Fase de floración de la marihuana: semana a semana


Fase de floración de la marihuana: semana a semana

Entender todas las necesidades de la planta de marihuana puede llevar años. Por eso, hemos tratado de transmitir todo lo que sabemos sobre la fase de floración en un artículo muy completo. Para quienes acaben de empezar, aquí podréis descubrir todo lo que hay que saber sobre la transición hacia la floración, y qué hacer una vez que comienza.

Hay mucha información sobre la marihuana, y gran parte de ella puede resultarnos innecesaria, repleta de tecnicismos o excesivamente compleja. Pero esto no ocurre en lo que respecta a la floración, que es la fase más larga, y posiblemente más importante, del ciclo de vida de una planta, y sin duda, la más emocionante.

Durante esta fase, los cogollos comienzan a desarrollarse, el olor se hace evidente, y la planta empieza a doblarse con el peso de su propia generosidad.

Para sacar el máximo partido a tus plantas de marihuana, deberás satisfacer todas sus necesidades durante la floración, lo que también implica saber reconocer en qué momento se encuentra en plena madurez. Pero, no te preocupes, porque hemos creado una guía completa, semana a semana, con cada etapa de la fase de floración, y lo que puedes hacer por tu planta una vez que empiece esta importantísima parte de su vida.

También ofrece información sobre la etapa de prefloración, para que puedas calcular el momento exacto de la cosecha y sacar el máximo partido a tus preciados cogollos.

¿Qué es la etapa de floración de las plantas de marihuana?

La etapa de floración del cannabis es el periodo durante el cual las plantas desarrollan sus flores o cogollos. Y esto es lo que buscamos todos al cultivar hierba; observar cómo crecen tus plantas es emocionante y estresante a partes iguales.

La fase de floración viene después de la etapa vegetativa. Durante el crecimiento vegetativo, las plantas se desarrollan muy rápido y adquieren la mayor parte de su altura durante sus primeras semanas de vida. En esta etapa ocurren muchas cosas. Desde que empiezan a surgir las primeras hojas del suelo hasta que tienes una planta de marihuana delgada y larguirucha; la fase vegetativa es rápida y productiva.

Tras un gran impulso final de energía, el crecimiento vegetativo se ralentiza y se termina parando cuando la planta comienza la fase de floración, durante la cual concentra toda su energía en producir cogollos ricos y pegajosos.

¿Cuándo empieza la fase de floración del cannabis?

En el caso de las plantas fotoperiódicas (variedades que no son autoflorecientes), la floración comienza cuando disminuyen las horas de exposición a la luz. Al aire libre, esta transición se produce cuando los días se van haciendo más cortos debido a la llegada del otoño. En interior, este fenómeno se puede imitar cambiando el ciclo de iluminación de 18/6 a otro de 12/12.

Pero no cometas el error de pensar que las plantas comienzan de forma inmediata la etapa de floración. La mayoría tardan entre 1 y 3 semanas en empezar a florecer plenamente. El cambio de luz únicamente provoca el comienzo de ese proceso. Antes de que tenga lugar, la planta debe pasar por una serie de cambios hormonales y fisiológicos, puesto que está empezando la fase de su vida en la que estará lista para reproducirse. Básicamente, la planta está atravesando la pubertad.

En la prefloración, que tiene lugar entre la etapa vegetativa y la floración, la planta pasa de producir follaje a producir cogollos. ¿Cómo sabes cuándo ha empezado realmente la floración? Empieza a contar desde el día en el que aparecieron los primeros pistilos blancos. De esta forma, no cosecharás tu planta prematuramente.

¿Cuánto dura la fase de floración de la marihuana?

¿Cuánto mide un hilo? La fase de floración de las plantas de marihuana puede variar enormemente de una cepa a otra, y también entre plantas individuales. Las variedades índica suelen ser las más rápidas, con un plazo de entre 6 y 10 semanas. Las sativas tardan un poco más, y las más puras pueden necesitar hasta 16 semanas.

Los criadores proporcionan unas estimaciones bastante precisas en cuanto a la duración de la floración de sus plantas. Utiliza esta información, junto a un conocimiento más general (que encontrarás más abajo), para determinar cuándo debes cosechar exactamente tus plantas.

Cómo forzar a las plantas a florecer

Quienes cultiven marihuana al aire libre en climas fríos, podrían querer obligar a sus plantas a florecer temprano. Esto se suele hacer cuando la transición natural ocurre demasiado tarde, lo que plantea el riesgo de que las condiciones climáticas arruinen la cosecha.

