¡Game over, tío! (2018) - Reseña


Protagonistas: Blake AndersonAdam Devine y Anders Holm
Dirección: Kyle Newacheck
Fecha de estreno: 2018

¡game over, tío! (2018) - reseña

Netflix comenzó el 2018 con la misión de cambiar su reputación de emitir una programación inquietante y lúgubre. Y han logrado ese objetivo a base de una mezcla de series desenfadadas y aptas para toda la familia entre su oferta más oscura.

Por desgracia, incluso con clásicos como Lost In Space y ahora la nueva comedia de acción ¡Game over, tío!, muchas críticas dejan mucho que desear en cuanto a contenido.

¡Game over, tío! ha sido creada por los magníficos Anders Holm, Blake Anderson, Adam Devine y Kyle Newacheck, que se muestran muy abiertos respecto a su atracción por la marihuana, y para amantes de la hierba como nosotros, esta película es justo lo que necesitamos.

LO BUENO

Lo bueno

¡Game over, tío! trata de tres amigos a punto de recibir financiación para un videojuego, pero el inversor es capturado como rehén por un grupo de terroristas.

La película es intencionadamente vulgar, con un montón de sexo simulado, violencia gráfica, juramentos y hasta desnudos frontales masculinos, y si te apetece ver este tipo de película después de fumar, podrías estar riéndote de principio a fin.

Tiene el potencial de ofrecer un buen entretenimiento, especialmente con el talento de sus protagonistas. Kyle Newacheck, que también interpretó a Kyle en Workaholics y dirigió varios episodios, es el director de la película, y proporciona un buen entretenimiento en nuestra opinión.

Hay algunos momentos desternillantes que se grabarán en tu memoria durante años, incluso para quienes vean la serie en estado de sobriedad.

LO MALO

Aunque este equipo de actores y directores tuvo mucho éxito con su serie cómica Workaholics, hace falta algo más que el factor sorpresa para que una película merezca la pena ser vista por una audiencia más amplia.

En el caso de ¡Game over, tío!, lo que la salva es el encantador y divertido trío protagonista y su comportamiento obsceno y libertino. Esto, no obstante, no es suficiente para compensar un guión deslucido y, en última instancia, un argumento mediocre.

En otras palabras, es una suerte que la película esté en Netflix. Si hubieseis tenido que abandonar la comodidad de vuestro hogar, conducir hasta el cine, aparcar, gastar una pequeña fortuna en entradas y chucherías para vosotros y vuestros acompañantes, muchos os habríais sentido decepcionados.

CONCLUSIÓN

Algunos opinan que la ordinariez de ¡Game over, tío! no tiene la culpa de sus discretos resultados. Sino que en realidad salva a la película de algunos de los puntos menos convincentes de su argumento.

En resumidas cuentas: ¡Game over, tío! se merece 3½ estrellas en nuestra opinión, ya que provoca un montón de risas y es lo bastante absurda como para no apagar la tele e irte a la cama. Definitivamente, merece la pena verla colocado.