Caladas grandes o pequeñas: ¿qué es mejor al fumar hierba?


Caladas grandes o pequeñas: ¿qué es mejor al fumar hierba?

¿Caladas grandes o pequeñas? Es una pregunta que muchos consumidores de marihuana se han hecho alguna vez. Probablemente hayas escuchado esta leyenda: da la calada más grande que puedas y aguanta el humo el máximo tiempo posible. ¿Verdad? Fuma, aguanta el humo, suelta el humo, repite y pásalo.

Resulta que esta es una de las muchas cosas que componen la tradición de los fumetas y que no tiene ningún sentido. La legalización ha conseguido eliminar un montón de leyendas del mundo fumeta. Y esta es una de las más destacadas.

Al final, está claro que lo que interesa es conseguir el máximo beneficio posible, y la mayoría de los fumetas concibieron la teoría de que el tamaño de la calada, y el tiempo que la mantienes, está directamente relacionado con la eficacia de los efectos.

Pero, ¿hay algo de verdad en este concepto?

¿QUÉ SUCEDE CUANDO INHALAS HUMO DE MARIHUANA?

En resumen: dar caladas gigantes o retenerlas durante mucho tiempo no tiene ningún impacto en la "efectividad" de la marihuana. Vamos a echar un vistazo a cómo se produce realmente la absorción de los cannabinoides cuando fumamos o vapeamos.

• La absorción de los cannabinoides es casi instantánea

Nuestros pulmones contienen pequeños sacos de aire llamados alvéolos. Cuando inhalas humo de marihuana, los alvéolos cogen inmediatamente el oxígeno y otros compuestos químicos del humo, entre los que se encuentran cannabinoides como el THC, el CBD y el CBN. Después, estos compuestos pasan a nuestra sangre. Así es como nos "colocamos". Como los pulmones absorben el THC disponible al instante, no hay retrasos en la transferencia de sustancias.

• Transferencia poco eficiente

Los pulmones, incluso cuando están sanos, solo pueden absorber alrededor del 5% del oxígeno y otras sustancias que encuentran en una sola respiración. Esto significa que, independientemente de la cantidad de humo que inhales y de cuánto tiempo lo retengas, tu cuerpo solo absorberá una cantidad limitada de marihuana cada vez que inhales/exhales.

• No consigues un subidón más potente, sino una privación de oxígeno

Algunas personas siguen apostando por esta técnica, alegando que retener el humo de marihuana (y, por lo tanto, la respiración) realmente te "coloca más". En realidad, tampoco es cierto. La sensación de aturdimiento y mareo que puedes experimentar después de esto no está relacionada con la marihuana, sino con la falta de oxígeno. Esto es, sin lugar a dudas, muy poco saludable. Aguantar el humo de un porro o del vaporizador durante el mayor tiempo posible simplemente permite que los contaminantes que contiene se adhieran durante más tiempo a los pulmones. No es lo ideal.

Según los estudios limitados sobre el tema, la duración de la respiración no influye en la cantidad de marihuana que absorben los pulmones.

ENTONCES, ¿QUÉ ES MEJOR, DAR CALADAS GRANDES O PEQUEÑAS?

Ninguna de las dos cosas. La mejor manera de aprovechar la hierba al máximo, es que las caladas sean profundas y constantes, en lugar de grandes o pequeñas. Inhala el humo lentamente durante varios segundos y luego exhala de forma natural después de haber llenado los pulmones. De esta manera, evitarás un daño innecesario a tus pulmones a la vez que optimizas el flujo de cannabinoides.

¿QUÉ PUEDO HACER CUANDO LAS CALADAS AL BONG O A LOS PORROS NO SON SUFICIENTES?

Colocarse no es una ciencia exacta, pero si no estás satisfecho con los efectos que sientes, no le eches la culpa al bong o al vaporizador. ¡Prueba con otras formas de marihuana!

Esto puede significar cosas diferentes: para empezar, podrías probar con variedades de marihuana ricas en THC que te colocarán más con solo un par de caladas. También puedes probar los comestibles, aunque su efecto suele ser diferente al subidón de una fumada. Un buen punto medio podrían ser los concentrados para dabbing, que son formas extremadamente potentes de marihuana con un efecto más parecido a fumar o vapear.

CONSEJOS PARA DAR LAS MEJORES CALADAS DE BONG 

Muchas personas evitan los bongs por miedo o por haber tenido una mala experiencia con ellos. Un par de caladas contundentes pueden enviarte a la luna e incluso pueden hacer que algunas personas vomiten. Se trata simplemente de una cuestión de exceso; demasiadas caladas (o demasiado grandes) y demasiado rápido.