Para conseguir dos (e incluso tres) cosechas durante la primavera y el verano, puedes privar de luz a tus plantas con el fin de provocar una floración temprana. Esto se hace con la ayuda de una cubierta transpirable que tape toda la luz. Otro método más fácil es montar tu cultivo sobre un sistema portátil, y trasladarlo a un cobertizo o algo parecido para imitar el programa de iluminación natural de 12/12.

Cómo forzar a las plantas a florecer

Fase de floración del cannabis: semana a semana

Cada semana de la floración es distinta, y todas ellas vienen con sus propios retos e inquietudes. Pero no tengas miedo, estamos aquí para ayudarte.

Un apunte sobre nuestra guía: solo es una guía. Las semanas que se indican a continuación son solamente una aproximación, y no deben tomarse como un marco temporal definitivo. Cada cultivo será ligeramente distinto. Lo importante es que todos pasen por las siguientes etapas en el mismo orden; el momento en que lo hagan podría variar de una cepa a otra.

Semana 1

A veces se conoce como etapa de "transición" o "estiramiento de la floración". Durante esta fase, las plantas están a punto de empezar a florecer. Dado que la disminución de horas de luz hará que tus plantas crean que se acerca el invierno, se prepararán para ofrecerte una cantidad de cogollos potencialmente enorme, gracias a un último estirón de crecimiento vegetativo. Tus plantas de marihuana podrían duplicar, o incluso triplicar, su altura en esta semana (más o menos).

Es probable que desarrollen una gran cantidad de hojas y tallos, especialmente cerca de la cola superior. Aunque necesitarán más nutrientes para sustentar este estiramiento, intenta no pasarte. Proporciónales abonos para la floración cada dos días, y no las sobrefertilices. La sobrefertilización puede causar quema de nutrientes, que es una forma segura de retrasar el progreso de tus plantas.

Dependiendo de la variedad y el espacio que tengas disponible, quizás te interese aplicar un poco de poda o entrenamiento de bajo estrés, para limitar o controlar el crecimiento. Si, por ejemplo, tus plantas se vuelven demasiado tupidas en un espacio pequeño, tendrán que competir por la luz, lo que terminará siendo perjudicial para tu cultivo.

Semana 2

En esta semana las plantas hembra empezarán a desarrollar unos pequeños pistilos blancos. También es la etapa en la que podrás sexar tus plantas (si has usado semillas regulares). En las intersecciones en las que las ramas se unen al tallo (a menudo llamados "puntos de floración"), las plantas hembra presentarán pistilos (unas excrecencias pequeñas y delgadas), mientras que las macho tendrán sacos de polen. En cuanto veas un saco de polen, deberás eliminar la planta macho antes de que polinice a las hembras, salvo que tu intención sea criar variedades nuevas.

Ahora es el momento de cambiar por completo a una mezcla de fertilizantes especialmente diseñada para la floración del cannabis. Sigue las instrucciones del producto; aunque esto generalmente implica cambiar a una proporción de NPK de 1:2:2 (o similar).

Semana 3

Durante esta semana, las plantas dejarán más o menos de crecer. Es posible que tengan el doble del tamaño que presentaban 3 semanas antes, y la mayor parte del crecimiento habrá tenido lugar durante la semana 1.

Empezarás a ver cómo los puntos de floración (donde se han formado los primeros pistilos) se llenan de flores verdaderas. Sin embargo, los tricomas y las glándulas de resina todavía no se habrán desarrollado del todo, por lo que la planta no desprenderá un fuerte aroma a hierba ni tendrá una apariencia pegajosa.

A medida que se desarrollan los cogollos, es fundamental que alimentes a tus plantas de forma adecuada. Busca signos de desnutrición, como hojas que se vuelven amarillas o empiezan a caerse. Vigila también que no presenten síntomas de sobrefertilización, lo que a menudo se refleja en una decoloración de los bordes de las hojas. Si has administrado demasiados fertilizantes a tus plantas, considera la posibilidad de lavar las raíces y empezar de nuevo.

Semana 4

En esta etapa, los cogollos comienzan a hincharse. El crecimiento vegetativo habrá parado por completo, y tus plantas concentrarán toda su energía en desarrollar cogollos grandes y voluminosos. Los pistilos no cambiarán, pero los cogollos se hincharán. En este momento, los tricomas comenzarán a desarrollarse, y el aroma de la variedad elegida se hará evidente. Los cogollos también empezarán a adquirir un aspecto pegajoso y escarchado.

