Usar mariquitas para proteger tu cultivo de marihuana


Usar mariquitas para proteger tu cultivo de marihuana

Si eres como la mayoría de gente que cultiva marihuana, probablemente preferirás erradicar cualquier bicho dañino para las plantas de forma natural y ecológica. ¿Quién quiere fumar cogollos cubiertos por una gruesa capa de pesticidas químicos?

Desafortunadamente, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando tus plantas tienen ácaros, una plaga habitual en cultivos de marihuana. En ocasiones, cuando se detecta la infestación es demasiado tarde para que los pesticidas ecológicos más suaves hagan efecto.

Pero no te preocupes, existe un remedio comprobado con el tiempo y que siempre funciona: ¡las mariquitas!

LOS ÁCAROS: ENEMIGOS NATURALES DEL CANNABIS

Si no conoces los malvados ácaros araña, básicamente son unos arácnidos muy pequeñitos. Al igual que una araña común, tienen ocho patas y tejen telarañas, pero tienen el tamaño de una punta de alfiler.

A estas criaturillas les encanta comer plantas de marihuana, empezando sigilosamente por la cara inferior de las hojas, por lo que es más difícil descubrirlas a tiempo. No es extraño que una gran infestación pueda matar una planta en tan solo 12 horas. Se alimentan de la fuente de vida de las plantas: la clorofila.

Y por si esto no suena ya bastante mal, espera, la cosa va a peor. Los ácaros araña son voraces y destructivos, y producen tanta descendencia que posiblemente podrían apoderarse de la tierra. De promedio, un ácaro araña hembra pone cerca de un millón de huevos cada mes, que solo tardan unos días en eclosionar.

Para flipar. Además, muchos pesticidas matan a los insectos adultos, pero no afectan a los huevos ni a las larvas, de forma similar a lo que ocurre con las invasiones de pulgas.

LAS MARIQUITAS AL RESCATE

Las mariquitas, formalmente conocidas como coccinélidos, son unos pequeños insectos voladores de aspecto adorable; pero a la hora de atacar las plagas comunes del jardín, son completamente despiadadas.

Les encanta comer arácnidos, como los ácaros araña, pero también devoran otros insectos, como pulgones, cochinillas, chicharritas, ácaros comunes y varios tipos de insectos de cuerpo blando. Las mariquitas se han usado en agricultura desde tiempos medievales y hoy en día aún se usan ampliamente.

Y eso no es todo; en muchas culturas también se consideran un signo de buena suerte. Un pequeño ejército de mariquitas realmente podría causar daños a una infestación de plagas, teniendo en cuenta que cada mariquita puede comer hasta 100 ácaros por día.

Si cultivas al aire libre, las mariquitas pueden convertirse fácilmente en las mejores amigas de tu jardín... pero tendrás que proporcionarles un hogar adecuado.

CÓMO CONSTRUIR UNA CASITA PARA MARIQUITAS

CÓMO CONSTRUIR UNA CASITA PARA MARIQUITAS

Construir un refugio para mariquitas es un proceso muy simple, que no requiere materiales caros. La mayoría de ellos pueden conseguirse en un supermercado. Pero antes de añadir la casita para mariquitas, asegúrate de que el jardín haya estado libre de pesticidas (tanto químicos como ecológicos) durante un mes.

MATERIALES

  • Caja pequeña y ventilada, equipada con una bandeja (como un recipiente para esquejes)
  • Esponja nueva y limpia (sin jabones ni detergentes)
  • Agua de ósmosis inversa
  • Pasas, arándanos secos, u otras frutas secas (excepto cítricos)

INSTRUCCIONES

  • Paso 1: extrae la bandeja de la caja ventilada.
  • Paso 2: humedece la esponja con el agua de ósmosis inversa. Colócala en la bandeja.
  • Paso 3: añade un puñado de fruta seca (unos 15 trozos).
  • Paso 4: Pon las mariquitas en la caja, y asegura que esté bien ventilada.
  • Paso 5: Con cuidado, coloca la caja en el jardín, en la sombra.
  • Paso 6: No olvides reponer la comida y el agua diariamente, o cuando sea necesario.

Seis simples pasos, y tendrás una multitud de mariquitas carnívoras hambrientas, que destruirán a todos los bichos molestos que pretendían devorar tus plantas de marihuana. Ten en cuenta que las mariquitas vuelan, así que la única forma de evitar que se marchen de tu jardín es cubriéndolo con una malla fina.

Si se les provoca pueden morder, pero no son venenosas y es algo que no sucede a menudo. De hecho, son unos bichos muy sociables, que corretearán suavemente por tus dedos o tu mano, si las incitas.

¿Alguno de nuestros lectores ha usado mariquitas en su jardín con buenos resultados? Compártelo con nosotros, ¡nos encantaría escuchar tu experiencia!