Los beneficios del uso de micorriza en cultivos de cannabis


Los beneficios del uso de micorriza en cultivos de cannabis

En los últimos años, las investigaciones sobre el cultivo de cannabis han revelado algunas ventajas a la hora de introducir organismos en el suelo, como hongos micorrícicos, para aumentar los niveles de nutrientes, combatir enfermedades e incluso actuar como fuente de humedad en caso necesario. Esto ayuda a que prácticamente cualquiera pueda conseguir una cosecha abundante.

¿QUÉ SON LAS MICORRIZAS?

Micorriza es el término concreto usado para describir la relación simbiótica entre las raíces de las plantas y los hongos. Esta relación empieza cuando las estructuras filiformes, conocidas como hifas, penetran en la epidermis de las raíces de una planta.

Posteriormente, los hongos colonizan las raíces dispersando una red de hifas en todo el suelo, aumentando así el área de absorción de nutrientes de la planta.

Aunque las dos clases más conocidas de hongos micorrícicos son los hongos ectomicorrizos y las micorrizas, en realidad se usan muchas más clases diferentes para identificarlos. Además, hay más de 150 especies conocidas y esparcidas por todo el mundo, en diferentes tipos de climas y suelos.

¿CÓMO FUNCIONAN?

Los hongos micorrícicos pertenecen a una familia de organismos complejos que, según se ha descubierto en los últimos tiempos, pueden resultar muy beneficiosos para el crecimiento y la calidad de las plantas.

Normalmente, la mayoría de los suelos ricos en minerales ya contienen hongos micorrícicos, sin embargo, debido a algunos aspectos de hoy en día como suelos demasiado trabajados, campos labrados y desarrollo de nuevas construcciones, la mayoría de estos terrenos suelen tener unos niveles naturales de hongos micorrícicos demasiado bajos para favorecer un crecimiento apropiado de las plantas.

Dado que los hongos micorrícicos son específicos según huéspedes, solo colonizarán determinadas plantas, lo que significa que en algunos suelos, los hongos nativos podrían no aportar ningún beneficio a tu nuevo cultivo. Como regla general, es mejor añadir nuevos hongos micorrícicos al suelo cuando se siembran nuevos cultivos.

En el caso de los métodos de cultivo sin suelo, es fundamental añadir manualmente los hongos micorrícicos, ya que generalmente estos sistemas carecen de muchos de los organismos más beneficiosos y necesarios para las plantas.

Cuando se hace correctamente, como resultado tenemos una mejor absorción de los nutrientes a través de las raíces de las plantas. Las micorrizas son especialmente útiles para introducir elementos esenciales como fósforo, zinc, manganeso, cobre y otros nutrientes vitales. A cambio, la planta proporciona exudados a los hongos en forma de carbohidratos.

NIVELES DE NUTRIENTES MÁS ALTOS

Los hongos micorrícicos se comportan como pequeños mineros bajo tierra que buscan y entregan nutrientes a las plantas, contribuyendo así a un crecimiento más saludable. Esto también reduce la necesidad de aplicar fertilizantes sintéticos para favorecer un mayor desarrollo de las plantas.

MARCHITAMIENTO

Los hongos micorrícicos pueden extraer la humedad del ambiente y reubicarla en la zona de la raíz si hace falta. Esto, a su vez, reduce o ralentiza el riesgo potencial de marchitamiento debido al estrés hídrico.

PROTECCIÓN CONTRA LA TOXICIDAD

Se ha comprobado que los hongos micorrícicos protegen a las plantas contra la toxicidad causada por excesos de sal y micronutrientes.

RAÍCES MAS SANAS

Los hongos micorrícicos protegen a las plantas de la amenaza de la pudrición de la raíz, ya que comen los exudados de las raíces (carbohidratos), además de fortalecer los núcleos de las paredes celulares, lo que dificulta la penetración de patógenos no deseados.

COSECHAS ABUNDANTES

Las plantas provistas con hongos micorrícicos tienden a ser más productivas de manera natural. Sin embargo, esto es más evidente cuando las plantas crecen en un suelo de baja calidad y poco fertilizado.

EN CONCLUSIÓN

En pocas palabras, hay un sinfín de razones por las cuales estos pequeños hongos deberían incorporarse al arsenal de herramientas de cualquier cultivador. Al final, el uso de hongos micorrícicos se resume en una gran cosecha y en plantas más sanas.