10 consejos para estirar tus reservas de hierba


10 consejos para estirar tus reservas de hierba

Como todo en la vida, la marihuana cuesta dinero. Y para quienes fuman a diario, no solo es muy difícil intentar que dure más, también lo es poder permitírsela. Por desgracia, no todos tenemos los ingresos de Snoop Dogg. A menos que fumes a solas y limites tu consumo a una cantidad muy pequeña, el material se termina rápido, o eso parece.

1. DEJA DE FUMAR BLUNTS

No es necesario renunciar completamente a los blunts. Pero para sacar el máximo provecho a tu hierba, prueba a liarlos con menos frecuencia. Los blunts llevan más marihuana que muchos otros métodos de consumo, como los bongs o los vaporizadores.

2. NO INVITES A TUS AMIGOS CON DEMASIADA FRECUENCIA

La marihuana está hecha para compartir, pero si vas a fumar con tus amigos, deberían colaborar de vez en cuando. No hay nada malo en ayudarse mutuamente en épocas difíciles. Pero, aparte de eso, reduce al mínimo las sesiones grupales y la hierba te durará más tiempo.

3. ENCIENDE SOLO UN LADO DEL BOL

Pasar la llama sobre la marihuana y encenderla toda a la vez, no es buena idea. Si deseas aprovechar al máximo tu hierba, deberás encender el bol o pipa desde un lado. Con ello, te asegurarás de obtener una calada fresca todas las veces, en lugar de calcinar toda la hierba. Además, contribuye a que fumar sea menos perjudicial, y menos agresivo para los pulmones.

4. GUARDA LAS COLILLAS DE TUS PORROS Y BLUNTS

4. guarda las colillas de tus porros y blunts

Si solo fumas blunts o porros, puedes sacar un mayor provecho a la hierba sin abandonar tu método favorito de consumo. En lugar de deshacerte de las colillas, ¿por qué no las guardas para más adelante? Los porros y canutos liados con restos no van a saber tan bien como si fueran nuevos. Pero, a grandes males, grandes remedios. Si las colillas te resultan demasiado desagradables, también puedes quemar el extremo de tus blunts y porros dentro de un bol.

5. PONTE UN LÍMITE DIARIO

Establecer límites hace maravillas. Cuando estás en casa sin nada que hacer, o has tenido un mal día, es más fácil ponerse a fumar para tener la mente ocupada. Pero si reservas una determinada cantidad de marihuana para cada día y "escondes" el resto, fomentarás tu autodisciplina y tendrás más hierba para fumar los próximos días.

6. DEJA LA MAYOR PARTE DE TUS PROVISIONES EN CASA

Ponerse un límite diario es bueno, pero tal vez sea más importante hacerlo cuando sales de casa. No te lleves todo el material cuando vayas a algún sitio. No solo correrás el riesgo de perderlo, también es posible que acabes fumándotelo todo.

7. INVIERTE EN UN GRINDER CON DEPÓSITO PARA KIEF

7. invierte en un grinder con depósito para kief

Un grinder que recoja el kief es una herramienta obligatoria para todo fumeta que se precie. Además de recoger el kief, la parte más potente del cogollo, es excelente para deshacerte de lo pegajoso de la hierba y dejarla en un estado perfecto para la combustión. Los días que te quede poca hierba, podrás fumar el kief, o espolvorearlo sobre lo que tengas para darle un toque extra.

8. PONTE EL GORRO DE COCINERO Y PREPARA ALGÚN PLATO

Para preparar un lote de brownies, o de cualquier otro alimento con cannabis, hace falta bastante cogollo. Pero lo bueno de los comestibles es que inducen un efecto distinto al de fumar, más intenso. También cabe señalar que el subidón de los comestibles comienza a hacer efecto un poco más tarde, pero también es mucho más prolongado. Tarda entre 30 minutos y dos horas en hacer efecto, pero por lo general, no se necesita mucha hierba para lograr un colocón decente.

Además, cualquier alimento se puede convertir en un comestible con marihuana, siempre que aprendas a hacer cannabutter o aceite de oliva con cannabis.

9. PRUEBA LA MICRODOSIFICACIÓN

Algunas personas fuman nada más despertarse y disfrutan de estar colocadas desde muy temprano, otras, prefieren fumar un buen canuto al final de un día duro de trabajo, y a otras les gusta estar con el puntillo todo el día.

Si perteneces a este último grupo, sabrás que si fumas un par de canutos gordos, tendrá un fuerte impacto en tus provisiones. Pero siempre puedes probar con la microdosificación. La idea es muy sencilla, y consiste en consumir un poco de hierba para conseguir un leve colocón, y otro poco más tarde, si ves que te hace falta. Es un método excelente para que los consumidores con fines terapéuticos dosifiquen su medicina, y una forma muy efectiva de mantener un puntillo sin usar mucha hierba.

10. VAPORIZA EN VEZ DE FUMAR

DIVISER VOTRE DOUILLE

El último consejo, aunque no por ello menos importante, es utilizar un vaporizador. Vaporizar marihuana no solo es más saludable, ya que no produce combustión, también es más efectivo. Cuando vapeas, te colocas más rápido, y necesitas menos hierba que con los porros o blunts. Podría suponer cierta inversión, pero un buen vaporizador se amortiza en muy poco tiempo.