los acuíferos cumplieron un papel fundamental en la evolución de muchas civilizaciones alejadas de las costas y las aguas navegables. Cuando no hay ríos ni afluentes cerca, los pozos y el agua subterránea son de gran importancia.

Existen muchos pueblos y ciudades en las montañas donde el centro urbano es una fuente de agua. La antigua Ruta de la Seda se construyó entre fuentes de agua.

AGUA DEL GRIFO

Agua del grifo

El agua del grifo puede ser una de las fuentes para los cultivadores urbanos. Las aguas mencionadas anteriormente se utilizan como suministro de agua urbano. La mayoría de estos suministros de agua se filtran antes de que lleguen al consumidor.

La esterilización ultravioleta y la ósmosis inversa suelen utilizarse en escala industrial para limpiar millones de litros de agua para el consumo humano. Este es un tema que siempre produce controversia.

Muchas veces, se añaden fluoruro y cloro a los suministros de agua. Es una decisión personal. Estas sustancias químicas no existen en la naturaleza de un modo que puedan ser absorbidas por los seres vivos. No obstante, cumplen una función de saneamiento público fundamental. Los sistemas purificadores de agua de escala doméstica son comunes y no son muy caros.

Las ciudades más antiguas pueden tener aguas más duras debido a la acumulación de minerales en infraestructuras viejas. Pasa algo similar en las casas antiguas que pueden tener depósitos de sarro en las cañerías, lo cual puede endurecer el agua.

Existen dispositivos para el cultivador actual que ofrecen información para evitar este tipo de problemas con el agua. El medidor de TDS/pH/EC es una de las herramientas fundamentales para cualquier cultivador. Úsala frecuentemente. Es tu amiga.

EL AGUA ES BUENA

El agua es buena

El agua libre de toxinas, bien oxigenada, transparente y con pH equilibrado es uno de los pilares de un buen cultivo de cannabis. El agua es segura en la mayoría de los países desarrollados. La calidad puede variar entre una fuente y otra, pero la diferencia de calidad suele estar dentro de un rango apto para el consumo humano.

Si está bien para beber, debería estar bien para las plantas. De hecho, tu organismo es mucho más resistente que el de las plantas. Si las plantas enferman, es un sistema de advertencia sobre la calidad del agua que estás consumiendo.

A continuación te dejamos algunas pautas para tener en cuenta. El agua debe estar en un intervalo de pH seguro de 5,8-6,2, según la etapa de vida en la que esté la planta. Si el agua tiene menos de 150ppm de TDS (sólidos disueltos totales), puedes utilizarla sin filtrarla.

Si el agua tiene más de 250ppm desde el inicio, plantéate hacer un análisis para identificar los ingredientes antes de añadirle fertilizantes.

Aunque no parezca tener sentido a corto plazo, te ayudará a ajustar tus calendarios y planes de fertilización para satisfacer las necesidades de tus plantas con exactitud.