Ya no es necesario entrenar tus plantas, dado que han dejado de crecer. En lugar de atar las ramas hacia abajo, plantéate proporcionarles algún tipo de apoyo. A medida que los cogollos se van desarrollando, las ramas soportan un estrés cada vez mayor. Asegúrate de echarles una mano si ves que empiezan a doblarse.

Semana 5

Tus plantas se encuentran de lleno en la etapa de floración, y su olor te lo confirmará. Dependiendo del método de cultivo, aquí es donde un buen sistema de ventilación podría ser muy útil. Cuando los cogollos empiecen a engordar, correrán un mayor peligro de desarrollar moho y hongos, así que asegúrate de mantener una humedad baja (de alrededor del 40%) si cultivas en interior. Si tus plantas son súper tupidas, acuérdate de defoliarlas para favorecer el intercambio de aire y una exposición a la luz equitativa.

En este momento, tus plantas comenzarán a desarrollar más cogollos. Y no solamente en los puntos de floración, sino también a lo largo de la cola principal. Las plantas adoptarán un aspecto muy voluminoso.

Otra señal de que las cosas avanzan es que los pistilos empezarán a cambiar su color blanco por un tono naranja o marrón oscuro. Al mismo tiempo, los tricomas perderán su transparencia y comenzarán a adquirir un tono blanco lechoso.

Semana 6

En este momento, las cepas más rápidas (y los fenotipos individuales) se aproximarán a su última semana antes de la cosecha. Al resto todavía les quedan varias semanas. Durante esta etapa, notarás más de lo mismo: los cogollos engordarán, los pistilos se oscurecerán, y los tricomas se volverán más llamativos y opacos. Y el olor seguirá aumentando.

Semana 7

Es el momento de llevar a cabo el lavado de raíces final en la mayoría de variedades. Al empapar el sustrato con agua con un pH equilibrado, estarás eliminando todas las sales, minerales y nutrientes. ¿Por qué hay que hacer esto? Para aumentar la calidad general de los cogollos a base de purificar las plantas. Al eliminar estos elementos, el humo será más suave y tendrá un sabor más puro.

Los cultivadores suelen efectuar el lavado de raíces 1 o 2 semanas antes de la cosecha, así que, una vez que lo hagas, es importante que continúes regando tus plantas solamente con agua con un pH equilibrado.

Semana 8

Hora de cosechar. Es el momento que has estado esperando pacientemente. Con ayuda de un microscopio de bolsillo o una lupa de joyería, inspecciona los tricomas de los cogollos para asegurarte de no cosecharlos demasiado pronto.

Cuando prácticamente todos los tricomas hayan adquirido un tono blanco lechoso y opaco, ¡habrá llegado el momento de recolectar tus cogollos! Confía en tus ojos en lugar de en las instrucciones del criador. Si la mayoría de los tricomas tienen un aspecto transparente, las plantas no están completamente maduras. Confía en tu instinto.

Una vez más, algunas plantas tardan más que otras en finalizar la fase de floración, por lo que la duración exacta de cada etapa mencionada podría ser más o menos larga que una semana. Pero, en general, todo lo anterior representa el progreso que observarás de una semana a otra.

¿Qué necesitan las plantas de marihuana durante la floración?

Las necesidades de tus plantas de marihuana cambiarán durante la fase de floración, y es muy importante que las satisfagas plenamente. De hecho, en lo que respecta a la iluminación, una variedad fotoperiódica solo empezará a florecer cuando reciba la cantidad de luz adecuada.

Requisitos lumínicos de las plantas de marihuana durante la floración

Para iniciar y mantener la etapa de floración, deberás exponer a tus plantas a un ciclo constante de 12/12. Esto significa que reciben 12 horas de luz y 12 de oscuridad, todos los días.

Para conseguir el máximo rendimiento, tendrás que usar una lámpara HID con una banda cromática entre amarilla y roja. Este tipo de luces garantizan que tus plantas reciban la iluminación de calidad adecuada para optimizar su potencial. Sin embargo, los LED de espectro completo son capaces de rivalizar con los sistemas HID y ofrecen unos resultados parecidos.

