¿Por qué no se debe fumar hierba con moho? - ¡es malo para la salud!


¿Por qué no se debe fumar hierba con moho? - ¡es malo para la salud!

A grandes males, grandes remedios, ¿verdad? Si te quedan pocas provisiones y lo que hay tiene un aspecto y aroma sospechosos, lo más probable es que tu preciada marihuana haya desarrollado moho. A diferencia de un queso añejo, el cannabis no mejora con la incorporación de bacterias.

¿SE DEBE FUMAR EL CANNABIS CON MOHO?

No.

A pesar de que en algunos sitios de internet se fomenta el cultivo de ciertos tipos de moho para obtener un subidón más fuerte, este material esponjoso y blanco debe evitarse a toda costa. No mejora la calidad de la hierba, y en el peor de los casos, puede causar graves problemas de salud, debido a las micotoxinas.

En general, quien tiene un sistema inmunitario con un funcionamiento normal, inhala (sin saberlo) esporas de moho del entorno. Pero esto no es motivo de preocupación (salvo que quieras llevar una mascarilla), ya que estas esporas suelen ser inocuas.

La marihuana, por otro lado, sobre todo si ha desarrollado una cantidad importante de moho, tendrá un efecto negativo sobre el organismo. Puede causar problemas de salud que van desde una tos leve y síntomas parecidos a los de la gripe, hasta dolores de pecho, reacciones alérgicas y trastornos respiratorios.

No lo decimos para meterte miedo, sino como advertencia. Si puedes elegir entre fumar hierba normal y con moho, la decisión es muy simple. De hecho, ni siquiera es una opción.

¿CÓMO SE FORMA EL MOHO EN LA MARIHUANA?

Aunque la edad de la marihuana y el tiempo que se almacena contribuyen a su aparición, la principal causa de la formación del moho es la humedad. Un entorno húmedo no siempre es mejor, sobre todo en lo que respecta al almacenamiento del cannabis.

Un error muy habitual es meter los cogollos en frascos nada más cosecharlos, sin dejar que se sequen. La humedad retenida en las flores proporcionará el ambiente ideal para que se desarrolle el moho, que podría arruinar toda la cosecha antes de que te des cuenta.

Afortunadamente, muchos cultivadores y dispensarios toman las precauciones necesarias para evitar esta acumulación de humedad.

CÓMO DETECTAR EL MOHO

CÓMO DETECTAR EL MOHO

Por suerte, detectar la presencia de moho es relativamente fácil. En determinadas circunstancias, los fumadores novatos podrían pensar que es señal de un mayor contenido de THC.

Pero no te preocupes, es un error muy frecuente que te vamos a ayudar a evitar. Esto ocurre porque para el ojo inexperto, los tricomas, unos pelos blancos parecidos al cristal, parecen moho, y viceversa. La forma más fácil de distinguir uno de otros es observar la hierba con una lupa.

Aunque la marihuana tiene distintos colores y aromas, un cannabis infestado es bastante obvio, ya que suele presentar manchas de color verde oscuro junto a una sustancia blanca y polvorienta, o una pelusa gris.

El olor de una hierba sana es sumamente característico, dependiendo de la variedad, y el moho tiene un aroma bastante almizclado y desagradable. Confía en tu instinto; si huele mal, lo más probable es que no se haya secado y curado por completo.

La comprobación final se hace con la ayuda de una luz negra. Las esporas del moho se verán de un color verde intenso. Para los que hemos dejado atrás la escena "rave", una simple comprobación visual y olfativa será suficiente.

CÓMO EVITAR LA FORMACIÓN DE MOHO

Si toda esta charla sobre esporas peligrosas para la salud ha hecho que te sientas paranoico, existen ciertas medidas que puedes tomar para reducir la posibilidad de que tus plantas desarrollen moho. Cualquier humedad relativa por encima del 50% se convierte en un entorno ideal para la propagación del moho.

Aunque es imposible medir la humedad a simple vista, puedes empezar por almacenar tu marihuana en un recipiente hermético cuando esté completamente seca. Y guardar el recipiente en un lugar fresco y oscuro.

En internet encontrarás numerosos envases con cierre al vacío y un buen control de la humedad. Son la mejor opción, pero si sigues los pasos anteriores, tu hierba se mantendrá en buen estado.

Para quienes cultivan cannabis, dejar que los cogollos se sequen de forma adecuada en un lugar oscuro y bien ventilado, evitará que la humedad se acumule dentro de los frascos de curado.

NO VALE LA PENA CORRER EL RIESGO

No merece la pena correr el riesgo de fumar hierba con moho. Pero si se da el caso, puedes reducir los daños, hasta cierto punto. Si ves una ligera acumulación de moho, mete la marihuana al horno durante 15 minutos a 150°C, para quemar las cepas bacterianas más comunes.

Si tienes la mala suerte de tener un sistema inmunológico debilitado o de padecer trastornos relacionados con la respiración, lo mejor que puedes hacer es evitar cualquier hierba que pueda estar contaminada.