La importancia de la oscuridad para las plantas de marihuana


La importancia de la oscuridad para las plantas de marihuana

Como cualquier planta, el cannabis necesita luz para florecer. Dale a tu planta muchas jornadas largas de sol y verás cómo crece sana y fuerte en muy poco tiempo. Pero ¿sabías que los períodos de oscuridad también son importantes para la salud y el desarrollo de la planta? Sigue leyendo para descubrir por qué.

UN DÍA EN LA VIDA DE UNA PLANTA DE CANNABIS

Las plantas de cannabis necesitan un ciclo de luz y oscuridad muy estricto para florecer. En la naturaleza, suelen desarrollarse en la primavera o a principios de verano. Entran en la fase vegetativa y, con el tiempo, florecen entre finales de verano y las primeras semanas de otoño.

Lo que desencadena la floración al final del verano es el cambio en el ciclo de luz. Esta reacción se llama fotoperiodismo. A medida que los días se acortan, la planta produce flores para poder reproducirse antes de que llegue el invierno.

Para evitar que florezca, una planta de cannabis necesita al menos 14 horas de luz al día. Cuando se cultiva en el exterior, es prácticamente imposible controlar la cantidad de luz que reciben tus plantas, a menos que utilices técnicas de privación de luz. En interior, sin embargo, se puede manipular el ciclo de luz por medio de luces de cultivo.

Durante la fase de vegetativo, la mayoría de cultivadores de interior proporcionan a sus plantas unas 18 horas de luz continua al día. Algunos optan por mantener este ciclo durante 24 horas.

Pero debemos recordar que el período de oscuridad de una planta es crucial para su desarrollo y crecimiento. Te explicamos por qué:

¿QUÉ OCURRE EN LA OSCURIDAD?

Para comprender la importancia del período de oscuridad de una planta, primero debemos entender los procesos de la fotosíntesis y la respiración.

La fotosíntesis implica tres elementos principales: energía lumínica, agua y dióxido de carbono. Las plantas utilizan la luz del sol para metabolizar el dióxido de carbono del medio ambiente, y toman el agua del suelo. Al hacerlo, producen compuestos de carbono y oxígeno, y utilizan el carbono como fuente de energía para crecer y liberar oxígeno a la atmósfera.

Mientras la fotosíntesis descompone los compuestos del agua y el dióxido de carbono, la respiración los reconstruye. En lugar de separar las moléculas de carbono del agua y el dióxido de carbono, las plantas respiran para recrear estos compuestos a partir del carbono que han almacenado durante la fotosíntesis y el oxígeno del aire.

Las plantas solo pueden realizar la fotosíntesis en presencia de luz, lo que significa que únicamente lo hacen durante el día. Sin embargo, pueden respirar sin luz, y lo hacen tanto durante el día como por la noche.

La mayoría de las plantas también almacenan de forma automática la energía que producen durante el día para pasar la noche. Y la almacenan en forma de almidón. Metabolizan gradualmente esta energía por la noche, antes de producir más al empezar el nuevo día.

Por lo tanto, la noche es un momento muy importante para las plantas, ya que es entonces cuando metabolizan la energía por la que han trabajado tanto durante el día. Pero para que una planta pueda metabolizar apropiadamente esta energía, necesita seguir un estricto ciclo de luz.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE SEGUIR UN CICLO DE LUZ ESTRICTO?

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE SEGUIR UN CICLO DE LUZ ESTRICTO?

Es probable que hayas oído hablar de "fugas de luz", y de lo importante que es asegurarse de que no entre nada de luz en el cuarto de cultivo durante el período de oscuridad. La razón es muy sencilla.

Al igual que los seres humanos, las plantas tienen un reloj interno. Nuestro cuerpo se despierta automáticamente por las mañanas y se va cansando a medida que pasa el día, alentándonos a descansar. Mantener este ritmo (conocido como ritmo circadiano) es fundamental para garantizar el buen funcionamiento del organismo.

Y lo mismo ocurre con las plantas, que utilizan su reloj interno para regular sus niveles de energía y metabolismo con el fin de sobrevivir durante la noche. Pero las plantas también utilizan este reloj interno para detectar la época del año y cuándo deben florecer.

Para las plantas de cannabis, este ritmo es sumamente importante durante la floración. Las interrupciones del período de oscuridad pueden estresar a la planta y revertirla al estado vegetativo, o algo peor.

El estrés lumínico también puede causar hermafroditismo. Las plantas de cannabis hembra podrían desarrollar rasgos masculinos para polinizar sus propias flores cuando las condiciones no son aptas para la floración.

El hermafroditismo es una especie de mecanismo de defensa para garantizar que la planta se pueda reproducir incluso en condiciones menos que óptimas, produciendo otra generación de semillas.

OSCURIDAD: LA MEJOR AMIGA DEL CANNABIS

Como puedes ver, la oscuridad es tan importante como la luz para que las plantas crezcan sanas y fuertes. No solo ayuda a que metabolicen la energía y sepan cuándo tienen que florecer, las interrupciones del ciclo de luz pueden hacer que una planta vuelva a la fase vegetativa o causar hermafroditismo.