Los bongs funcionan de la siguiente manera: el agua permite que la cámara se llene de grandes cantidades de humo hasta que inhalamos. El humo va directamente a los pulmones desde la boca. Para evitar caladas contundentes y maximizar igualmente los efectos, hay algunos accesorios y consejos que puedes tener en cuenta.

• ¡Mantén tu bong siempre limpio!

Tanto si das caladas grandes como pequeñas, si tu bong está sucio te fumarás la suciedad. Para quienes cometen el error de retener el humo, lo que no saben es que además de no estar recibiendo más cannabinoides, están permitiendo que otras sustancias dañinas se adhieran a sus pulmones. Antes de empezar a pensar en equipar tu bong con accesorios geniales y caros, lo más importante es que lo tengas siempre limpio.

Dicho esto, un accesorio que puede ser realmente útil para a evitar que tu bong se ensucie, es un colector de ceniza. Este complemento evita que la ceniza caiga en el bong, y suele incluir su propio percolador para que las caladas sean más suaves.

• Percoladores

Hablando del tema, los percoladores tienen muchas ventajas en general. Son filtros que parecen pajitas dobladas y llenas de orificios, y están colocados en la cámara del bong. Los agujeros actúan como puntos de difusión que hacen que el humo sea más limpio y agradable. De esta manera, podrás dar caladas agradables y profundas.

• Alternativas para encender

Puedes optimizar el sabor y la quema de tu hierba utilizando varias alternativas para encenderla. La mecha de cáñamo te permite encenderte tu hierba con hierba, lo que aporta un carácter natural al sabor y a la experiencia en general. También permite que la calada se encienda de forma uniforme, sin chamuscarse.

Si quieres seguir usando mechero pero sin butano, utiliza un mechero eléctrico/de plasma. Algunos modelos usan alambres de metal, mientras que otros usan un elemento calefactor de cerámica para que el humo sea lo más suave posible.

• Muescas para hielo

Las muescas para hielo son una excelente manera de disfrutar de un humo suave y sedoso. Son pequeñas hendiduras en la cámara del bong (no todos las tienen) donde puedes colocar unos cubitos de hielo fácilmente. Cuando añadimos hielo hacemos que el humo se enfríe antes de llegar a los pulmones, lo que proporciona una experiencia todavía más suave y sensacional. También puedes usar glicerina congelada (que dura más que el hielo).

DISFRUTARÁS DE UN MEJOR SUBIDÓN

CONSEJOS PARA DAR LAS MEJORES CALADAS DE PORRO

Al igual que con los bongs, también puedes mejorar mucho tus caladas de porro simplemente utilizando algunas técnicas sencillas.

• Papeles de liar sin blanquear

Los entendidos de la marihuana siempre usan papeles de fumar sin blanquear. Esto hace que la combustión sea mucho más limpia y uniforme. Si vas a fumar papel, ¿por qué no hacerlo de una forma más natural?

• Usa un grinder

Moler la hierba y conseguir una consistencia uniforme es esencial para lograr una combustión lenta y consistente. Los cogollos que son más grandes tardan más en quemarse. Lo único que tienes que hacer es no triturar la hierba ni de más ni de menos. Si la machacas demasiado fina no se formará el flujo de aire adecuado; si la mueles poco la combustión no será uniforme y desperdiciarás hierba.

• Líate los porros correctamente

Liarse un porro es todo un arte. La mayoría de las personas tienen sus propios secretos de oficio. Un buen peta no tiene que estar ni demasiado apretado ni demasiado suelto. Si el porro está demasiado prensado obligará al consumidor a esforzarse por un buen tiro. Sin embargo, cuando un porro está demasiado suelto, se quemará muy rápido y las caladas serán muy pobres.

LA CLAVE ES DISFRUTAR DE LA MARIHUANA SIN IMPORTAR CÓMO LA FUMES

Si los bongs y los porros no son lo que andas buscando, hay otras alternativas, ¡como los vaporizadores! Aunque este tipo de método de inhalación necesita un tiempo de adaptación, muchas personas se han cambiado a él, o van y vienen entre vaporizar y fumar. Hay vaporizadores de todos los tamaños, desde los que tienen un tamaño de viaje, hasta los que son de escritorio. Además tienden a ocultar más el olor a marihuana.

Dicho esto, da igual cómo decidas inhalar tu hierba, el caso es que no tienes que mantener las caladas mucho tiempo ni inhalar a lo bestia con el bong para conseguir el subidón perfecto. ¡Sigue nuestros consejos y estarás en el buen camino hacia el paraíso del fumeta!