¿Qué son los supositorios de marihuana y cómo se hacen?


¿Qué son los supositorios de marihuana y cómo se hacen?

Cannabis, cannabis, cannabis - el mundo se vuelve ecológico y todo el mundo busca la mejor forma de aprovechar los beneficios del consumo de marihuana. La mayoría suele encenderse un canuto e inhalar, mientras que otros prefieren el sabor y la experiencia que les proporcionan sus comestibles favoritos.

Pero no a todos nos agrada la idea de fumar en cualquiera de sus formas, y los comestibles tardan bastante en hacer efecto. Si perteneces a una de estas categorías, tal vez necesites supositorios de marihuana. Esta forma de administración es cada vez más popular y ofrece su propia gama de beneficios.

¿QUÉ SON LOS SUPOSITORIOS?

Es probable que tus abuelos estén más familiarizados con los supositorios que tú, ya que han vivido más tiempo. Sin embargo, recientemente se ha introducido este producto como método de administración de cannabinoides. Los supositorios de marihuana se crearon inicialmente como un método de administración de THC/CBD que no implicara fumar, para consumidores de cannabis con fines terapéuticos.

Los supositorios tienen forma de cápsula pequeña y se insertan por vía rectal o vaginal, suelen medir unos 2,5cm de longitud, y están hechos de una mezcla de aceite de coco o manteca de cacao y aceite de cannabis.

EFICACIA

Una vez insertados, los supositorios tienen una tasa de eficiencia mucho mayor que otros métodos, hasta un 70% en algunos casos. En contraste, cuando se inhala la marihuana, solo se obtiene un 20-25% de eficiencia.

Al fumar cannabis, su efecto varía según la cantidad fumada y otras variables, mientras que los efectos del supositorio son medibles y predecibles.

Los supositorios entran en el cuerpo directamente a través del torrente sanguíneo y se distribuyen rápidamente por el sistema vascular, sin pasar por el hígado. Sin la intervención del hígado, el THC no llega a los receptores cannabinoides del cerebro, que es lo que inducen el efecto psicoactivo. Esto significa que los pacientes pueden disfrutar de los beneficios medicinales del cannabis sin el subidón asociado con fumar o ingerir comestibles de marihuana. Tras insertar el supositorio, espera al menos 15 minutos para medir los resultados.

¿PARA QUIÉN SON LOS SUPOSITORIOS DE MARIHUANA?

Los supositorios de marihuana son una solución ideal para quienes deseen obtener los beneficios terapéuticos del cannabis sin el subidón. Los ancianos y las personas que padecen náuseas y vómitos como consecuencia de la quimioterapia, lo que dificulta la ingesta de pastillas y fumar/vapear cannabis en el mejor de los casos, parecen estar más interesados en los supositorios de cannabis.

A pesar de su inusual método de administración, los supositorios de cannabis son muy fáciles de utilizar y hacer. Asegúrate de que estén bien envasados y almacenados en el frigorífico o congelador, para que conserven su firmeza.

CÓMO HACER SUPOSITORIOS DE MARIHUANA

Cómo hacer supositorios de marihuana

Aquí tienes una receta muy sencilla para preparar un generoso lote de supositorios caseros. Con esta mezcla podrás elaborar unos 25 supositorios de 85mg.

INGREDIENTES Y UTENSILIOS

  • 1 molde de metal para supositorios
  • 1 llave inglesa pequeña (para apretar el molde)
  • 80 gramos de manteca de cacao orgánico
  • 2 gramos de aceite de cannabis (250mg)
  • 1 frasco de vidrio
  • 1 jeringa oral de 3ml

INSTRUCCIONES

PASO 1

Echa el ¼ de taza de manteca de cacao orgánico en una cazuela pequeña. Cuece a fuego muy lento. Es muy importante que la manteca no hierva.

PASO 2

Una vez que la manteca de cacao se haya reducido a un líquido homogéneo, añade el aceite de cannabis. Bate hasta que esté todo bien mezclado.

PASO 3

Por último, vierte la mezcla en un frasco pequeño de vidrio y deja enfriar de cinco a diez minutos. Una vez fría, vierte la mezcla de aceite/manteca en la jeringa e inyéctala con cuidado en el molde de metal para supositorios.

PASO 4

Mete el molde en el congelador, en un recipiente de plástico o envuelto en papel pergamino, durante al menos una hora, y los supositorios ya estarán listos. Es recomendable llevar un diario del consumo y las dosis.

EN RESUMEN

Los supositorios son solo una de las muchas formas que tienen los pacientes de disfrutar de las propiedades medicinales del cannabis. Tras su inserción, los ingredientes activos de la marihuana entran en el torrente sanguíneo, aliviando el dolor y el malestar rápidamente y sin efectos psicoactivos.