Si cultivas al aire libre, no tendrás tanto control sobre la iluminación. Por lo tanto, tendrás que asegurarte de que tus plantas estén expuestas a la mayor cantidad posible de luz solar. Asegúrate también de que estén colocadas de forma que reciban luz por todas partes de manera uniforme.

Requisitos lumínicos de las plantas de marihuana durante la floración

Requisitos nutritivos de las plantas de marihuana durante la floración

El cannabis necesita nitrógeno, fósforo y potasio para crecer adecuadamente. Durante la floración, deberás asegurarte de que el fertilizante sea especialmente rico en los dos últimos, ya que son los nutrientes clave que utilizan las plantas para producir cogollos.

Ten cuidado con los fertilizantes nitrogenados, sobre todo después de la cuarta semana de floración. Un exceso de nitrógeno puede reducir la resistencia de las plantas a las plagas y enfermedades.

Es posible que quieras usar suplementos de cal-mag, que son conocidos por mejorar el rendimiento general de las plantas, especialmente en la etapa de floración. Una vez más, no sobrefertilices tus plantas si no quieres causarles quemaduras de nutrientes.

Acuérdate de dejar de abonarlas de 1 a 3 semanas antes de la cosecha, para que lleguen al final sin un exceso de nutrientes en su organismo.

¿Cuál es el mejor entorno para la fase de floración del cannabis?

Si es posible, tendrás que realizar algunos cambios en el cuarto de cultivo durante la floración. Ya hemos hablado de la iluminación y los fertilizantes, pero hay otros aspectos que también deberás tener en cuenta.

Temperatura

Aunque no es esencial, es buena idea reducir las temperaturas diurna y nocturna del cuarto de cultivo en unos 2-3ºC. De esta forma, imitarás mejor el paso de verano a otoño que estás intentando reproducir al cambiar las horas de luz que reciben tus plantas.

Es posible que los cultivos más sencillos no ofrezcan la opción de regular la temperatura con tanta precisión. Si es tu caso, no te preocupes; tampoco supone mucha diferencia. Pero, si puedes hacerlo, todos estos pequeños cambios influirán de forma positiva en la cosecha final.

Humedad

Cuando empiezan a surgir los cogollos, la humedad del espacio de cultivo no debería superar el 50%. Si lo hace, será el ambiente perfecto para que se produzca la pudrición del cogollo. Además, con tanta humedad en el aire, es mucho más probable que se formen gotas en el techo, que podrían caer sobre los aparatos eléctricos y causar problemas graves. Trata de que haya una HR del 40% durante esta etapa.

Nivel de pH

Si cultivas en tierra, un pH de entre 6,0 y 6,5 será el más adecuado para tus plantas. Si el cultivo es hidropónico, es preferible tener un entorno más ácido, de alrededor de 5,5–6,0.

Un apunte: si tienes que lavar las raíces de tus plantas debido a la sobrefertilización, o simplemente porque toca, ten mucho cuidado con el nivel de pH posterior al lavado. La mayoría del agua es ligeramente alcalina, por lo que es posible que aumente el pH del medio de cultivo. Por esta razón, podrías tener que añadir un poco de ácido para equilibrar esta situación. Merece la pena invertir en un medidor de pH decente.

Ventilación y circulación del aire

Una buena circulación de aire siempre es importante. Pero, a medida que las plantas crecen y se vuelven más frondosas, es más difícil ventilar su parte inferior, raíces incluidas. Si la humedad se acumula en esta zona, podría ser perjudicial. Por lo tanto, tendrás que asegurarte de que tus plantas reciban una circulación de aire adecuada cerca de su base.

La ventilación también es cada vez más importante a medida que la planta madura. Con el desarrollo de los tricomas, las plantas desprenderán un olor cada vez más fuerte. Salvo que hayas elegido una variedad poco aromática, lo más probable es que necesites un buen sistema de ventilación, equipado con algo parecido a un filtro de carbono, para acabar con el olor.

Floración de la marihuana: reflexiones finales

Lo más importante del cultivo de cannabis es prestar atención a las plantas. Aunque no sean capaces de hablar, a las plantas de marihuana se les da muy bien informarnos de lo que necesitan y cómo se desarrollan. Así que asegúrate de leer sobre el cultivo y presta especial atención a las genéticas y fenotipos con los que vas a trabajar.

De esta manera, sabrás que tus plantas se van a desarrollar de la mejor manera posible, y te recompensarán con enormes cosechas de cogollos deliciosos.